Crimen de Santa Teresita: El Ministro de Seguridad cuestionó al padre de Tomás Tello


El ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Javier Alonso, diferenció el caso del de Fernando Báez Sosa, ocurrido en enero de 2020, con el de Tomás Tello, ocurrido en Santa Teresita, al asegurar que en este último había amenazas previas y los agresores conocían a la víctima.

Alonso, quien es el reemplazo de Sergio Berni, dijo que tal vez el crimen ocurrido hace pocos días se hubiese evitado si hubiesen la familia del joven asesinado por una puñalada en el corazón “hubiesen asistido a la comisaría” ante las primeras amenazas y aseguró que la víctima había hecho una “fiesta clandestina” en la casa de su abuela, donde ocurrió la primera pelea.

“Ellos se conocían previamente. Entonces, no es la misma situación que pasó con Fernando, donde fue otra dinámica, otra organización, otros responsables”, dijo el funcionario de Axel Kicillof a radio Urbana Play. “Trabajamos estos cuatro años mucho con toda la industria de la noche, no tuvimos nunca más un caso como el de Fernando”, sostuvo.

Alonso aseguró que el padre de Tomás Tello dijo que su hijo recibió amenazas días antes del crimen y que “lo estaban buscando para vengarse”, pero que recién lo declaró después del homicidio.

“Lamentablemente nos lo comunican después del crimen, si hubiesen asistido a la comisaría antes, tal vez hubiésemos podido protegerlo, hubiésemos buscado detener a estas personas antes de que ocurriera”, agregó.

En ese sentido, afirmó que Tomás había hecho una fiesta “clandestina” en la casa de su abuela, sin aviso a las autoridades. “Esto arranca el 23 de diciembre con una pelea de grupo con Tomás, su primo, y tres amigos más, en el marco de una fiesta que estaba organizada en la casa de la abuela de la víctima. Allí se produce un hecho que todavía no está muy claro cómo fue, hay varias versiones sobre eso, el padre nos trajo a la comisaría el DNI de estos muchachos que no se entiende en qué circunstancia quedaron en esa casa. Esto arranca con una fiesta clandestina en la casa de una persona, sin que estuviera un organizador, sin que el Estado supiera de esas fiestas”, comenzó Alonso, describiendo los hechos previos, es decir, una primera pelea.

“Después hay alguien que está buscando venganza, hay una víctima que siente que está amenazada, no recurre a la comisaría para plantear que está siendo amenazada, que es víctima, porque nosotros todo eso lo podríamos haber evitado si nos hubiéramos enterado, acá hubo un conflicto en que no se recurrió a la agencia del Estado para avisar que estaba ese inconveniente”, sostuvo el funcionario provincial.

“Pasaron un montón de cosas esa semana, varios de los acusados tienen antecedentes por robo, hurto, agresiones, amenazas y por lesiones. Tal vez si hubiesen tenido una condena de otro tipo, no hubiera muerto Tomás”, enunció Alonso. En la misma línea, pidió que aquellos que se sientan amenazados hagan la denuncia a la comisaría, con el objetivo de evitar mayores asesinatos. (DIB)

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...