En el Departamento Judicial Azul se iniciaron 36 causas por grooming o pornografía infantil

Son datos del año 2018 elaborados por la Procuración General de la Corte. El Fiscal Lucas Moyano es el responsable de llevar adelante este tipo de investigaciones.


En las últimas horas la Procuración General de la Corte, que encabeza el doctor Julio Conte Grand, hizo público un informe sobre el inicio de causas por grooming o pornografía infantil en el Departamento Judicial de Azul y el resto de la provincia de Buenos Aires.

Este tipo de causas, en el Departamento Judicial de Azul, son investigadas por el Fiscal Lucas Moyano.

Indica el informe que la provincia de Buenos Aires cuenta con 32 fiscales referentes y funcionarios especializados en las temáticas de pornografía infantil por internet y grooming, distribuidos en los 19 departamentos judiciales.

De acuerdo con el Informe las cifras de las causas iniciadas por grooming o pornografía infantil durante 2018 son: Azul (36), Bahía Blanca (63), Dolores (17), Junín (37), Mar del Plata (48), Mercedes (29), Morón (31), Necochea (6), Pergamino (7), Quilmes (71), San Isidro (92), San Martín (101), San Nicolás (28), Trenque Lauquen (14), Zárate – Campana (54) y Moreno – General Rodríguez (47).

Generalmente, la modalidad utilizada por estos sujetos es a través de un perfil falso en el que simulan ser un menor y establecen un lazo de confianza con la víctima a través del cual obtienen más información y procuran convertirse en sus confidentes.

Asimismo, el sexo aparece en las conversaciones y los acosadores sacan provecho del lazo establecido y la información adquirida con el objeto de concretar un vínculo sexual online o incluso un abuso sexual físico, manipulando y chantajeando a las víctimas.

La mayoría de las IPP son iniciadas a partir de denuncias del Centro Nacional para Menores Desaparecidos y Explotados (NCMEC), una organización con base en Estados Unidos que en 1998 creó la línea de emergencia CyberTipline con el objetivo de ayudar a prevenir y disminuir la explotación sexual infantil a través del uso de la tecnología (hardware, software, y asistencia de programación).

Cabe señalar que tanto la pornografía infantil como el grooming son delitos que se caracterizan por la condición de menor de edad que debe reunir la víctima y la connotación sexual que da contexto al accionar delictivo.

Comentarios
Cargando...