Adelanto: con Rigada son tres los detenidos y otros dos están prófugos

Rigada, cuando fue detenido este viernes
Rigada, cuando fue detenido este viernes

En la causa por la que la justicia mandó a detener a Alejandro Rigada, se detuvo la semana pasada al camionero que participó de la estafa y a un cómplice local. Además buscan a dos prófugos, uno de ellos en la zona del Nordelta, quien está sindicado como el cabecilla de la banda.
Rigada está citado a declarar en la mañana de este sábado por el fiscal de delitos especiales Javier Barda, quien confirmó la detención del olavarriense a “En Línea Noticias”.
El monto de la estafa actualizado alcanza a los 5,2 millones de pesos y data de un delito cometido en el 2013.
Antecedente:
Una investigación de la justicia bonaerense llegó hasta el noroeste de La Pampa luego que unos 210 terneros que habían sido adquiridos de manera fraudulenta en Salta fueron a parar a una estancia, La Criolla, cercana a La Maruja, en esa provincia.
El establecimiento fue parte de la investigación de la Justicia luego que se produjera un robo de ganado casi “de película”. Usando una identidad falsa correspondiente a un productor de Azul, una organización delictiva que intentó robar 665 terneros valuados en cerca de 2 millones de pesos de ese entonces. Los animales, rematados a través de la pantalla de Canal Rural, recorrieron más de mil kilómetros desde Salta hasta diversos campos de La Pampa y Buenos Aires. Pero un sencillo alerta sanitario permitió desbaratar toda la maniobra, incluso algunos animales que no pudieron ser trasladados por cuestiones climáticas al campo de Rigada, estuvieron alojados por unas horas en el predio de la Sociedad Rural de Olavarría.
En la Rural de Salta, ayudada por las cámaras de TV (Canal Rural), la consignataria José Llorente e Hijos subastaron 7.200 cabezas. Antes del remate, llamó a la intermediaria una persona que dijo ser Raúl Omar Alvares, un reconocido ganadero de Azul. El supuesto comprador mostró interés en 665 terneros, la mayoría de ellos de la compañía Cresud. Como no conocían al cliente, los organizadores pidieron referencias a otras dos casas consignatarias y a la Cámara del sector. “Me informaron que podía operar tranquilo, que era un cliente muy cumplidor, con campo propio, feed lot, frigorífico y muy buenas referencias bancarias”, informó Nicolás Llorente, que llevó adelante la transacción. El problema es que el tal Alvares no era quien decía ser: el número de CUIT era verídico, pero proporcionó un correo electrónico y una dirección que luego resultarían ser falsos. Los animales viajaron en siete camiones hacia Azul, pero nunca llegaron allí sino que fueron desviados a Olavarría.
Los terneros se descargaron en la Sociedad Rural de nuestra ciudad. Desde allí, por tierra, la mayor parte de los animales fue a parar al campo de Alejandro Rigada. Pero dos camiones con 210 vacunos siguieron viaje hasta Estancia La Criolla, de La Maruja.
En la causa se menciona “al matarife José Alejandro Maidana” como el comprador. Al caso lo investigaba la Fiscalía a cargo de Susana Alonso, pero finalmente quedó en manos del el Fiscal de delitos especiales Javier Barda.
Una casualidad permitió desbaratar la millonaria estafa: el Senasa de Metán recomendó bañar contra la garrapata esa hacienda criada en el norte. Un veterinario se comunicó con el supuesto comprador, pero Alvares dijo que no había comprado nada. Así puso en aviso a los consignatarios, que rápidamente pidieron la intervención policial.
Si no hubiese existido ese llamado, y como los pagos habían sido estipulados a los treinta días de la operación, los autores hubieran tenido tiempo suficiente como para revender los terneros. Y los animales hubieran desaparecido en la extensa llanura pampeana.

Comentarios
Cargando...