El caso del joven que estuvo dos meses desaparecido pero la justicia sabía dónde vivía

En plena desesperación llegaron a cortar la Ruta 205 y bloquearon la salida del Tren Roca durante 12 horas.

Fuente: Diputados Bonaerenses

La familia de Jonatan Ezequiel Parraguez, oriundo del barrio El Jagüel, localidad de Esteban Echeverría, vivió dos meses de verdadera zozobra por un insólito “descuido” de la Justicia. En plena desesperación llegaron a cortar la Ruta 205 y bloquearon la salida del Tren Roca durante 12 horas.

Después de pasar más de 60 días “desaparecido” finalmente el joven de 29 años fue hallado en un centro de tratamiento de adicciones en González Catán, La Matanza, pero sin embargotoda esa incertidumbre se podría haber evitado con chequear un expediente.

Sucede que, Jonathan había sido detenido por un intento de robo y trasladado a la comisaría 5ª de El Jagüel el 8 de agosto y cinco días después había recuperado su libertad, mientras continuaba la investigación a cargo de la UFI N°2 descentralizada de Esteban Echeverría.

A partir de ese momento, el joven “desapareció”. En rigor, Jonathan decidió internarse, sus propios medios y sin comunicar a nadie, en un centro de tratamiento de adicciones y su familia nunca accedió a documentación alguna de su liberación.

Ante esta situación, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) después de tomar conocimiento de la existencia de un “incidente de excarcelación” corroboró que el 2 de octubre Jonathan se había notificado de su liberación y había dejado su teléfono celular y el domicilio del centro de adicciones notificado.

No entendemos lo que está pasando. Cuando preguntamos por él nos dan muchas vueltas, no nos quieren ayudar de verdad. No descartamos nada a esta altura”, explicó María Laura Machuc, una de las primas del joven días atrás en dialogo con medios de prensa.

Tras la entrevista con la CPM, la familia insistió en que se corrobore el domicilio en González Catán y el resultardo de la visita de un grupo de la DDI a la dirección del hogar comunitario asentado en el acta dio como resultado el encuentro con Jonathan. Es decir, que nunca se lo había buscado.

 “Los funcionarios judiciales y policiales tenían el dato para encontrar al joven pero no hicieron nada: la desidia de los agentes no sólo generó un profundo dolor y angustia en la familia, sino también que permitió que se propagaran un montón de hipótesis sobre su desaparición”, criticaron desde la CPM.

Comentarios
Cargando...