Estudio eseverri desktop movile

Día Mundial contra el cáncer: Hacé la diferencia


En las vísperas del Día Mundial contra el cáncer, desde Lalcec Olavarría intensifican su trabajo en promoción y prevención contra el cáncer.

QUEREMOS CORRER LA VOZ! Esa es nuestra misión y deseamos que se sumen, sea quien sea (un voluntario/a, un sobreviviente del cáncer, un compañero de trabajo, cuidador, amigo, líder, personal sanitario, profesor o alumno, emprendedor, comunicador, un político…) tiene el poder de actuar para lograr un mundo libre de cáncer.

Más de un tercio de los casos de cáncer se puede prevenir. Otro tercio se puede curar si se detecta en forma temprana y se trata adecuadamente. Hoy en día, sabemos mucho más sobre el cáncer que antes. Cuanto más sabemos, más progreso podemos lograr en la reducción de los factores de riesgo, el aumento de la prevención y la mejora del diagnóstico, la prevención, el tratamiento y el cuidado del cáncer. El acceso igualitario puede salvar vidas.

Al aumentar la alfabetización, así como el entendimiento del cáncer, reducimos el miedo, aumentamos la comprensión, destruimos mitos y conceptos erróneos y cambiamos comportamientos y actitudes.

En este día estimulamos a asumir un compromiso personal: HACÉ LA DIFERENCIA!!! . Cada acción individual tiene el potencial de hacer una diferencia para nosotros mismos, las personas que queremos y el mundo. 

FACTORES DE RIESGOS

El Instituto Nacional del Cáncer expone que el cáncer se produce por una multiplicidad de factores. Existen  ciertos factores de riesgo que pueden aumentar la posibilidad de una persona de padecer cáncer. Los factores de riesgo de cáncer son: Exposición a productos químicos o a otras sustancias tóxicas(distintas formas de asbestos, benceno, arsénico, cadmio, óxido de etileno, sílica, benzopireno, producción de aluminio, fundición de hierro y acero, entre otras); antecedentes familiares (genéticos); alcohol; tabaco; sobrepeso y obesidad; gérmenes infecciosos (HPV,VHB;VHC); luz solar ( radiación UV).

PREVENCIÓN

Algunos tipos de cáncer pueden prevenirse siguiendo hábitos saludables y en otros casos, puede reducirse el riesgo de enfermar.

Las principales pautas que se recomiendan son:

  • Adoptar una alimentación saludable basada tanto en el consumo diario de frutas y verduras (al menos cinco porciones por día) y de legumbres, cereales integrales y frutos secos, como en la reducción del consumo de fiambres, embutidos, manteca , leche entera y de productos de pastelería, snacks y golosinas, entre otros.
  • Realizar actividad física todos los días, al menos 30 minutos.
  • Evitar el consumo excesivo de alcohol (más de dos vasos de vino o 350 cc de cerveza por día).
  • Evitar la exposición al sol entre las 10 y las 16 horas y utilizar protectores solares y ropa que proteja la piel. Estas medidas deben extremarse especialmente en los grupos más vulnerables: niños menores de 3 años y personas de piel blanca, cabello y ojos claros. Es importante seguir estas recomendaciones no solo en verano sino en todo el año.
  • Usar preservativo en todas las relaciones sexuales para reducir el riesgo de infecciones de transmisión sexual como el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), asociado con la probabilidad de desarrollar Linfoma y Sarcoma de Kaposi y el Virus del Papiloma Humano (VPH) asociado con cáncer de cuello de útero. Es importante aclarar que dado que el VPH se transmite por contacto sexual (por ejemplo, manos en contacto con zonas genitales), el uso del preservativo no evita totalmente su transmisión.
  • Evitar el tabaco y mantener los ambientes libres de humo. Las personas que abandonan el tabaco ganan sustancialmente expectativa de vida. Cualquier edad es buena para dejar de fumar y se goza un beneficio mayor al hacerlo a una edad temprana.
Controles de salud para prevenir el cáncer
  • Mujeres de 25 a 64 años: realizarse el examen de PAP o Test de VPH a fin de detectar la presencia de VPH de alto riesgo, virus que si no se trata, con el tiempo puede convertirse en cáncer de cuello de útero.
  • Mujeres de 50 a 69 años: las mujeres que nunca tuvieron enfermedades en las mamas ni tienen antecedentes familiares ni síntomas deben realizarse una mamografía cada 1 o 2 años. Las mujeres con antecedentes familiares de cáncer de mama deberán decidir con su médico cuál es el momento adecuado para comenzar con los controles.
  • Hombres y mujeres de 50 a 75 años: realizar el test de sangre oculta en materia fecal inmunoquímico y/o colonoscopía.
Comentarios
Cargando...