“Es preocupante que no se haya hecho nada en cuatro años por la defensa hidráulica de la ciudad”

Lo dijo José Eseverri, precandidato a intendente municipal.

A tres semanas de las elecciones PASO, José Eseverri diálogo con En Línea Noticias donde dejó sentadas las bases de lo que es su propuesta electoral para los vecinos de Olavarría.

El ex Jefe Comunal desarrolló sus propuestas en materia de infraestructura urbana, sistema de salud, situación social, desarrollo económico y planteó como trabajará en el Municipio de Olavarría en caso de ser electo el próximo mes de octubre.

¿Para qué quiere José Eseverri volver a ser Intendente de Olavarría?

La Municipalidad necesita ordenar mucho su propia gestión interna, hoy te encontras con distintas situaciones que van de habilitaciones comerciales a otros ámbitos que necesitan cabezas responsables y proyectos para tomar decisiones. Un manejo austero del presupuesto para generar espacios de inversión.

Olavarría tuvo históricamente entre el 20 y 30% de inversión sobre presupuesto municipal. Hoy Galli va cerrarlo entre el 10 y el 12%, lo que significa que ha caído la capacidad de inversión del Municipio y esto hay que recuperarlo si o si para que Olavarría siga transformándose. No podemos renunciar a pensar el futuro, Olavarría necesita obras de infraestructura y sueños comunes.

Tenemos que pensar como empezamos a trabajar en el mundo del trabajo que viene y estamos muy lejos de que eso se esté aplicando en Olavarría. Yo asumo con un equipo renovado, yo sé que hay que gobernar para adelante y no mirar para atrás. Esa es una experiencia valiosa de todos los que pasamos por el Estado.

Creo que  volvería a la Municipalidad sosteniendo dos cosas que son fundamentales: primero la construcción de un dialogo permanente con el vecino y segundo seleccionado funcionarios que puedan mirar a los ojos al vecino y ponerse en el lugar del vecino, del comerciante, del vecino vulnerable. Tenemos que entender que la sensibilidad social a la hora de gobernar va a ser muy importante.

Tenemos que entender al productor agropecuario, hay que entender al industrial y hay que entenderla con gente capacitada y que no venga a improvisar. Olavarría debe pensarse de otra manera entendiendo la crisis que vivimos y soñando una ciudad mejor.

¿De qué se trata y cómo se va a instrumentar la municipalización del Hospital Provincial de Oncología que anunció en el lanzamiento de su candidatura?

Primero este no tiene que ser el proyecto de una persona o de un intendente, sino el proyecto de una ciudad. La municipalización tiene dos grandes áreas de trabajo: una es la atención y el diagnóstico del paciente, la construcción de una política preventiva del cáncer y la segunda es la posibilidad real de investigación en conjunto con la Facultad de Ciencias de la Salud. Para despejar temores, para conocer qué pasa con el cáncer en Olavarría, cuáles son los principales padecimientos y cuáles son las líneas de trabajo en materia de prevención.

Estoy convencido que la Municipalidad está en condiciones de gestionar de mejor manera una política vinculada a la Oncología en nuestra ciudad.

¿Cuál es la propuesta para el Hospital Municipal y los Centros de Atención Primaria de la salud?

Hay reconstruir y transformar a Olavarría en una plaza médica que sea orgullo de la ciudad y la región. Tenemos que reconstruir un sistema de atención primaria de salud y ponerlo en valor, modernizarlo y lograr que la familia que concurre a un Centro de Salud encuentre respuesta y de esa manera descomprimir la atención en el Hospital que se ve reflejado en la guardia y en la farmacia del Hospital: Olavarría además debe garantizar la llegada del medicamento al vecino.

Tenemos un serio problema que lo encontramos en cualquier conversación en cualquier barrio de la ciudad, con adultos o con niños que tienen problemas en el acceso al medicamento. Estamos trabajando una propuesta superadora del sistema actual, que no la vamos a anunciar ahora, pero la estamos construyendo con actores privados del sistema.

