Bioquímico olavarriense fabrica elementos de protección para donar a hospitales e instituciones de salud

El coronavirus cambió la vida de todos drásticamente. Aislamiento obligatorio, nuevas medidas de higiene y protección y un sinfín de modificaciones, pero en los tiempos más difíciles es quizás, cuando más se siente la solidaridad. Basados en el deseo de ayudar, un grupo integrado por un bioquímico del laboratorio LES y miembros del FabLab, pusieron manos a la obra en el diseño y fabricación de elementos de protección para personal que trabaja en áreas de salud.

Desde que se detectó el primer caso de covid 19 en el país, los supermercados, farmacias y comercios se desabastecieron de los productos más usados para combatir el virus: alcohol en gel, lavandina, barbijos, guantes de látex.

De todas maneras, la cuarentena que obliga a gran parte del país a quedarse en su hogar como un método preventivo, excluye a varios sectores y entre ellos, a todos los trabajadores de Salud que trabajan incansablemente para evitar la propagación y el contagio masivo como ocurrió en otros países.

Inspirados en esta ardua labor, comenzaron a diseñar máscaras de protección para que puedan ser utilizadas por el personal de hospitales e instituciones relacionadas a la salud.

El olavarriense Rodolfo Nicodemes, bioquímico del laboratorio LES explicó que “hace tiempo que hago impresión 3D y robótica por hobbie y estoy alineado con un grupo de España que arrancó con algunos proyectos muy ostentosos como hacer respiradores y otros más sencillos como la fabricación de elementos de protección”.

Así, en conjunto con el trabajo de diseñadores industriales del FabLab, comenzaron a trabajar en pos de aportar un grano de arena en una situación de extrema complejidad no solo para el país, sino para el mundo entero.

Nicodemes detalló que se decidieron a la realización de máscaras de protección debido a que es un trabajo acelerado. Con placas de acetato de 0,5 milímetros, diseñan estos elementos que están siendo probados por distintos especialistas médicos y cuentan con el visto bueno de los profesionales.

“Si bien sirven las radiografías, en esta época digital es difícil tener las placas como antes, ya todo se hace en CD’s”, detalló el bioquímico. Por eso, apelan a quienes tengan librerías, para que con ayuda de todos, se puedan fabricar numerosos elementos de protección para ser repartidos en distintos lugares.

“Tenemos llamados de muchas partes solicitando las máscaras de protección”, manifestó y añadió que “al ser un material que soporta la desinfección, no son descartables sino que una vez desinfectado correctamente, se pueden volver a utilizar

Además también realizarán delantales con bolsas de consorcio que serán descartables. “La idea es colaborar con la gente que tiene que salir a trabajar igual”, señaló.

Como forma de abrir el juego solidario a la sociedad, se habilitará una caja que estará en la puerta del laboratorio LES donde la gente que tenga placas de acetato, pueda dejarlas sin necesidad de entrar en contacto con nadie. “Se dejará este viernes y el próximo miércoles en principio y pedimos que sólo salgan si tienen que ir a hacer compras y pueden dejar la ayuda en el camino”, remarcó.

En el laboratorio ya se utilizan las máscaras y otros elementos en los que trabaja Rodolfo Nicodemes, como instrumentos que faciliten la apertura de las canillas únicamente con los codos para no tocar el material con las manos.

“También realizamos pruebas en el San Carlos y hubo muy buena aceptación”, resaltó el hombre que a su vez explicó que todo lo que sea donado permanece 3 días cerrado y luego se abre y tras una minuciosa desinfección, se utiliza.

“Una vez que empecemos con la entrega también la idea es dejar todo 3 días en cajas para que puedan ser utilizadas al 4° día”, indicó en relación al tiempo que tarda el virus en desaparecer de las superficies. (ANB)

Para consultas o donaciones: 2944 587122

Comentarios
Cargando...