Azul: Denuncian que vaciaron una bóveda y se llevaron los restos de una familia


Marcial Luna / Diario El Tiempo.

En sede judicial está radicada una denuncia que formulara un vecino por una tan insólita como aberrante situación: la bóveda familiar que posee en el Cementerio Municipal de Azul fue vaciada. Además, la pintaron.

Pero lo más grave sucedió cuando el hombre ingresó a esa bóveda. Según constató, los restos de sus familiares, entre ellos los de sus padres, ya no estaban.

Por el momento, contó el damnificado en una charla mantenida con el diario El Tiempo y que por el momento prefirió no revelar su identidad, no hay novedades de lo que pudo haber sucedido en esa bóveda, de la que el damnificado no duda que fue profanada.

El vecino relató que el 22 de diciembre, en oportunidad de visitar la bóveda familiar, se llevó una primera sorpresa: la construcción había sido pintada de color gris.

Después, al abrir la puerta, halló elementos de pintura y construcción; pero -otra de las situaciones que le provocó asombro- no estaba “ninguno de los féretros ni la urna que había en esa bóveda”.

“Eran los restos de mi abuelo y mi abuela, de dos tías y un tío, que estaban en féretros, y la urna con la reducción de mi papá y mi mamá. De eso no había nada”, afirmó el damnificado.

Al observar -además- que la llave de la puerta se trababa en cierto punto, resolvió dirigirse a la Administración del cementerio, con la finalidad de solicitar explicaciones.

“Como en la bóveda no estaban los restos, me voy a la Administración y cuento todo lo que vi”, recordó sobre ese encuentro con empleados de la necrópolis local, uno de los cuales después le dijo que hiciera la denuncia en una fiscalía.

Inicialmente, esa presentación se radicó en la Seccional Primera de Policía de Azul, desde donde las actuaciones fueron remitida a la Unidad Funcional de Instrucción número 6 que, en los tribunales de Azul, está a cargo de la fiscal Karina Gennuso.

Tras la feria judicial de verano, el damnificado por lo sucedido en su bóveda familiar dijo no tener conocimiento de que la tramitación de ese sumario penal haya avanzado.

“Acá ha habido una profanación, porque los féretros han desaparecido”, afirmó teniendo en cuenta que, en esa bóveda, cuando descubrió lo que había pasado, encontró -además de los materiales de construcción- dos urnas que no corresponden a su familia.

Un aspecto que llama la atención al vecino denunciante es la situación observada en su bóveda: “Pintaron, por fuera y adentro también, o sea que estaban haciendo como una refacción. Quizás para venderla, pero no lo sabemos”, sostuvo.

En el frente, además, se quitaron las letras del apellido familiar. “No lo podía creer: ahí estaban los restos de mi abuelo y mi abuela, además de mis tíos. También estaba la urna de mi papá y de mi mamá. Cuando entro, veo que no quedaba absolutamente nada. Se habían llevado todo”, contó ayer en ese contacto mantenido con este diario.

“Mis papás fallecieron. Uno en el ’82 y el otro en el ’87. Fueron a tierra, después se hizo la reducción de sus restos y llevamos la urnita a esa bóveda. Yo fui testigo de la reducción. No puedo creer que faltan cinco cadáveres y una urna”, relató.

El vecino observó, además, que la bóveda lindante a la de su familia en la necrópolis municipal local también ha sido refaccionada.

“La de al lado está pintada, de color amarillo. Pero no sé a quién pertenece”, recordó sobre el nuevo aspecto que esa construcción tiene. “Y me entero, además, que en otra bóveda faltan dieciocho féretros; por lo que ahora me dicen que, en total, son treinta y cuatro los que desaparecieron”, describió sobre lo que pudo averiguar con relación a esta insólita situación.

Un caso de extrema gravedad que se suma al contexto de denuncias que ya existen por diferentes irregularidades que se vienen detectando desde hace tiempo en el Cementerio Municipal de Azul.

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...