Azul: Le robaron 40 mil dólares al Cura de la Parroquia de Lourdes


Foto: Nacho Correa

Fuente: Diario El Tiempo

Desde el pasado viernes continúa siendo materia de una investigación penal el violento robo de una importante suma de dinero en dólares que sufriera en Azul un sacerdote.

Aquel ilícito tuvo como escenario la casa donde actualmente el cura reside, inmueble situado en la Parroquia “Nuestra Señora de Lourdes”, la iglesia ubicada sobre la calle Alvear, en cercanías a la Plaza “Juan Manuel de Rosas”, más conocida como “La Tosquera”.

El Padre Carlos Horacio Gómez -a cargo de ese templo parroquial desde hace alrededor de un año, también Capellán de la Fuerza Aérea y con pasado en Haití acompañando a la Primera Brigada del Ejército Argentino en 2014- se había convertido en la víctima del mencionado ilícito y también fue quien denunció en sede policial aquel robo que sufriera hace cinco días.

En el marco de lo sucedido, al regresar a la casa parroquial poco antes de la medianoche del pasado viernes se encontró con el autor del hecho en el interior del inmueble.

Ese hombre tenía su rostro parcialmente cubierto para evitar ser reconocido y forcejeó con el sacerdote, en la previa a que huyera de la vivienda que actualmente el cura ocupa llevándose 40.000 dólares en efectivo.

Una denuncia

“Quedate piola que te la pongo”, refirió el Padre Gómez en la presentación que formulara en sede policial al aludir a lo que el delincuente le expresó no bien él regresó a la casa de la Parroquia de Lourdes y lo encontró en el interior de esa vivienda.

En esas circunstancias, señaló también, el ladrón forcejeó con él y alcanzó a darle un golpe de puño en el rostro, provocándole con ese agresivo accionar una lesión de carácter leve.

Al regresar alrededor de la hora 23.30 del pasado viernes a la iglesia donde actualmente reside -luego de que había ido a ver por televisión en un bar el partido de fútbol que jugaron en Santiago del Estero River y Rosario Central- el Padre Gómez halló al sujeto que le terminó robando esa importante suma de dinero.

En aquel entonces se topó con el delincuente en el comedor, en momentos que salía de una de las habitaciones de la vivienda perteneciente a la Parroquia actualmente a su cargo.

Inmediatamente, en ese sector del inmueble el autor de este hecho se abalanzó sobre el sacerdote, logrando de esa manera tomarlo del cuello para, una vez que lo tenía inmovilizado, trasladarlo hasta el referido dormitorio, lo cual sucedió mientras lo amenazaba y le expresaba textualmente lo anteriormente señalado.

El cura no pudo constatar si el delincuente, al que encontró en su actual lugar de residencia e ingresó a esa vivienda cuando todavía él no había llegado, estaba armado.

A pesar de los gritos de auxilio que el sacerdote efectuara en el momento que era agredido por el ladrón, nadie pudo advertir que estaba siendo víctima de un robo para acudir en su ayuda. Y estando ambos en el mencionado dormitorio, el autor de este hecho le dio una trompada en el rostro al Padre Gómez, causándole una lesión leve en la frente y provocando, a causa de ese golpe de puño que recibió, que cayera sobre una cama, según se detalla en la denuncia.

Tras el agresivo accionar evidenciado contra la víctima, el delincuente salió del interior de la vivienda por una de sus ventanas, que a pesar de que tenía una reja colocada no le había impedido vulnerar para meterse instantes antes por esa misma abertura a cometer este ilícito.

Dicha ventana conduce hacia un patio lateral de la Parroquia de Lourdes, desde donde luego el sujeto saltó un portón, ubicado sobre la calle Sarmiento, para darse a la fuga.

Hasta el momento no ha sido posible determinar, en el marco de la investigación que se está llevando adelante por lo ocurrido, si el autor de este hecho continuó huyendo a pie tras la comisión del robo o si, una vez en la calle, en cercanías a la iglesia lo aguardaba un cómplice en algún vehículo para ambos después escaparse.

Una vez que el ladrón se fue, el Padre Gómez, al revisar el dormitorio donde instantes antes había sido agredido, constató el faltante de esos 40.000 dólares de su propiedad, el dinero que se convirtió en el considerable botín del que se apoderó el sujeto que continúa siendo buscado por lo ocurrido este viernes que pasó poco antes de la medianoche.

A los billetes estadounidenses el sacerdote los había dejado en el interior de una cartuchera que, a su vez, estaba dentro de una bolsa, en el referido dormitorio, por lo que le resultó fácil hacerse de la plata al asaltante tras revisar el mencionado cuarto, lo cual ocurriera en la previa a que el Padre Gómez regresara a la casa parroquial y lo hallara dentro del inmueble.

Los investigadores procuraban también tener acceso a filmaciones de cámaras de seguridad ubicadas en cercanías de la iglesia, con la finalidad de poder cotejar dichos registros para tratar de identificar al autor de este ilícito.

Tras la denuncia que formulara el Padre Gómez, de 63 años de edad y oriundo de la vecina ciudad de Tapalqué, se continúa instruyendo una causa penal caratulada como robo agravado por escalamiento.

Ese sumario, teniendo en cuenta el día en que el ilícito sucedió, quedó radicado en la UFI 6 que en los tribunales de Azul conduce la fiscal Karina Gennuso.

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...