En el Maxi se vivió una fiesta con Don Osvaldo, afuera los de siempre

Fotos al 100 y videos.

La banda Don Osvaldo, que lidera Patricio Fontanet, volvió a Olavarría, después de muchos años de ausencia tras su recital brindado en el Club Racing en 2015, hace exactamente 9 años. El concierto que se desarrolló en el Maxigimnasio del Club Estudiantes, se vio colmado en sus instalaciones por espectadores que llegaron desde diferentes puntos del país, en micros especialmente contratados para trasladarlos a la ciudad de Olavarría y decretar un Sold Out que hace mucho tiempo no se daba.

Video del concierto

En un operativo de organización de Morella Producciones previo impecable, el público ingresó al Club y se ubicó en las gradas y el campo mientras que la banda subió al escenario puntualmente pasadas las 20.30 horas y detonó a los espectadores con una secuencia de canciones (mira el video) que recorrieron el repertorio de Don Osvaldo y canciones de Callejeros.

Temas como: “Rocanroles sin destino”, “Cristal”, “Sonando”, “Morir”, “O no”, “La llave”, “Dos secas”, “Puede”, “Rompiendo espejos”, “El nudo”, “9 de julio”, “Tanto de todo” y “Suerte”, entre otros, hicieron bailar y cantar a miles de jóvenes que recibieron a la banda en la ciudad. Una verdadera fiesta en una puesta en escena impecable con buena técnica y buen sonido, para más de dos horas de recital.

Afuera, los de siempre, un grupo de personas de nuestra ciudad, identificados con una hinchada de fútbol, que pretendían ingresar por la fuerza y sin entradas se enfrentaron con la policía que reprimió con postas de goma. Trabajaron policías del CPO e Infantería, aunque según se supo solo hubo una persona demorada.

Pretender ingresar y sin entradas cuando el cupo de capacidad de personas permitidas está completo, es inadmisible y menos en un concierto donde se presenta el emblema de Callejeros, un grupo que con la tragedia de Cromañón ocurrida el 30 de diciembre de 2004, a pocos segundos de comenzado su show un incendio en un boliche ubicado en el barrio de Once, en la ciudad de Buenos Aires, dejó el saldo de 194 muertos y más de tres mil sobrevivientes.

Desde ese día, se cerró la noche porteña al comprobarse que la mayoría de los boliches, no solo de CABA, sino de todo el país funcionaban con irregularidades en las habilitaciones. En ese sentido las habilitaciones desde hace 20 años a la fecha fueron más exigentes y rigurosas con la organización de eventos masivos.

Un episodio que para nada mancha la realización de un recital que fue impecable desde lo organizativo y artistico, abrazando a miles de pibes que llegaron a Olavarría para un concierto inolvidable.

Fotos al 100

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...