Detienen en Olavarría a una mujer por un hecho grave en Azul

Semanas atrás, a Ayelén Moreno le desfiguraron el rostro con un elemento cortante. Las dos imputadas que tiene la causa penal que se instruye, ahora caratulada como un intento de homicidio, habían sido detenidas anteayer.

Una de las medidas cautelares se hizo efectiva en Azul, en la misma vivienda donde la joven denunció que fue atacada, y la otra en Olavarría. Una de las acusadas es una ex pareja del padre de la víctima.

“Estoy totalmente agradecida. A la causa le cambiaron la carátula a tentativa de homicidio. Esto fue más que un caso de lesiones leves. Ahora voy a poder estar tranquila sabiendo que estas personas se encuentran donde tienen que estar”, le había dicho a EL TIEMPO Ayelén Moreno, la joven que resultara gravemente herida en su rostro después de que días atrás dos mujeres la atacaron con un elemento cortante.

El viernes que pasó las imputadas que tiene la causa penal que se inició por este hecho, una de ellas domiciliada en Azul y la otra en Olavarría, habían sido arrestadas en el marco de sendos procedimientos que personal policial realizó en ambas ciudades.

Las medidas cautelares fueron ordenadas por la magistrada Magdalena Forbes, la titular del Juzgado de Garantías número 1 con asiento en Tribunales que entiende en esta investigación penal.

La víctima de este hecho había contado que el incidente que el pasado viernes 11 del corriente mes derivó en que resultara gravemente lesionada se produjo cuando aquel día había ido a la casa donde vive Johanna Ocanto a pedirle unas pertenencias de su papá. En la denuncia Moreno señaló que su padre, que actualmente está preso en la Unidad 38 de Sierra Chica, tiempo atrás había estado en pareja con Ocanto. En esas circunstancias, Ayelén Moreno indicó que comenzó a ser agredida por las dos mujeres que ahora están detenidas.


Dicho sumario, finalmente, quedó radicado para su instrucción en la Secretaría Especializada en Violencia Familiar y de Género a cargo de Susana Topor, organismo judicial que depende de la UFI 6 que conduce la fiscal Karina Gennuso.

Después de que se dispusiera un cambio de calificación de la causa que se está tramitando por el hecho, ocurrido en una vivienda de esta ciudad en horas de la tarde del pasado viernes 11 del corriente mes, a la semana siguiente ambas acusadas fueron detenidas y procesadas por un delito más grave. Ese ya referido homicidio en grado de tentativa, un hecho considerado -además- como cometido en “concurso real de acciones” con otro ilícito: amenazas.

Las mujeres que ahora están detenidas en el marco de esta causa penal -medidas cautelares a las que diera lugar la titular de Garantías 1 después de un pedido presentado por el fiscal David Carballo, el titular de la UFI 2 con asiento en el Palacio de Justicia local- habían sido identificadas por fuentes allegadas a la investigación que se está llevando adelante como Johanna Belén Ocanto, de 26 años de edad, y María Julieta Bramajo (20).

El viernes último, tal lo que ya este diario informara, Ocanto había sido detenida tras un allanamiento que policías llevaron a cabo en la vivienda donde reside, ubicada en Avenida Madres de Plaza de Mayo y Ruta Provincial 51.

Siete días antes, en esa misma casa Moreno había sido brutalmente agredida, incidente donde las mujeres a las que la joven acusó -expresó en la denuncia la víctima- le provocaron varios cortes que desfiguraron su rostro.

Moreno, una empleada doméstica de 22 años de edad, en la presentación que hiciera en la Comisaría de la Mujer y la Familia sindicó a Ocanto como quien le efectuó las heridas en la cara con un elemento cortante. Y también dijo que ese hecho ocurrió mientras la joven que fue detenida anteayer en Olavarría, Bramajo, la agredía, situación por la que es sindicada hasta el momento como la coautora de lo que a escala penal es considerado este intento de homicidio.

En Azul, cuando anteayer Ocanto fue detenida, los policías de la Seccional Primera que llevaron a cabo la medida cautelar también allanaron su domicilio.

Según lo que fuera informado, durante ese procedimiento se secuestraron elementos que son considerados de interés para esa investigación que ahora se está llevando adelante. Concretamente, un teléfono celular, un cuchillo, una vaina y un cutter. Este último objeto mencionado, según se presume, habría sido el utilizado para desfigurarle el rostro a Moreno, quien no bien resultara herida se dirigió aquel viernes 11 de octubre que pasó al Hospital Pintos para que fuera asistida.

Las lesiones cortantes que la joven sufrió estuvieron localizadas en el costado izquierdo de su rostro. La magnitud de las mismas, cortes efectuados a lo largo y que también afectaron su cuello, prácticamente le desfiguraron la cara.

Según la víctima contó, cuando fue atacada no pudo precisar con qué elemento cortante la hirieron. Y también dijo que a causa de esos cortes que sufrió tuvo que recibir más de cuarenta puntos de sutura cuando fue atendida en el Hospital Pintos, centro asistencial al que todavía continúa concurriendo para efectuarse las curaciones de rigor.

“Tengo que esperar unos días más a que me saquen los puntos. Por el momento estoy bien. Hablé con una cirujana que me dijo que la herida se va a encoger y que después me voy a tener que someter a una cirugía estética”, le refirió también la víctima a EL TIEMPO, cuando fue consultada luego de que el viernes que pasó se conocieran las detenciones de sus dos presuntas agresoras.

Anteayer, después de que Ocanto fuera arrestada en Azul y Bramajo en Olavarría, en horas de la tarde ambas fueron trasladadas a Tribunales para que fueran indagadas.

Según voceros judiciales allegados a la causa penal que se continúa instruyendo señalaron, ninguna de las dos declaró.

Hasta ayer, ambas continuaban privadas de la libertad en carácter de detenidas en la sede de la Seccional Primera local perteneciente a la Policía de la Provincia.

Comentarios
Cargando...