Crimen de Santa Teresita: los menores detenidos quedarían en libertad

No fueron reconocidos por los testigos.


Los dos adolescentes detenidos en el marco de la investigación del crimen de Tomás Tello, el joven de 18 años asesinado por una patota durante los festejos de Año Nuevo en el balneario bonaerense de Santa Teresita, no fueron identificados en rueda de reconocimiento de presos por ninguno de los testigos del hecho.

En el reconocimiento, solicitado por la fiscal Mónica Ferre, del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil de la ciudad de Dolores, participaron cuatro testigos del ataque sufrido por Tello, quienes no identificaron entre los agresores a ninguno de los adolescentes imputados por el homicidio.

El jueves pasado, María Fernanda Hachman, titular del Juzgado de Garantías del Menor 1 de Dolores, había dictado la prisión preventiva por 45 días para ambos, luego de un pedido de Ferre. Sin embargo, al no ser reconocidos podrían quedar en libertad en las próximas horas.

Cabe recordar que el domingo detuvieron a tres nuevos sospechosos por el homicidio ocurrido el 1º de enero en Santa Teresita, por lo que hasta ahora suman 13 implicados.

De acuerdo a la investigación, Tello fue atacado a las 7.10 en la zona de playas de Santa Teresita, en Costanera y calle 38, por Damián “El Kope” Kopelián -sindicado como el autor de la puñalada mortal que recibió Tello- Federico Brandon (22), Roberto de Jesús Ochoa (27) y Carlos Amestoy (29), imputados como coautores. Los acusados actuaron luego de “urdir un plan de antemano con el fin de dar muerte” a la víctima, y contaron para ello “con la colaboración” de otros cuatro hombres.

Para la fiscalía, el ataque se originó por “una disputa previa ocurrida el día 23 de diciembre del 2023” y los acusados “increparon” a Tello en la playa mientras estaba con su novia y un amigo, con expresiones como “párense de mano, vamos a pelear hijos de puta, los vamos a cagar a trompadas, parate de mano” y “mirá cómo te regalás”.

De acuerdo al expediente, al menos uno de los acusados exhibió “un arma blanca” y en ese momento la víctima trató de escapar, pero fue perseguido seis cuadras, hasta que fue acorralada y atacada nuevamente en el porche de ingreso de una vivienda sobre la calle 44 al 100.

“Acorralaron a la víctima en el pasillo de entrada de la vivienda sita en dicho numeral, y se turnaron para atacarlo a golpes de puntapiés, puños, piedras y botellazos, en la cabeza y en el cuerpo, mientras que a su vez impedían simultáneamente que sus amigos pudieran socorrerlo”, describió el fiscal. Seguidamente, el Kope le provocó a Tello “una herida fatal corto punzante a la altura del esternón con un arma blanca”. (DIB)

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...