“El sistema de comercialización de libros en Argentina es por consignación”


Victoria Brauton – Agencia Comunica

“¿Por qué y para qué cambiar algo que funciona bien y sobre lo que nadie se queja?” Estas son algunas de las preguntas que se realiza Marcela Luza, directora de la editorial El Ateneo. Respecto a la reforma que propone el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) presentado por el gobierno de Javier Milei, más conocida como Ley Ómnibus. El decreto pretende eliminar el precio único de los libros, medida que “beneficiaría a los supermercados, Mercado Libre y algún jugador que quiera entrar al mercado y esté queriendo posicionarse” Menciona la directora de la editorial.


Actualmente, el oficialismo quiere derogar la Ley de Precio Único, que establece a las editoriales como las encargadas de determinar el precio que luego será expuesto al público. Pero no se entiende bien el motivo del ¿por qué?, ya que “no había problemas con esto, nadie se quejaba de este tema” Cuestiona Luza

Particularmente, la editorial El Ateneo lleva una amplia trayectoria siendo una de las más prestigiosas de nuestro país desde 1912. Las editoriales se encargan del sistema de comercialización de libros en Argentina a través del modelo de consignación. “Las editoriales llevamos los libros a las librerías, quedan ahí, es nuestra mercadería que está en la librería y una vez por mes o cada dos meses, depende del acuerdo que haya con la librería, el librero le dice a la editorial cuántos ejemplares vendió y al mes siguiente le paga”. Así funciona el sistema en nuestro país, destaca la referente de El Ateneo aclarando que “no es real que si nos compran cantidad les hacemos un precio preferencial”.

Desafíos y ausencia de políticas en la promoción de la lectura

En nuestro país, la venta de libros ha disminuido significativamente en los últimos años, a pesar de que Argentina tiene uno de los mayores porcentajes de lectores en Latinoamérica. Marcela Luza resalta que “falta una campaña de promoción de lectura y se hace notable la ausencia de un interés sostenido por parte de los gobiernos, tanto actuales como los anteriores. Es sumamente importante la necesidad de una política continua y coherente que promueva la lectura tanto en niños como adultos”. Es decir que involucre a todos los actores de la sociedad, e incluyendo la importancia de acercarse a la bibliotecas.

Constantemente, la industria editorial enfrenta desafíos debido a la falta de intervención gubernamental en el precio del papel, que es controlado por un monopolio. Aunque se solicitó la intervención del gobierno anterior para proteger la industria, el aumento continuo en el precio dificulta establecer el costo real de un libro afectando la estabilidad del sector editorial. “Si realmente al gobierno le hubiera interesado promocionar la lectura y proteger la industria editorial habría intervenido en el precio del libro y no nos hubiera dejado a merced de esas variables” aclara la referente de este sector.

Las editoriales cuentan con libros clásicos que deben reimprimir debido a la alta demanda del mercado. Esto crea un sistema de elección en donde la editorial tiene que priorizar estos pedidos, impidiendo el desarrollo de nuevos autores o a la generación de nuevos lectores.

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...