Unidad 2: La cárcel tiene 1300 cupos y hay 2400 presos

Los datos se conocen en medio de un pedido del Tribunal de Casación Bonaerense donde se pide, entre otras cosas, trasladar detenidos a otras provincias.

La superpoblación en las cárceles de la provincia, y en las de Sierra Chica en particular, no es algo nuevo. De manera frecuente los datos aparecen y los cuestionamientos al Servicio Penitenciario Bonaerense se multiplican.

Este lunes, en la Unidad Penal N° 2 de Sierra Chica, un preso que estaba a disposición de un Juzgado del Partido de San Martín luego de recibir un puntazo en la zona del cuello en lo que habría sido una pelea en el interior del Pabellón 7.

Por ese hecho ya se instruye una causa caratulada como “Homicidio”.

El dato, que volvió a aparecer este lunes, indica que la Unidad Penal N° 2 de Sierra Chica tiene cupo para alojar alrededor de 1300 detenidos y en la actualidad el número de presos asciende a 2400.

De manera paralela se conoció un pedido del Tribunal de Casación Penal Bonaerense.

Es que el Tribunal de Casación Penal de la provincia de Buenos Aires propuso analizar la liberación de detenidos y el traslado de presos a unidades de otras provincias para tratar de paliar la sobrepoblación carcelaria que afrontan los penales bonaerenses.

En un extenso informe, el organismo judicial advirtió que el número de personas que se encuentran privadas de la libertad en comisarías, alcaidías y cárceles provinciales es de 48.827 y habló de “niveles” de sobrepoblación “preocupantes”.

Fuentes oficiales conocedoras a la realidad de la Unidad Penal N° 2 de Sierra Chica indicaron además que existe una importante “desproporción” entre la cantidad de agentes respecto al número de detenidos.

“Hay un Agente de Seguridad cada 100 internos”, lanzaron este lunes ante la consulta de En Línea Noticias.

Hechos como el registrado el lunes en la Unidad 2 incrementan cuando más alto es el nivel de superpoblación. A eso hay que sumarle peleas entre internos e incluso ataques a personal penitenciario. De hecho la semana pasada un agente resultó herido por una faca.

En el informe elaborado por el Tribunal de Casación Bonaerense llama a trabajar en “el uso racional de la prisión preventiva” y sugiere la creación de equipos de profesionales para que realicen un censo carcelario que permita “arribar a una conclusión dirigida exclusivamente a evaluar la posibilidad de que el interno entrevistado se encuentre en condiciones de integrar una lista de quienes pueden beneficiarse con morigeraciones o alternativas de la coerción”.  

Sugiere “una segmentación de personas privadas de libertad que pueden ingresar en un régimen de conmutación parcial de penas o, en su caso, integrar un grupo de casos para ser revisado y evaluar la posibilidad de un egreso del sistema penitenciario de encierro”.

Comentarios
Cargando...