Abusos sexuales: Salió en libertad y lo denunciaron por merodear la casa de sus víctimas

Ahora sobre él pesa una prohibición de acercamiento. Se trata de Carlos Antonio Luna Furriol quien en diciembre fue puesto en libertad tras purgar una condena de tres años y ocho meses. La mujer sigue pidiendo Justicia.


“Tengo esperanza que este infierno alguna vez termine y podamos vivir en paz”, así terminó la charla de En Línea Noticias con Paz Aldasoro, madre de dos pequeñas que fueron abusadas sexualmente por su abuelo y su padre, respectivamente.

Los denunciados son Carlos Marcelo Luna, padre de las pequeñas, y Carlos Antonio Luna Furriol abuelo de las niñas. En las últimas horas Paz Aldasoro debió activar todos los medios a su alcance para protegerse: Carlos Antonio Luna fue visto por ella frente a la casa donde vive con sus hijas y todo empezó de nuevo.

Primero a la policía, luego a la Justicia, nuevamente la policía y así fue que logró respuestas. Tras un “escrache” público en redes sociales conversó con En Línea Noticias.

Paz lo primero que contó fue que Carlos Antonio Luna Furriol salió en libertad el pasado mes de diciembre. Había sido condenado a tres años y ocho meses de prisión por el abuso de su nieta. Días después de recuperar su libertad, fue cuando la mujer lo vio frente a su casa.

 “Ayer –el martes –  abro la puerta de mi casa y lo veo frente a mi casa, el día jueves lo había visto en la misma situación”, dijo la mujer para luego contar: “este hombre, biológicamente, es el abuelo de mis hijas y abusó de una de ellas cuando tenía dos años y cuatro meses. El progenitor de mis hijas, hijo de este tipo, es Carlos Marcelo Luna, le dicen Charly y también tiene causa por abuso a mi otra nena, que también es su hija.”

Tiempo atrás este caso había tomado mucha trascendencia pública dado que en otra movilización por abusos sexuales cometidos en Olavarría, en el centro de la ciudad, Paz tomó un micrófono y escrachó a los verdugos de sus hijas. Ella sostiene que son personas “con poder” y señaló “a una Consejera Escolar de Cambiemos, hermana de Carlos Antonio Luna” como la responsable de “protegerlos”.

Paz Aldasoro señaló “al momento de enterarse de los abusos de su hermano a mi hija me trató de loca exagerada por denunciarlo, porque solo la había abusado, me dijo ella.”

El martes Paz observó como Carlos Antonio Luna Furriol estaba sentado frente a su casa: “salió en diciembre y en enero está frente a mi casa. El tipo estaba en el Club Álvaro Barros sentado y observando los movimientos. Casualmente es el horario en que mis hijas salen por sus actividades y yo estoy trabajando. No sé con qué intención. Yo consideró que un tipo que purgó condena por abuso y va a la casa de sus víctimas, intención buena no tiene. Está buscando venganza.”

La situación vivida en la puerta de su casa la alertó y comenzó a moverse. Nuevamente debió pedir más de una vez ayuda. “Lo primero que atiné a hacer fue llamar al Fiscal que lleva la causa por el progenitor de mis hijas. Él (se refiere al Doctor José Pedro Iturralde) se comunicó con la Comisaría de la Mujer y la Familia, que está a media cuadra de mi casa y desde la Comisaría de la Mujer no pudieron caminar media cuadra para saber qué estaba pasando.”

En su relato por la situación vivida agregó que fue ahí cuando le dieron intervención al Comando de Patrullas “tienen que llamar al CPO, porque las señoras de la Comisaría de la Mujer no podían venir media cuadra. Si no hubiera sido por el CPO yo todavía estaba esperando.”

El video del momento en que la mujer enfrenta al abusador de una de sus hijas.

Agregó: “gracias a los que me ayudaron desde la Fiscalia de Olavarría, el CPO pasó todo a Juzgado de Familia y es la primera vez que el Juzgado hace algo bien. En estos años anteriores se había comportado de manera pésima. Gracias a dios está vez accionaron bien y la gente que trabaja en la actualidad hace las cosas de otra manera y me sacaron la restricción de acercamiento hacía mis hijas y hacia mí.”

Ahora Carlos Antonio Luna Furriol no podrá acercarse ni Paz ni a sus hijas por 180 días, tiempo en que el Juzgado de Familia podrá renovar la restricción.

Al hablar del “progenitor” de sus hijas, como ella lo llama dijo que “tiene denuncias de nenas abusadas en un merendero en la cancha de paddle el Muro, tiene denuncias de una piba de 30 años que denunció que fue abusada cuando tenía entre 8 y 10 años, hace poco me contactó otra chica que había sido violada por el progenitor de mis hijas.”

Contó además “un adolescente se contactó por las redes sociales y le dijo que había sido abusado por él, pero por miedo aún no ha denunciado.”

“Vengo desde hace 14 años en lucha”, sostuvo y espera que este año se defina la fecha de juicio oral y público para quien es el padre biológico de sus hijas.

“Sigue en libertad y también es pedófilo”, fue ahí donde nuevamente recriminó el accionar de la Comisaría de la Mujer y la Familia dado que según considera ella el hombre debería estar detenido desde el momento que ella hizo la denuncia: “así me lo dijeron en la Justicia”.

“Se creen dueños y señores de nuestra vida”, resumió.

Además la mujer cuestionó al Juzgado de Familia por el caso del padre de sus hijas: “Actuaron mal. Pasaron a Juzgado de Familia donde me tomaron el pelo durante seis años, hemos tenido amenazas de muerte mis hijas y yo. Ellos insistían en la alienación parental en lugar de investigar. Se presentaron informes en el 2011 y 2012 nunca se tomaron en cuenta los informes de la doctora Capriata e insistían en que mis hijas se tenían que revincular.”

Fue así como durante mucho tiempo ella estuvo frente a quien denunció mientras compartía espacio con sus hijas en espacios como Walmart o el Parque Mitre.

“A pesar de que yo estaba amenazada de muerte ellos insistían en la revinculación y si me decían que si me oponía podía ir presa porque incumplía la ley”, sostuvo.

Luego llegó el tiempo de contactarse con una ONG y ahí denunciar el caso en Fiscalía. “Primero la causa la tuvo Beytía que no se movió nada. Tuve que revictimizar a mis hijas para hacerlo mediático al caso para que la Justicia trabaje en serio. Gracias a eso que es un desgaste mas se empezaron a mover las fichas, logré el año pasado que el doctor Iturralde tome la causa, y se ponían frenos en la causa. Ahí empezó a avanzar, me tuve que pelear con media Fiscalía para que se hagan pericias y Cámara Gesell. Gracias al escrache público tomé conocimiento de otras denuncias”, contó.

No ahorró palabras de agradecimiento para quienes la ayudaron entre los que mencionó al Fiscal General Marcelo Sobrino, el doctor José Pedro Iturralde, el personal de asistencia a la víctima y a Liliana Cuenca.

“Esto no puede seguir pasando, una vez que estos tipos salgan de prisión y las víctimas estamos a la deriva. Antes de que saliera fui a la ciudad de Azul pidiendo la protección y no me la dieron. La Justicia debe revaluar esto. Los condenados son liberados o les dejan la libertad antes de que cumplan sus condenas. Estas víctimas tampoco tienen un cuidado especial, quedamos a la deriva para que hagan con nosotros los que quieran. Todas las personas que hayan sido víctimas de cualquier abusador tienen que denunciar”, dijo Paz junto a sus hijas agradecidas de que el hecho se haya hecho público.

Comentarios
Cargando...