Absolución y libertad inmediata para el docente tandilense Juan Rosso

Lo habían acusado de abuso sexual. El hombre había sido detenido en Olavarría y desde ese momento estaba privado de su libertad.


PH: Rody Becchi

El juicio contra el docente de teatro de la ciudad de Tandil Juan Rosso llegó a su fin: por voto unánime fue absuelto y puesto en libertad de manera inmediata.

La decisión fue adoptada por los jueces de la ciudad de Tandil Carlos Pocorena, José Alberto Moragas y Virginia Giombini.

En el veredicto se manifestó que no existían pruebas suficientes para acreditar el hecho que se le imputó oportunamente.

La lectura del veredicto se dió un clima de tensión dentro y fuera de la sala, que se descomprimió con gritos y abrazos tras conocerse la decisión del Tribunal.

Vale recordar que el profesor de teatro llegó al juicio acusado de “Abuso sexual gravemente ultrajante por las circunstancias de realización agravado por ser cometido por persona encargada de la educación” y que permaneció dos años y medio privado de su libertad con prisión preventiva.

Rosso, luego de ser denunciado, fue detenido en la ciudad de Olavarría.

La palabra del Padre.

El también docente e histórico referente de ADUCEN, Martín Rosso habló con medios de la ciudad de Tandil tras conocerse la decisión de la justicia.

En diálogo con ABCHoyRadio (89.1FM) Martín Rosso aseguró que es “un alivio” el resultado obtenido y que “fue muy largo… fueron tres años. La verdad es que fueron tres años de injusticia”.

Dijo Rosso, “quedó claro que se direccionó la causa y eso implicó que Juan estuviera un año en prisión, en Barker. Que haya estado un mes y medio en una comisaría en Juárez, sin baño. Juan se bañaba con un balde con agua caliente. Y después, un año en casa sin poder salir porque tenía una tobillera. Lo que vivió la familia y Juan durante estos tres años fue realmente terrible”.

Rosso advirtió además que hay que “parar con esto de que ‘los docentes son abusadores’. Ya hay más de cien casos registrados. Tenemos que volver a recuperar a la escuela como un elemento de contención para los niños y entender que no todos los docentes -sobre todo los especiales, como son los de educación física, música o teatro- son abusadores. Hubo docentes muertos, que los padres los han matado a patadas. Hubo docentes que se han suicidado por las causas”.

“Por momentos, en determinados medios hablaban de ‘el abusador’ y en primeras planas. Veíamos que había determinados medios que ya habían tomado una decisión y Juan miraba eso y lloraba. Me parece que tienen que ser muy responsables de cómo se caratulan y describen las causas porque  siempre hay gente detrás. Hay familias”, repuso.

Asimismo, puso de relieve que durante estos tres años “a Juan se le murió un abuelo” y recordó que “con mucha tristeza el abuelo lo fue a visitar a Barker. No podemos decir que esa fue la causa de la muerte, pero realmente ayudó. Estaba muy angustiado y eso claramente ayudó a su deceso”.

No obstante, Martín Rosso también observó que “quizás generalizar está mal, pero es lo que él siente, que por momentos ya se lo culpaba”.

En tanto, tuvo palabras muy elogiosas para con de doctora Perelló. “Estamos muy contentos con el trabajo. Habíamos empezado la causa con un abogado de la justicia (un defensor oficial), pero se infartó en la mitad del proceso. Ahí ya sabíamos que Juan iba a ir detenido, entonces empezamos a buscar una abogada que tuviese experiencia en estos casos y por eso llegamos a Patricia. El alegato que hizo fue impresionante y realmente demostró que fue una causa que en realidad fue una construcción de la familia del menor”.

A continuación, señaló que entre los allegados al docente no creen “que la familia (del niño) lo hizo con maldad o porque quería que Juan esté preso. Por la característica de la familia, fue una construcción. Una familia compleja, con violencia intrafamiliar, los dos padres habían sido abusados…”, enumeró.

También enfatizó que la historia que narraban no coincidía con la realidad: “Primero hablaban del profesor de gimnasia, pero como no había ido el martes, fue Juan, que tampoco había ido el martes. Había 6 chicos en el baño y después eran 4”, explicó respecto a las incongruencias.

En relación a ello, subrayó que “la jueza Aracil no hizo su trabajo ni tampoco el fiscal, porque lo que hicieron es direccionar la causa. No se tuvieron en cuenta los testimonios de las docentes que dijeron que vieron siempre a Juan dando clases y que no había ido al baño. Esos eran los testigos, los que estaban en el lugar y no se los tomó en cuenta ¿Por qué van a mentir las maestras? No lo conocían a Juan porque había ido solo dos veces a dar clases al jardín. Era alguien desconocido, entonces… ¿por qué lo van a estar defendiendo?”.

Por último, puso de relieve que “el baño en donde supuestamente había sucedido el abuso tiene un metro por un metro. No pueden entrar 6 niños y un adulto. ¿Y nunca fueron a ver el baño? Aracil no conoce el jardín. El fiscal recién lo conoció en el juicio. Y eso implicó tres años de Juan preso. Tres años de un pibe de 30 años, que recién empezaba a laburar. Recién había terminado su carrera académica. Eso es lo que da bronca”, cerró.

Fuente: El Eco / ABCHOY

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...