Caso Riva de Neira: Dos testigos aseguraron que Lucas Keesler los “amenazó” estando preso

En Línea Noticias fue el único medio presente en la segunda audiencia del Juicio por Jurados por el femicidio de María Luján Riva de Neira. Declararon ocho testigos, propuestos por la Fiscal Laura Margaretic.


En la mañana de este miércoles feriado, en una decisión con pocos precedentes, la doctora María Alejandra Raverta, juez del Tribunal Oral y Criminal N° 2 de Azul encabezó la segunda audiencia del Juicio por Jurados donde se ventilan los hechos que sucedieron el 10 de mayo de 2018 en Olavarría y terminaron con la vida de María Luján Riva de Neira.

En Línea Noticias estuvo presente en la sala de audiencias y presenció la segunda jornada de debate. Allí el cronista de este medio tuvo que acatar severas medidas de seguridad dispuestas por el Tribunal.

Doce civiles, seis hombres y seis mujeres, son los encargados de decidir si Lucas Keesler será declarado “culpable” o “no culpable” en una decisión que podría conocerse hacia finales de esta semana. A Keesler se lo juzga “Homicidio Criminis Causa”, una delito que, de existir unanimidad entre los jurados, establece penas de prisión perpetua.

Luego de las audiencias del martes, donde declararon una media docena de testigos, este miércoles declararon ocho personas propuestas por el Ministerio Público Fiscal que en el juicio está representado por la doctora Laura Margaretic.

El inicio de la segunda audiencia estuvo marcado por la declaración de cuatro testigos que desfilaron ante el Jurado Popular. Este Jurado Popular está conformado por personas mayoritariamente jóvenes a quienes se los pudo ver muy involucrados en el caso y por momentos, incluso, revisando documentación aportada por el Tribunal.

Primero declaró una médica de la empresa de emergencias SEM que el 10 de mayo de 2018 atendió a María Lujan en la vivienda de Roque Sáez Peña donde fue atacada. La profesional explicó que María Luján estaba “consciente” e incluso la víctima llegó a decirle que había sido atacada por “un ajuste de cuentas”.

Esto se condice con la instrucción y la elevación a juicio de la causa que realizó la doctora María Viviana Beytía, dado que siempre se consideró que Keesler habría atacado a María Lujan en medio de un forcejo luego de que el agresor intentara quedarse con un celular perteneciente a la víctima. Es allí donde le asesta una puñalada en el pecho.

Este punto quedó este miércoles ratificado mediante el testimonio del Jefe del Servicio de Enfermería del Hospital Municipal que fue quien contó al Jurado que María Luján “llegó consciente, pero muy mal”. Habló de una situación de shock aunque de todas maneras la víctima reiteró que el ataque era producto de un ajuste de cuentas y que Keesler le había robado el celular y había huido del departamento, en el que ella estaba con Diego Rojas el hombre que declaró en la primera audiencia realizada el martes. Cuando María Luján, aquella mañana del 10 de mayo de 2018, llegó al Hospital también fue recibida por su madre María de los Ángeles Ganim quien se desempeñaba en el servicio de enfermería y murió el último 20 de mayo sin saber si habría justicia por su hija.

Todos los testimonios fueron seguidos por Lucas Keesler quien tiene la defensa técnica del doctor Germán Seen, abogado de la ciudad de Azul.

Los testimonios se sucedieron y alrededor de las 10 de la mañana habló quien fue el testigo del allanamiento realizado en la vivienda de Keesler luego del homicidio. Contó que allí se encontraron diversas pertenencias, entre ellas, remeras “con manchas de sangre”. En ese allanamiento fue la madre de Keesler, según el testimonio, quien entregó “un teléfono celular”.

Antes de las 11 de la mañana, cuando se pasó a un cuarto intermedio, declaró un hombre privado de la libertad que contó un episodio del que fueron parte Keesler, Diego Rojas y la propia María Lujan el 10 de mayo alrededor de las 6 de la mañana.

Este testigo al igual que otro que declaró luego, que también estuvo detenido, sostuvieron ante el Jurado que Keesler los había amenazado “en el interior de la Unidad N° 2” dado que el encartado les recriminaba “que lo habían mandado en cana”.

El primero de los testigos es un hombre que en los próximos días saldrá en libertad condicional luego de haber estado detenido cuando se lo encontró con droga en su poder. El segundo de los testigos, con quien Keesler, llegó a pelearse dentro de la unidad penal se encuentra detenido y monitoreado con una pulsera del SPB.

En la Sala de Audiencias, en las barra, se destacaba la presencia de unas seis personas.

El último de los testimonios de la jornada fue el de un médico del Hospital Municipal que declaró mediante videconferencia y contó las atenciones que recibió María Luján luego de haber ingresado al Hospital. Se trata del doctor Rautto que debió brindar algunas precisiones sobre la historia clínica de la víctima.

Antes había declarado otro hombre que mantenía vínculos tanto con Keesler como Riva de Neira, aunque su declaración pasó totalmente inadvertida toda vez que fue poco lo que tuvo para aportar.

Este jueves, de no mediar sorpresas, el juicio debería continuar con los testigos que aportará la defensa técnica del encartado. Se trata de personas que darán su versión de los hechos a instancias del abogado azuleño Germán Seen.

Oportunamente la doctora Laura Margaretic, fiscal de juicio, no descartó que este mismo jueves se desarrollen los alegatos finales de las partes. Allí se escucharán los pedidos de condena que realizarán la Fiscal, la doctora Elda Donatelli, en carácter de particular damnificado y obviamente el defensor de Keesler.

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...