Alberto Fernández presentó la nueva familia de billetes

Antes de fin de año estarán en circulación. El de mayor denominación seguirá siendo el de 1.000 pesos


“Han vuelto los Padres de la Patria y las Madres de la Patria a los billetes argentinos. Estamos poniendo a nuestros mejores hombres y mejores mujeres que dieron todo para que este país sea lo que es”, celebró el Presidente.

En el mismo sentido, Fernández aseveró: “La moneda es un símbolo de soberanía y es un instrumento de política económica a la que nunca vamos a renuncia, a pesar de que muchos han querido que renunciemos”.

El Banco Central, junto con Casa de Moneda, diseñó una nueva familia de billetes que marca el regreso de las personalidades históricas al papel moneda.

La nueva familia se compone de cuatro denominaciones de 50, 100, 200 y 500 pesos, que incluyen la representación de tres mujeres y tres varones que jugaron un papel decisivo en la construcción del país, figuras trascendentes que rompieron el molde de su época y lucharon por la independencia, el desarrollo, la inclusión y la ampliación de derechos.

Como elemento singular y novedoso, dos de las denominaciones homenajean a dos personalidades en un mismo billete.

Junto con la recuperación de las personalidades históricas, otra de las novedades de esta familia es que los billetes vuelven a su lectura en formato horizontal de ambos lados, y mantiene la paleta cromática para cada denominación y conserva el tamaño de los vigentes, con los cuales convivirá.

Al respecto, Pesce explicó que los nuevos billetes estarán “puestos en circulación en unos seis meses” para poder completar los procesos de compras públicas en marcha, y la sustitución de los existentes “va a ser progresiva a mediada que se vayan deteriorando” los actuales.

Por su parte, Marcó del Pont destacó la recuperación hace 10 años de las potestades del Banco Central de “todas sus capacidades plenas y soberanas, para involucrarse en los problemas del desarrollo, la inclusión, el crecimiento, el trabajo y el empleo”.

Marcó del Pont también señaló que el desafío para la moneda es “lograr la estabilidad, que vuelva a ser una reserva de valor, avanzar en la desdolarización en este problema tan central que tiene la economía argentina del bimonetarismo”.

“Contrario a lo que nos quieren decir de resignar facultades en soberanía monetaria, para garantizar esa estabilidad asociada a un país que crece y produce y genera empleo, necesitamos un Banco Central soberano y estamos en ese camino”, finalizó Marcó del Pont.

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...