Crimen de Fernando: “No sabemos de qué se nos acusa. Somos inocentes”

Máximo Thomsen y Ciro Pertossi en indagatoria.


Máximo Thomsen y Ciro Pertossi, dos de los acusados de golpear y matar a Fernando Báez Sosa, aceptaron hablar por primera vez en la causa que investiga este homicidio pero no para referirse al hecho que se les imputa, sino para cuestionar el inicio de la investigación, en particular la primera indagatoria, cuando decidieron permanecer en silencio.

El primero de ellos, a partir de un pedido formalizado por su abogado defensor, Hugo Tomei, había solicitado “por tranquilidad” la presencia del juez de Garantías que interviene en el caso, David Mancinelli, que se acercó antes del mediodía para presenciar el interrogatorio que lleva adelante la fiscal Verónica Zamboni.

Según se pudo conocer, ambos imputados se negaron nuevamente a declarar, pero aprovecharon las circunstancias para advertir que en su momento no se les notificó ni se les dieron detalles bien precisos del hecho que se les imputaba. Nada dijeron sobre el crimen cometido durante la madrugada del pasado 18 de enero, frente al local bailable Le Brique, en esta ciudad. Tampoco aceptaron preguntas.

“No sabemos de qué se nos acusa. Somos inocentes”, dijeron ambos en la segunda indagatoria.

El traslado

Los ocho rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa, del cual se cumplió este martes un mes, fueron trasladados a la fiscalía de Villa Gesell donde eran indagados por segunda vez con la nueva imputación en la que son considerados “coautores” del homicidio, con el doble agravante de la alevosía y el concurso premeditado de dos o más personas y las lesiones sufridas por los amigos de la víctima.

Los acusados llegaron minutos después de las 8 a la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 de Villa Gesell, en un colectivo del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) que los trasladó desde la Alcaidía de la Unidad Penitenciaria 6 de Dolores, donde están detenidos.

El micro tuvo el inconveniente de atascarse en la arena y por ello no pudo ingresar al garage de la fiscalía, por lo que los agentes penitenciarios tuvieron que bajar a cada uno de los imputados e ingresarlos a la sede fiscal caminando, esposados por la espalda y con la cabeza gacha, para evitar que los fotógrafos y las cámaras de TV pudieran tomarles sus rostros.

Esta es la segunda vez que los ocho acusados tendrán la posibilidad de dar su versión de los hechos y defenderse ante la fiscal de la causa, Verónica Zamboni, aunque ayer, su abogado, Hugo Tomei, no dio precisiones sobre si iban a hablar o si iban optar por negarse a declarar, como lo hicieron en sus primeras indagatorias, al día siguiente del crimen de Fernando.

Comentarios
Cargando...