Entrevistas / Marcos Lavandera: “Soy provocador. Y si el conflicto enriquece, lo disfruto”

Lavandera

Con Lavandera no hay medias tintas. Cualquier intento de nota tibia, terminará desembocando en una charla apasionada. No le esquiva el bulto, ni siquiera a los temas más ríspidos. Político, temperamental y, como él mismo se define, provocador.


Entrevista realizada y editada por el equipo de Prensa de la Facultad de Ingeniería

A Marcos Lavandera en la FIO, ¿se lo quiere o se lo odia sin más opciones?

Como toda persona. El tema es… quienes me quieren, y quiénes me odian. Pero esto no es una pregunta, es una opinión…

Probablemente. La FIO está llena de personajes que no disparan las sensaciones que dispara tu presencia…

Puede ser. Y no es una situación que me incomode. Cuando uno transita la vida sin pasar desapercibido, genera estas cosas. Hay gente que no pasa desapercibida y consigue despertar muchísimos amores y pocos odios. Pero a mí me toca estar en un lugar donde intentamos, desde hace varios años, hacer cosas diferentes, establecer algunos hitos institucionales. Y eso genera atracción en algunos, y en otros resulta refractario. Soy consciente de eso. No es que me resulte indiferente, pero entiendo que es así. Que cuando vas transitando la vida haciendo cosas, algunos te van a apoyar, otros van a ser indiferentes, y otros van a tratar de que no lo hagas.

¿Disfrutás del conflicto?

Muchas veces sí. Si el conflicto es positivo, si significa un cambio importante, si significa salir del status quo, si implica salirse de la comodidad y de la pasividad con que se transitan algunas historias, la respuesta es sí, me gusta el conflicto.

¿Sos un provocador?

Sí.

Cuando estás en situación de conflicto, ¿cuán cerca quedás del maltrato?

Depende del trato que recibo. La diferencia es que yo soy una persona mucho más expuesta, que ocupa lugares de dirigencia. Entonces, lo que haga para bien, se nota más. Y lo que haga para mal, se nota muchísimo más. Si en ese caso la otra persona no está en igualdad de condiciones, todo lo que haga de malo esa persona se va a notar menos.

Entonces ¿estás diciendo que vos también sos víctima de maltrato, pero menos visible?

No me considero una víctima. Creo que también habría que discutir qué es maltrato en el contexto de una discusión apasionada. Yo soy una persona sanguínea, temperamental, y es cierto que a veces hasta soy impulsivo. En un debate, que por ahí se pierde un poquito el cauce, mi presencia se nota. Me dolería que la otra persona se considere una víctima mía, porque no lo hago con la intención de poner al otro en términos de víctima. Yo puedo hablar fuerte, pero no insulto. Sí voy a usar palabras fuertes, porque creo que es parte de la discusión. Y otra cosa que creo es que hemos perdido la capacidad de debatir fuertemente. Y cuando uno está en lugares donde trata de hacer cambios, algo diferente, estas cosas pasan. Yo he estado en muchísimos espacios de militancia, de construcción, y me ha ido bien y me ha ido mal. Y el debate es algo enriquecedor, sano, y si es temperamental demuestra compromiso, ¡pasión! Lamento si alguien toma eso de mí como maltrato. Y sé que en algunas ocasiones se ha tomado así. Y también sé que en otras situaciones se ha mezclado lo laboral y lo personal y se ha tomado así. Pero yo no salgo por los pasillos a decir qué me hicieron a mí para que yo reacciones de esta manera. Yo esa me la como. Que cada uno se haga cargo del rol que le toca o juega en el conflicto.

¿El CDEI está armado para Marcos Lavandera?