Además tenemos que descomprimir algunas cosas que pasan en el Hospital y para eso creemos que hay que construir una red público-privada de atención al vecino. No creemos que la salud debe ser pública solamente sino que tiene que haber una política pública de salud que amalgame los esfuerzos y las inversiones público-privadas que hay en nuestra ciudad y poner a tono a Olavarría con lo que ha sido una historia de garantizar al vecino el acceso a la mejor salud para todos.

¿Qué serán los Centro Comunales que promueve el espacio?-

Nosotros queremos reconvertir los Servicios Territoriales en Centros Comunales. Es un concepto superador de la actual situación que hoy tenemos en los Servicios Territoriales. En esos Centros Comunales, la idea nuestra, queremos que el vecino encuentre un espacio de participación: que el vecino opine sobre inversión en el barrio, sobre la situación social del barrio, sobre la seguridad en el barrio y que vayamos construyendo una política para cada barrio en conjunto con los vecinos.

Creo que ha llegado una etapa de la democracia, de la evolución de la participación popular, de la participación del vecino que tiene tomarse decisiones en conjunto, que legitimen esto. Es un concepto más importante del Gobierno Abierto, que no es solo una APP, sino que es concepto profundo de participación y corresponsabilidad en la toma de decisiones con el vecino. No alcanza con que vos ganes una elección y seas Intendente sino que se necesita este dialogo el vecino que construya legitimidad en la utilización de los recursos del Estado, que son muchos, pero a veces insuficientes para las aspiraciones del vecino.

El vecino tiene que conocer la parte más ingrata: que los recursos no alcanzan para hacer todo lo que el vecino quiere.

¿Cuáles son las necesidades que existen en los barrios?

Necesitamos Jardines Maternales en las localidades, necesitamos más Jardines Maternales en la ciudad porque necesariamente el crecimiento poblacional de la ciudad, el desarrollo poblacional de la ciudad hacia el lado de Loma Negra y detrás de la ruta requiere claramente otro tipo de intervención del Estado. Los barrios Isaura, Matadero, Belén, Eucaliptos y la zona más cercana al Regimiento necesitan una intervención estatal donde modernicemos la presencia del estado y tengamos una nueva sala, un nuevo jardín, un maternal, tengamos espacio para el deporte de los chicos, tengamos la presencia del estado con políticas culturales que integren, hagan participe de un proyecto de cultural que hoy no existe.

En materia de infraestructura urbana es preocupante que no se haya hecho nada en los últimos cuatro años en lo que hace a la defensa hidráulica de la ciudad. Estos cuatro años que no hubo lluvia no hubo problemas. El problema es si tenes un año lluvioso y nos puede complicar la vida. Ese es un desafío importante en materia de infraestructura. Después hay que acompañar el crecimiento de la ciudad con servicios, hay que ampliar la zona urbana para generar más lotes y hay que hacer alianzas estratégicas para generar lotes con servicios. Hay herramientas claras para poder trabajar en ese sentido.

¿Por qué decidió proponer que se destine el 50% del Impuesto a la Piedra a las localidades del Partido?

Yo escuché mucho tiempo al vecino que me encontraba en la calle y me decía tenes que volver a ser Intendente. Yo fui escuchando y tome la decisión de volver a ser candidato a Intendente basada en tres cuestiones: primero en la apertura y ampliación política a otros sectores, en la renovación y en la construcción de propuestas serias.

Que nos pasó en el contacto con el vecino en este tiempo, nos encontramos en que las localidades habían tenido la posibilidad de elegir a sus Delegados pero hablando con los actores de las localidades te encontrás con que a ese Delegado no le dieron un solo peso para hacer nada en esa localidad, con lo cual es hacer como que haces algo y no terminas haciendo nada.

Se acumuló un atraso muy grande de inversión pública en las localidades, creemos que el 50% del Impuesto a la Piedra destinado en las localidades nos va a permitir hacer dos cosas fundamentales: sostener el gasto permanente de cada localidad pero a su vez garantizar un presupuesto de inversión importante que también queremos que se discuta con el vecino.

