Tender la mano

Escribe Angélica  Diez, Misionera  de la  Inmaculada  Padre  Kolbe, Olavarría.


Tender la mano es un signo: un signo que recuerda inmediatamente la proximidad, la solidaridad, el amor. En estos meses, en los que el mundo entero ha estado como abrumado por un virus que ha traído dolor y muerte, desaliento y desconcierto, ¡cuántas manos tendidas hemos podido ver! La mano tendida del médico que se preocupa por cada paciente tratando de encontrar el remedio adecuado. La mano tendida de la enfermera y del enfermero que, mucho más allá de sus horas de trabajo, permanecen para cuidar a los enfermos. La mano tendida del que trabaja en la administración y proporciona los medios para salvar el mayor número posible de vidas. La mano tendida del farmacéutico, quién está expuesto a tantas peticiones en un contacto arriesgado con la gente. La mano tendida del sacerdote que bendice con el corazón desgarrado. La mano tendida del voluntario que socorre a los que viven en la calle y a los que, a pesar de tener un techo, no tienen comida. La mano tendida de hombres y mujeres que trabajan para proporcionar servicios esenciales y seguridad. Y otras manos tendidas que podríamos describir hasta componer una letanía de buenas obras. Todas estas manos han desafiado el contagio y el miedo para dar apoyo y consuelo”.  Así  se  expresa  el Papa  Francisco en  el punto  6  de su Mensaje para la Jornada Mundial de los Pobres  que  se  celebra este Domingo15 de Noviembre de 2020.

             En  su introducción  al  Mensaje nos  ubica desde la Sagrada  Escritura: “Tiende Tu Mano al pobre” (cf. Si 7,32). “La antigua sabiduría ha formulado estas palabras como un código sagrado a seguir en la vida. Hoy resuenan con todo su significado para ayudarnos también a nosotros a poner nuestra mirada en lo esencial y a superar las barreras de la indiferencia. La pobreza siempre asume rostros diferentes, que requieren una atención especial en cada situación particular; en cada una de ellas podemos encontrar a Jesús, el Señor, que nos reveló estar presente en sus hermanos más débiles”. (cf. Mt 25,40).

            En  el punto 5 señala  la  importancia  de rescatar  el bien  que  existe: “Tender la mano hace descubrir, en primer lugar, a quien lo hace, que dentro de nosotros existe la capacidad de realizar gestos que dan sentido a la vida. ¡Cuántas manos tendidas se ven cada día! Las malas noticias son tan abundantes en las páginas de los periódicos, en los sitios de internet y en las pantallas de televisión, que nos convencen que el mal reina soberano. No es así. Es verdad que está siempre presente la maldad y la violencia, el abuso y la corrupción, pero la vida está entretejida de actos de respeto y generosidad que no sólo compensan el mal, sino que nos empujan a ir más allá y a estar llenos de esperanza”.

            Ante las palabras conclusivas del Santo Padre: “En este camino de encuentro cotidiano con los pobres, nos acompaña la Madre de Dios que, de modo particular, es la Madre de los pobres” (Punto 10) podríamos  preguntarnos: En  esta pandemia que  llegó  de repente ¿he  experimentado la  pobreza a mí alrededor y “me  arremangué” para  tender la mano? Seguro  que  no  faltaron ocasiones  de  donar una  sonrisa o  recibirla y allí  se  realizó  el  encuentro que nos  dignifica: “…una sonrisa que compartimos con el pobre es una fuente de amor y nos permite vivir en la alegría”( Punto 10).

(www.agenciasic.es/2020/11/13/mensaje-del-papa-francisco-para-la-iv-jornada-mundial-de-los-pobres-tiende-tu-mano-al-pobre/

  (*)  Angélica  Diez, Misionera  de la  Inmaculada  Padre  Kolbe, Olavarría.

Comentarios
Cargando...