Azul: Una policía asistió y trasladó hasta el Hospital de Niños a una mujer con trabajo de parto


Fuente: Diario El Tiempo.

Con su embarazo a término, no logró comunicarse con el 911. En una situación de desesperación pudo contactar a una joven policía que controló la situación y alcanzó a realizar el traslado hasta el Materno Infantil. Momentos después, nació Franco. «Llegué a la casa para tranquilizarla, calmarla para que el parto sea bueno», dijo la Sargento Macarena Cosentino.

El hecho ocurrió en una vivienda ubicada en el barrio Villa Piazza Centro de la ciudad de Azul. La parturienta intentó comunicarse al 911 pero no recibió respuesta. Ante la premura del caso, por medio de una amiga logró darle aviso a una policía que estaba por entrar en servicio, quien no dudó en brindar su asistencia.

La historia sucedió en la vecina localidad de Azul, específicamente en el barrio Villa Piazza Centro, lugar hasta donde acudió la policía para contener a una joven que es oriunda de San Isidro y desde hace cinco años vive en Azul.

Minutos después de las 4 de la madrugada del pasado lunes 29 de enero Katia Pisasale, que en ese momento se encontraba con su madre, comenzó a sentirse descompuesta -a término en su embarazo- y poco después rompió bolsa. Los minutos pasaban y la situación era cada vez más compleja ya que volvieron a intentarlo, pero no lograban comunicarse con el 911. Tampoco tenían a alguien que pudiese trasladarla al Hospital Materno Infantil «Argentina Diego» de esta ciudad. Desbordadas por la situación, pidieron ayuda a una amiga que les facilitó el contacto de la Sargento Macarena Cosentino, de 30 años.

«Ella no conoce a nadie a acá, me pidió si podía mandar a alguien que había roto bolsa. Lo primero que hice fue pensar en ayudar. Llegué a la casa para tranquilizarla, calmarla para que el parto sea bueno. La llevé hasta el hospital y los médicos la atendieron rápido. Le avisé a mi jefe que iba a llegar más tarde porque estaba por entrar al servicio. Cuando se trata la llegada a un bebe o a un adulto es lo primero que nos marcan, hay que ponerse a disposición», refirió la Sargento Macarena Cosentino, de la policía local.

Cosentino, que se preparaba para entrar en servicio, salió rápidamente en su auto hacia la vivienda de Pisasale para poder asistirla. Cuando llegó se encontró con una situación tensa: la mujer, en pleno trabajo de parto, estaba envuelta en una crisis nerviosa ya que la situación la superaba.

«Pasé un momento crítico, si no hubiese llegado Macarena no sé qué hubiese pasado. Ella vino en su auto, me calmó un montón y me llevó al hospital. Se quedó hasta que nació Franco, nos acompañó en todo momento. Por eso estoy muy agradecida con ella», contó Katia Pisasale.

La policía contuvo a la mujer, la acompañó con los típicos ejercicios de respiración para lograr que se tranquilice, mientras apretaba con firmeza la mano para sostenerla y marcarle que ya había alguien que se haría cargo de solucionar la situación.

Con el ambiente más controlado, las tres mujeres pudieron dirigirse hacia el Hospital Materno Infantil. Una vez en el centro de salud, el equipo de profesionales médicos atendió a Katia y, cerca del mediodía, nació Franco, sin ningún tipo de complicaciones, luego del tenso momento vivido en el entorno familiar.

El momento crítico que vivieron juntas dejó una huella no sólo en la madre del recién nacido, sino también en la policía que, aún hoy, diariamente consulta sobre el estado de salud del pequeño, que se desarrolla con normalidad junto a su madre.

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...