Hoy vas a Sierras Bayas hay una clara necesidad de inversión en pavimento, pasa lo mismo en Sierra Chica, las calles de Hinojo hay sectores que necesitan una recuperación urgente que nosotros habíamos empezado y en estos cuatro años no se agregó una sola cuadra y en Loma Negra hay un deterioro muy importante de los pavimentos.

Ahora también tenemos que discutir otras cosas. En Sierras Bayas, y también en Loma Negra, se necesita un Hospital que atienda la demanda potencial que tenemos de siniestralidad vial que va generar la puesta en marcha de L´Amali. L´Amali va a ser un impacto productivo para Olavarría sumamente importante y de transporte sobre la Ruta 51 absolutamente decisivo y modificatorio de la realidad y el paisaje actual de esa ruta.

Si el país arranca, ojalá que así sea, vamos a tener la posibilidad y la chance de que las canteras nuestras trabajen como han trabajado en algún momento y si eso pasa tenemos mil y pico de camiones circulando los caminos de la minería básicamente en la zona de Sierras Bayas con lo cual eso va generar un alto índice de potencial de siniestralidad. Tenes que prepara la salud pública de esas localidades de otra manera y con otra visión.  

En las localidades además tenes que hacer obras vinculadas a los Jardines Maternales. En Sierras Bayas hay una demanda, hoy no atendida, de la discapacidad. Hay personas con discapacidad que han pasado la etapa de concurrir a los Centros Educativos tradicionales y hay que crear instituciones vinculadas a la discapacidad en Sierras Bayas como hay en Loma Negra.

Es decir, hay un menú de inversiones que hay que ir atendiendo, que hay que poner prioridades y que hay que ir trabajando con los vecinos de esas localidades para ver que vamos a ir haciendo. Son 1100 millones de pesos, en cuatro años, de pesos volcados a las localidades que va a significar seguramente un aporte importante para la inversión. Esos 1100 millones de pesos que van a ir a las localidades representan toda la obra pública que Galli dice haber hecho en todo el Partido de Olavarría.

¿Qué rol cree que debe tener el Municipio en materia de Desarrollo Económico y generación de puestos de trabajo?

Cualquier Gobierno tiene que tener una agenda del presente y no puede descuidar el futuro. Si vos te concentras en el presente o en el ayer, en la tapa del diario o leer los reclamos que te llegan por Facebook vas a tener un problema. Si no tenes alguien que esté pensando el futuro, te vas a pasar mirando el presente y no vas a enriquecer y darle un futuro a la ciudad.

Esto yo lo tengo claro y creo que es uno de los problemas actuales de la ciudad y tal vez uno de los más graves de la ciudad. ¿Por qué? Porque no estamos pensando, soñando, construyendo un futuro común. Olavarría necesita repensar, como ha pasado generacionalmente, históricamente alguna generación de olavarrienses ha pensado una estrategia de la ciudad.

Soñaron, a principio de siglo, y construyeron un medio de comunicación, un sistema financiero para la ciudad, construyeron la Cooperativa Eléctrica, había una dirigencia capaz de pensar el futuro construyéndolo desde ese momento.

En otro momento apareció en la historia de la ciudad en donde hubo gente visionaria que pensó el Enlace de la Ruta 3, en la Ruta 60, pensó en la Facultad para Olavarría, el desarrollo universitario que te diferencia de otras ciudades y que es clave para el desarrollo económico e intelectual de una ciudad.

Hoy me parece que tenemos que entrar a pensar en cómo Olavarría se transforme en una ciudad que se desarrolle económicamente a partir del conocimiento. Para esto necesitas herramientas de gestión institucional y gente capacitada para hacerlo y una decisión empresarial de empezar a mirar como negocio esas otras cuestiones que aparecen en el mundo, en un mundo en el cual el trabajo no va a tener nada que ver con el trabajo que conocemos y conocimos.

Hay que empezar a preparar a los pibes del sistema educativo, a la ciudad para atraer inversiones y generar espacios, que yo llamo Agencia de Investigación, Desarrollo e Innovación, que vaya encontrando líneas de investigación que generen nuevas áreas de crecimiento de la ciudad. Si Olavarría piensa que va a vivir los próximos cincuenta años de lo mismo que estamos haciendo hoy seguramente nos vamos a equivocar y lo que vamos a hacer es traicionar este presente que tenemos hoy de 2000 chicos naciendo en la ciudad que no van a encontrar un futuro en Olavarría porque una dirigencia política no pensó estratégicamente lo que tiene que pensar que es cómo generar los nuevos trabajos que hay en el mundo para ese futuro que ya está golpeando las puertas.

