Matías Moreno: “Sé que tengo un apellido y tengo que estar a la altura de la circunstancias”

El Subsecretario de Derechos Humanos de la provincia, hijo del abogado desaparecido Carlos Alberto Moreno, brindó una entrevista a la Agencia Comunica a 44 años del Golpe Cívico Militar. Matías Moreno habló de los nuevos juicios, las capacitaciones y los centros clandestinos como espacio de memoria y, ahora, de vida. 


Fernanda Alvarez – Agencia Comunica

No habrá marcha pero sí memoria. Porque hoy, como hace 44 años, sigue vigente el reclamo de memoria verdad y justicia.
Las redes se multiplican de mensajes recordatorios del golpe militar más sangriento de nuestra historia y hoy, afortunadamente, las políticas de estado vinculadas a los derechos humanos vuelven a tener protagonismo. Porque éstos nunca fueron “un curro”, porque siempre fueron 30 mil los desaparecidos, porque ya nadie más NUNCA MAS debería poner en duda los datos que siguen sangrando en nuestra historia. Y los únicos en tela de juicios deberían ser los genocidas y cómplices que siguen sueltos.
Hoy es Matías Moreno quien encabeza la Subsecretaría de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires. Su nombre está ligado a la historia local. Es el hijo de Alberto “el Negro” Moreno, el abogado laboralista que se atrevió a pelear por los derechos de los obreros de la cementera Loma Negra y terminó torturado y muerto en la ciudad de Tandil. Pero también Matías es militante de derechos humanos, integrante fundador de la filial platense de Hijos y miembro de La Cámpora desde hace poco menos de una década. Es sociólogo, docente universitario en las facultades de Periodismo y Comunicación Social, y de las facultades de Periodismo y Trabajo Social de La Plata. Fue director de Políticas Reparatorias de la secretaría de Derechos Humanos provincial cuando ésta estuvo a cargo de Guido “Kibo” Carlotto, durante la primera mitad de la década de 2010. Al tiempo, pegó el salto hacia la Nación, donde trabajó como director de Formación de la Secretaría de Derechos Humanos .
Hoy llega al gobierno de Axel Kicilof “con muchas ganas de trabajar en estos cuatros años para que las políticas de derechos humanos sean políticas de estado que atraviesen a todos los estamentos. Contamos con un equipo joven pero muy capacitado y eso le pone una nota de distinción por lo novedoso. Con lo cual ya hemos muchas actividades y estamos planificando muchas más.

-Ahora que volvimos a tener un área de gobierno que se ocupa de los derechos humanos, ¿cuáles serían estas posibilidades de acción concretas en torno a este tema?

En principio en términos de lo que hablamos de la historia reciente volver a reconocer a los organismos de derechos humanos como parte fundamental de esta construcción democrática, sobre todo la labor de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, que nos ayudaron a consolidar nuestro sistema democrático. Eso en términos simbólicos. En términos materiales seguir y profundizar con la presencia del estado provincial como querellante en los juicios de lesa humanidad. Hay responsabilidad y complicidad civil. Y también buscamos poner en valor espacios de memoria que habían sido abandonados en la gestión anterior.

– ¿La idea es darle otro sentido a estos lugares?

Si. Como lugares de encuentro, no solamente para detenernos en el pasado. No solo para testimoniar el horror, sino que sean lugares donde se puedan hacer producciones artísticas. Estamos pensando en llevar el punto digital en algunos espacios, que la transmisión de la memoria no sea solamente desde el horror sino enfocar a las nuevas generaciones para dar herramientas para conocer la historia reciente pero sobre todo que sean lugares donde puedan realizar actividades ahora.
Debemos lograr que los lugares de horror y muerte sean hoy lugares de vida. Ese es el desafío. Todo lo que tenga que ver con el reclamo de memoria verdad y justicia está claro. Tenemos otras áreas que tiene que ver con protección de derechos, que es lo más acuciante como los hacinamientos que hemos detectado en las cárceles.

-¿Trabajan en cercanía con la Comisión por la Memoria, que funciona como ente autárquico?

-Trabajamos en sintonía con otras áreas para resolver rápidamente situaciones que quizás no se dan a publicidad. Podemos dar cuenta de situaciones en unidades penitenciarias desde la práctica misma, recibimos denuncia y tenemos posibilidad de resolverlo. El 10 de diciembre asumió un gobierno que se hará cargo de sus responsabilidades y desde ese lugar nos vincularemos con organizaciones estatales y Ong para poder avanzar en resoluciones o en lo que tenga que ver con políticas públicas de derechos humanos.

-¿De qué forma es posible articular para que los DDHH se convierten en un eje de enseñanza que los y las jóvenes, para que conozcan nuestra historia reciente y puedan trabajar sobre esas cuestiones.

Ahí es necesario reforzar la formación en derechos humanos, creo que es clave para los docentes también estar formados. No creo en una sola versión de la historia. Debemos buscar herramientas a partir de datos objetivos, que surgen en los juicios de delitos de lesa humanidad. La idea de esos cursos para personal docente es que tengan puntaje docente para que de esa manera se formen y tengan antecedentes. Lanzar un espacio transversal en términos de formación de derechos humanos.

-Planteaste al comienzo la posibilidad de retomar los juicios de lesa humanidad…

Hay una agenda planteada. En la Provincia se inicia el juicio por lo ocurrido en el Pozo de Bandfield, de Quilmes y otros circuitos represivos en la provincia que se fueron postergando. Ya habrá juicio oral que va a permitir saber lo que pasó a partir de testimonios y esto es una instancia reparadora para familiares y víctimas directas de lo que ocurrió en esos centros clandestinos de detención. Memoria verdad y justicia, que no haya impunidad para nadie.
Y en este camino que vamos a transitar también atenderemos la vulneración de derechos en la actualidad que no solo tiene que ver con lo ocurrido hace más de 40 años. Sabemos muy bien que una causa del golpe fue la instauración de un modelo que solamente tuvo en cuenta a un tercio de la población, el neoliberalismo, y ese mismo modelo nos gobernó 4 años, ya no mediante la fuerza sino por el voto popular. El desafío para adelante es que así como consolidamos un Nunca Más a la dictadura, también como sociedad decir Nunca Más al neoliberalismo entendiendo que nunca mas debe ser una opción de poder en nuestro país, teniendo en cuenta las consecuencias sociales y económicas que deja.

– A nivel personal, más allá de tu función pública, seguramente has sentido la presencia (o la ausencia) de tu papá. Cómo imaginás que acompaña esta trayectoria tuya y esta designación al frente de un área que es donde él también se destacó, defendiendo derechos.
Yo a mi papá lo extraño todos los días, pero en estas épocas siento que lo extraño un poco más. Pero sé que tengo un apellido y tengo que estar a la altura de la circunstancias. Papá en su corta vida marcó un camino y yo en lo personal intento seguir esos valores porque entiendo que tanto papá como os 30 mil desaparecidos siguen presentes.

Comentarios
Cargando...