El CDEI está armado para la Facultad de Ingeniería. Es una decisión política e institucional de esta gestión, y me toca conducirlo. Creo que en la Facultad no hay nada armado para las personas. El CDEI es la consecuencia de un montón de años de trabajo institucional, en torno a la temática emprendedora. Es cierto que yo me puse esa temática en el lomo, hace pila de años. Me preparé para eso, estudio, me vinculo, ando muchísimo. He laburado detrás de un posicionamiento en la Provincia y en la Nación. He sido criticado porque en algún momento he trabajado casi exclusivamente para esto. Pero pienso que es un tema que la Universidad debe seguir tomando, profundizando, mejorando; y ojalá haya más gente que nos acompañe en este proceso. Mirá, en un viaje de regreso de un plenario del CONFEDI en Entre Ríos, Marcelo Spina me dijo “¿por qué no pensamos en hacer foco en el tema emprendedor?”. Me pidió que mi esfuerzo pasara por ahí, así lo interpreté, y así empecé a laburar. Cuando uno se prepara, y labura, y consigue cosas, le toca dirigirlo. Pero podría haber otro dirigiéndolo.

¿Trabajarías en una gestión de la FIO que no fuese reformista?

No. Tengo una disyuntiva, y es que cuando uno deja los espacios de un lugar de convicción, sabe que se los cede a otras personas que pueden hacer exactamente lo contrario a lo que uno piensa. Y uno pierde la posibilidad de seguir haciendo reformismo aun en una conducción no reformista. Pero con todo eso, creo que no, no trabajaría. De hecho, he tenido propuestas no progresistas, y me he negado.

¿Te irías del CDEI para ocupar otro puesto en la gestión de la FIO?

Hoy no. ¡Hoy! Porque el CDEI todavía necesita más gente laburando, y que se siga preparando para consolidar este espacio. Me parece que al irme, si bien nadie es imprescindible, se originaría un freno en la dinámica, porque habría que poner una persona que se prepare, que tenga ganas, que no tenga problemas en agarrar el auto y salir para acá y para allá. Si está esa persona, sí, me voy a otro lugar donde sea más útil. Y si me tengo que ir porque se considera que ya no tengo nada más para dar, obviamente es algo que uno tiene que asumir, y me iré. Ya me ha pasado.

¿Por qué cuesta tanto encontrarte?

¿Por qué cuesta tanto buscarme? Hay muchos que opinan que no me encuentran, y yo paso semanas enteras acá, y esos mismos jamás hacen sonar el teléfono. Es una visión de algunos. Es cierto que ando, si en este momento me llaman y me dicen que hay que estar en un lugar a 300 km y me parece importante estar, agarro el auto y me voy. Creo que para el lugar que estoy, y para lo que estamos tratando de hacer culturalmente en la Facultad, las oportunidades están afuera. Es un lugar de vinculación con otros. El ecosistema emprendedor no es la Facultad; las relaciones para encontrar proyectos, programas y recursos, no están solo en Olavarría. Entonces hemos conseguido pila de cosas que muchas veces son difíciles de mostrar, están en la relación con otros funcionarios que hemos construido durante años. Ahora, si yo me quedo sentado acá para que me encuentren, todas esas cosas se nos pasan por el costado. Estamos consiguiendo muchos recursos, estamos teniendo un protagonismo muy importante en esos ámbitos, pero no porque me vengan a invitar. Esto arrancó en 2008, con Diana Paravie, Silvia Urrutia y Leo Maiola, en Mar del Plata. Yo lo seguí. Silvia y Diana están acompañando también ahora. Pero son 8 años de andar en la calle. Fijate que hoy, el ciclo de Formación para Emprender de la Provincia, tiene tres lugares para realizarse. Y uno es acá. La endogamia te liquida, y estoy convencido de lo que hago… aunque algunos me puteen.

¿Dónde te ves dentro de cuatro años?

Me imagino aportando en algún otro lugar de gobierno, con un CDEI consolidado que tenga cinco personas trabajando acá y diez emprendimientos en la incubadora, con muchos más docentes involucrados y muchos más estudiantes emprendiendo. Porque esto se cambia con los estudiantes. Pero ya no me estaría viendo acá; no porque no me guste, este lugar me apasiona. Pero es reconocer que hay ciclos, donde uno puede aportar desde otro lugar. Ojalá en cuatro años haya gente que esté pugnando por ocupar este lugar. Ojalá me sienta amenazado, me encantaría.

Comentarios
Cargando...