Uno conversa con industriales de la ciudad y estos dicen que no se encuentra mano de obra. ¿Es así realmente?

Hay un serio problema en la ciudad que es el descalce del sistema educativo con lo que la ciudad genera como oportunidades laborales, ahí tenemos un serio problema como ciudad.

Segundo es el abandono del ITECO, el ITECO es una institución destinada a formar y a capacitar vinculada al mundo del trabajo que ha perdido sentido en nuestra ciudad. Hay un abandono de un plan estratégico para que el ITECO se transforme en el capacitador de lo que el empresariado de Olavarría necesita para las inversiones que se realizan.

Entonces soles no encontrar oficiales albañiles, sampistas, no encontras soldadores para lo que hoy se necesita. Esas capacitaciones terminan siendo un costo para el empresario PYMES que termina yéndose a las grandes empresas. Tenemos que reconstruir el ITECO y darle un sentido con el mundo que viene y no con el mundo que pasó.

Creo que hace cuatro años el ITECO perdió sentido estratégico, se dejó de consultar a las empresas y a las consultoras que hay en la ciudad. Hay que hablar con ellos que son los actores del mercado laboral de la ciudad. Hay pila de pibes con ganas de trabajar pero nadie los capacitó para los trabajos que la ciudad ofrece: estamos formando chicos para los trabajos que no existen.

¿Cuáles son las mayores demandas o problemáticas que recepta en sus recorridas por los barrios?

A cualquier barrio de la ciudad que vayas escuchas dos o tres cosas que atraviesan a esas comunidades. El primero es la desatención en materia de salud, el segundo es la inseguridad, el tercero son las adicciones.

A todo eso llegas por consecuencia de un Estado que no está siendo bien gestionado. Hay que reconstruir un Estado presente desde una buena red de atención primaria de la salud, una presencia del Estado municipal como supimos tener en algún momento, porque los pibes tienen que tener una política vinculada al deporte, una elección vinculada a la cultura y el Estado tiene que ofrecer eso y saber que nos está demandando el chico para que no le vayamos nosotros con una pelota de fútbol al barrio y el pibe en realidad quiera jugar al Handball o vayamos a un barrio y nos piden cultura y nosotros en realidad le estamos llevando una pelota de básquet. Hay que hacer una alianza con los clubes.

Los clubes tienen una función social enorme y lo están haciendo con la ausencia casi total del Estado Municipal, los clubes son lugares donde el pibe se forma y está contenido. Después te encontrás con el hambre y quiero ser sintético: a mí no me gusta hacer política con el hambre porque yo creo que el Estado tiene que tener una política para el hambre. Lo peor que te puede pasar es negar la realidad que está atravesando Olavarría. Puede haber comedores politizados, puede haber gente que quiera hacer política con el hambre, eso puede pasar todo.

Lo concedo a quien piensa de esa manera, pero ahora en Olavarría hay gente que tiene que ir a los comedores y cuando digo gente son los pibes y son gente grande. Empiezan a golpear la puerta de los comedores los jubilados. En Olavarría no hay derecho a que pase esto, porque además estamos atentando, en el caso de los pibes, en la etapa más complicada de la formación del cerebro.

Pibe que come mal es un pibe que no va estar capacitado para un trabajo el día de mañana.  Hoy se está ocultando lo que pasa con la miseria y la pobreza en la Argentina y estamos incorporando más pobres a esa pobreza que ya teníamos. Argentina tiene que tener un sistema de desarrollo y un sistema educativo que saque a los pobres de la pobreza.

El Banco Mundial dice que el hijo de madre de que no termina el secundario está condenado a ser pobre: en esa situación está el 54% de los argentinos. Si a su vez le agregas que están mal alimentados en su niñez, seguramente tendremos un problema gravísimo para el país.

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...