En camino


Vamos  de  camino,  transitando  la  Cuaresma  .Intentando interpretar el tiempo presente. Los cristianos solemos estar ocupados en muchas cosas, incluso en las buenas, pero ¿qué pasa en tu interior? ¿Quién te lleva a ellas? ¿Cuál es tu inclinación espiritual a hacerlas? ¿Quién te lleva a hacerlas?… Esas “pequeñas  maneras”  de  reaccionar impulsivamente que  nos provoca  un  malestar… Es importante saber lo que pasa dentro de nosotros…Nos  dice el  papa  Francisco: “Antes de terminar el día, tómate dos o tres minutos: ¿qué ha pasado hoy de importante en mi interior? Ah, sí, tuve un poco de odio allí y hablé allí; hice esa obra de caridad ¿Quién te ayudó a hacer estas cosas, tanto las malas como las buenas? Y hacernos estas preguntas para saber qué pasa dentro de nosotros “.

            Estamos  en  camino cuaresmal; tiempo  de  ejercitarnos en  las “pequeñas  maneras”  de  hacer  el  bien;  tender  una  mano, expresar  un ¡gracias!, un ¡por  favor!  que  nos  permite  obrar  el  bien  y  contrarrestar el  mal que,  muchas  veces  se  os  adhiere   en lo  cotidiano  por  el  afán  que  nos  mueve a  hacer  cosas,  a  ocuparnos  de  lo  nuestro y con  esto vamos  restando  importancia  a  quien  tenemos  al  lado .

            En  este  acompañar  a  Jesús  en sus cuarenta  días de oración  y  entrega  anticipada ,nosotros experimentamos que la vida nos pone a menudo en situaciones que no comprendemos y que parecen no tener solución.   Ante  esta  realidad  nos  anima  el  papa  Francisco: “Orar en esos momentos significa dejar que el Señor nos muestre lo que hay que hacer. De hecho, muy a menudo es la oración la que nos da la intuición de la salida… El Señor nunca permite que surja un problema sin darnos también la ayuda necesaria para afrontarlo. No nos arroja solos al fuego. No nos arroja entre las fieras. No. Cuando el Señor nos muestra un problema, o nos revela un problema, siempre nos da la intuición, la ayuda, su presencia, para salir de él, para resolverlo”. (…) “En la vida estamos siempre en camino. ¡Elijamos el camino de Dios! Descubriremos que no hay imprevistos, no hay cuestas, no hay noches que no podamos afrontar con Jesús”.  (Papa Francisco).

(*)  Angélica  Diez, Misionera  de la  Inmaculada  Padre  Kolbe, Olavarría.

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...