El FDT acusó de “cómplices” a la UCR en el escándalo de Desarrollo Social


Durante el final de las alocuciones Belén Vergel presentó un cambio para que Robbiani asista a la Comisión de Hacienda a dar las explicaciones y no tenga que presentarse a una Sesión del Concejo Deliberante ante los vecinos y vecinas a dar información sobre el posible uso indebido de fondos de programas alimentarios municipales ante todos los ediles.

Los bloques Juntos y UCR votaron favorablemente esta medida lo que cambió radicalmente el espíritu del proyecto original.

Luego de la votación, la concejal del Frente de Todos, Mercedes Landívar, cuestionó: “El bloque UCR que siempre dicen que tiene decisión propia, hoy una vez más ratifica que son lo mismo y son cómplices de lo que está sucediendo. Le cubrieron la espalda al doctor Robbiani”.

Durante la sesión, Landívar anunció que su bloque amplió la denuncia penal tramitada en la fiscalía de Delitos Especiales de Azul a cargo de Diego Calonje.

“Es abominable, más de uno tendrá que dar explicaciones. Estamos frente a la posible comisión de varios delitos penales a la hora de administrar varios programas en una de las áreas más importantes y sensibles como es Desarrollo Social”, cuestionó la edil y reclamó: “Este tiene que ser el límite de todos sin distinguir el espacio político. Con la comida de la gente, no”.

El escándalo y la renuncia de la subsecretaría del área, Silvana Rosales, se conoció en medios de comunicación locales el pasado 22 de marzo. Una semana después, el secretario Diego Robbiani anunció que avanzaría únicamente con una “investigación interna” a pesar de haber confirmado públicamente la presunta existencia de delitos en el manejo de tarjetas alimentarias, vales y pasajes de colectivos.

Teniendo en cuenta la gravedad del caso y las expresiones del funcionario, los ediles del Frente de Todos decidieron presentar una denuncia penal en el Ministerio Público Fiscal.

Finalmente, con tres semanas de demora y tan sólo 48 horas de la sesión especial, el propio Robbiani hizo una presentación ante la Fiscalía de Delitos Especiales de Azul a cargo de Ignacio Calonje.

Por su parte, el concejal Juan Sánchez aseguró: “El señor Robbiani tendría que haber venido a esta sesión, no necesitaba ninguna invitación. Siempre el hilo lo cortan por lo más débil, el secretario dice que no tiene nada que ver pero está hace 8 años en el cargo”.

“Por algo los empleados no se animaron a contar lo que sucedía a Robbiani, es indudable que hay una responsabilidad. Todos sabemos lo que debería haber hecho el intendente Galli”, concluyó

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...