Estudio eseverri desktop movile

Seguridad vial: las fallas humanas encabezan las causas de los choques en Olavarría

El 90% de los siniestros viales son provocados por fallas humanas. La alta velocidad y el uso excesivo e inadecuado de la doble fila caracterizan a la ciudad. Cuáles son las principales problemáticas que enfrenta Olavarría, qué medidas se están llevando a cabo y cuáles deberían tomarse.


Camila Ale – Agencia Comunica

Agencia Comunica dialogó con el encargado de Seguridad Vial del Municipio, ingeniero Agustin Falivene, y el ingeniero Marcos Pascua quienes reflexionaron e hicieron un recorrido por los ejes fundamentales que atraviesa la ciudad en relación a la seguridad vial y sus causas.

“El principal problema es la formación. Deberíamos educar personas que realmente quieran conducir y que conozcan los riesgos, que entiendan cómo funcionan las leyes de la física, qué pasa en una curva o cuando llueve pero no hay una bajada a nivel nacional”, expresó con firmeza el Ingeniero Marcos Pascua. Además, agregó que “para obtener el registro de conducir en nuestra ciudad se necesita aprobar un examen teórico de 30 preguntas, el pago del carnet, un control visual y una práctica en la que debes manejar por un circuito que no es representativo de Olavarría”.

En cambio, para Agustin Falivene, la mayor problemática “es la alta velocidad en la que manejan las personas por el tamaño y ancho de las calles y la configuración, donde hay pocas cunetas en las esquinas o pocos obstáculos que hagan disminuir la velocidad y eso te da más libertad para acelerar”, aseguró. Y añadió que “es la velocidad el factor que genera siniestros más graves y serios que otras ciudades”.

Para el Ingeniero Marcos Pascua el exceso de velocidad “se relaciona directamente con el estado en general de las calles que es muy bueno”, manifestó y ejemplificó que “cuando están un poco en mal estado o son de tierra obliga a bajar la velocidad porque la percepción de que puede salir algo mal es mayor. Eso no significa que no haya que pavimentar las calles, significa que hay que pensar en una solución integral del problema ya que pavimentas para darle mejor calidad a la gente pero se genera un nuevo conflicto”.

Falivene se mostró preocupado porque desde el Municipio percibieron mucho el uso del celular en el manejo y el consumo de alcohol al volante. “Este último no se ve, pero se comprueba a través del test de alcoholemia”. Además, “aparecen otras cuestiones como no poner el guiño para doblar o no le dan paso al auto que transita por el carril de la derecha, eso claramente vuelve a las esquinas problemáticas”, aseveró el Ingeniero.

Pascua manifestó que “en las intersecciones se dan el 90% de los siniestros viales porque no frenan o no llegan a frenar por la velocidad. Yo creo que hay una forma de apuntar a la seguridad con medidas de menor costo pero que tienen mayor impacto. Por ejemplo, se pueden hacer supermanzanas como en Rosario y Neuquén o se pueden estrechar los carriles, que en nuestro caso se puede llevar adelante: si venís por el carril izquierdo que se angoste con una extensión de la vereda, la gente reduciría la velocidad porque da una percepción de que el carril es más estrecho y porque no podrían pasar dos autos”, especificó de manera contundente el Ingeniero.

Entonces, pensando estratégicamente en qué esquinas hacerlo y de manera alternada, el estrechamiento de carriles sería una medida que podría tomarse y generaría que el auto que viene por la mano derecha pueda pasar sin problemas. También generaría disminución de la velocidad que a su vez produciría la baja de los siniestros viales, algo tan esperado y proyectado por los especialistas.

Agustin Falivane acentuó que “se bajaría la siniestralidad con el trabajo de concientización y las actividades educativas que realiza el Estado municipal”. En esas charlas se habla de la reducción de la velocidad, del uso obligatorio del cinturón y del casco, de cómo manejarse en las rotondas y no tomar alcohol si conducis”, detalló. El encargado de seguridad recordó que uno de los proyectos que están trabajando es “la creación de una playa de camiones para que no circulen en la ciudad”.

Posibles soluciones

La cantidad de autos que circulan en Olavarría puede resultar abrumador. La ciudad está creciendo y necesita de nuevas infraestructuras y proyectos. Sin embargo la cantidad de choques en cadena que hubo en los últimos meses exhiben esas fallas humanas como el uso del teléfono, la poca distancia entre vehículos y la alta velocidad. Por suerte “este año hemos bajado el porcentaje de heridos de los siniestros. Antes estábamos en el 64% y ahora el nivel de personas heridas es del 49%. También el número de muertes bajó y es alentador. La idea es llegar a 0”, declaró de manera positiva Agustin Falivene.

“Es un trabajo no lineal, no se proyecta tanto a largo plazo porque es tan dinámico el tránsito como la ciudad, se generan barrios nuevos y surgen problemáticas que las tenés que solucionar con un semáforo o reductor, entonces depende de la movilidad y las costumbres de las personas”, dijo en relación a cómo trabajan esta temática dentro del Municipio.

Para Marcos Pascua proyectar a futuro es sumamente necesario. “Creo que debemos ponernos a pensar en un plan al 2030 para ir interviniendo la ciudad y las zonas más transitadas de a poco para pacificar y mejorar la siniestralidad. Deberíamos sumar entonces medidas pequeñas como el corte de la circulación en determinadas horas del día y calles de Olavarría y la extensión real de las ciclovías”, aconsejó.

“Las bicisendas se extendieron un poco (sólo hay sobre la calle Almirante Brown desde la Avenida de los Trabajadores hasta la Avenida Del Valle), y la idea es poder seguir fomentando el uso de la bicicletas porque las ciudades más modernas lo hacen pero no son soportes que se hacen de un año para el otro”, justificó Falivene.

No obstante, Marcos Pascua promovió a las ciclovías transitorias o fijas como “medidas idóneas de muy barato costo, que ayudan a descongestionar el tránsito, reducir los siniestros viales y reducir el impacto del cambio climático, el Estado debe garantizar esas cuestiones”. ¿Quiénes son los que más contaminan y los que más chocan? Los automóviles. “Sin embargo las ciudades siguen siendo diseñadas y planificadas por gente que anda en auto, debería haber una circulación accesible y que garantice la seguridad vial, pero hay desinterés, descoordinación y desinformación”, cuestionó de manera reflexiva el ingeniero Pascua.

Por último, para garantizar la seguridad vial “tenemos que tratar de manejar mejor. Por esa razón lo importante es la concientización de la gente para que respete a la persona que tiene al lado. El manejar bien no es no chocar”, concluyó el encargado de seguridad vial Agustín Falivene, quien invitó a aceptar nuevas medidas y maneras de ver la seguridad en la calle.

Comentarios
Cargando...