Fernández: “Yo no fui a visitar a De Vido a la cárcel como Pichetto”


El candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, defendió a Cristina Fernández, su compañera de fórmula, de las acusaciones de corrupción en su contra, al tiempo que se diferenció de Miguel Ángel Pichetto, al asegurar que él nunca visitó a Julio De Vido en la cárcel, solo horas después de que Máximo Kirchner se fotografiara con el candidato que lleva al exministro como candidato.

“Cristina no es chorra, no es ladrona. La metieron con fórceps en un sin fin de causas”, dijo Fernández, que una vez más la desligó de cualquier vínculo con la corrupción: “Sé que Cristina no se metería nunca en una cosa así. La conozco. Podemos atribuirle mil cosas, que es antipática, que es soberbia, pero Cristina no es chorra ni ladrona, estoy seguro de lo que digo”, dijo el candidato del Frente de Todos.

El ex jefe de Gabinete afirmó que “los procesamientos de Cristina son todos arbitrarios” y hay en ellos “una aplicación de la responsabilidad objetiva que es incomprensible”. Al respecto, puso de ejemplo que “el procesamiento de (el juez Julián) Ercolini dice que Cristina es responsable de haber mandado los presupuestos donde se aprobaban las obras de Santa Cruz” e interrogó: “¿Qué delito es ese?”.

Fernández aprovechó además para negar que esté impulsando una avanzada en la justicia por este tema, al afirmar que “les voy a exigir a los jueces que actúen libremente. Los procesamientos en la causa por obra pública a Cristina son todos arbitrarios”, luego de quejarse de la tapa de un diario que atribuyó a declaraciones de ministros de la Corte Suprema la intención de rechazar preventivamente un supuesto plan de este sector político.

Por la tarde, en una reunión con intelectuales, enfatizó: “ahí los tienen discutiendo a estos energúmenos si voy a cerrar la justicia, si la voy a hacer dependiente del Ejecutivo, que se yo las estupideces que dicen. Hace 35 años que enseño derecho en la Universidad y piensan que voy a borrar con el codo lo que enseñe en 35 años, pero ahí los tienen. Haciéndonos discutir lo innecesario, no quieren que discutamos que uno de cada dos chicos es pobre”.

El exjefe de Gabinete hizo en ese contexto un deslinde llamativo: “Pichetto fue a visitar a De Vido a la cárcel, yo no fui”, con lo que buscó diferenciarse del senador, un exaliado del kirchnerismo  que ahora se transformó en candidato a vicepresidente del macrismo. Anoche, sin embargo, Máximo Kirchner se había fotografiado con Santiago Cúneo, el candidato a gobernador bonaerense que lleva a De Vido como postulante a diputado nacional.

Cúneo, un excarapintada acusado de tener simpatías fascistas, había sido el candidato en la provincia de Guillermo Moreno, pero ahora adhiere a la lista de Fernández-Fernández. Alberto Fernández, por su parte, siempre tuvo una relación tirante con De Vido. (DIB)

Comentarios
Cargando...