Fanazul: una oportunidad de oro que el Frente de Todos no supo capitalizar

Ph: Infocielo

Escribe: Sergio Di Pino / Una nota de Infocielo.

Pocos hechos políticos como la reapertura de Fanazul ofrecían al Frente de Todos una oportunidad para aglutinarse y mostrar unidad de cara a la ciudadanía. La reactivación de la emblemática fábrica de pólvora y explosivos del centro de la provincia de Buenos Aires, cerrada y desguazada por Mauricio Macri en 2017, se presentaba como un logro fácil de capitalizar para el oficialismo pero quedó presa de las disputas políticas y electorales internas.

Hasta la ciudad de Azul viajaron el presidente Alberto Fernández y su Jefe de Gabinete de ministros, Agustín Rossi, también anotado como precandidato presidencial del albertismo. Los acompañaron los ministros Jorge Taiana (Defensa) y Santiago Cafiero (Relaciones Exteriores) y algunos funcionarios del área de Defensa como el titular de Fabricaciones Militares, Iván Durigon.

El gobierno de la provincia de Buenos Aires fue el gran ausente. Axel Kicillof optó por sostener su propia agenda con recorridas por Leandro N. Alem y General Arenales y mantuvo la tónica de los últimos meses: apartarse de los actos que Alberto Fernández lleva a cabo en suelo bonaerense, algo que únicamente exceptuó para la licitación del Canal Magdalena.

El mandatario provincial tampoco envió a sus ministros o principales figuras de su primera línea. Ni el kirchnerismo regional, que supo estar cerca de los trabajadores despedidos de Fanazul en tiempos de la resistencia, se hizo presente e incluso tuvo actividades “en paralelo” como una visita al edificio en construcción de la Casa de la Provincia en Olavarría y un acto de entrega de viviendas. Únicamente pusieron el cuerpo el titular regional del PAMI, Nelson Sombra y los concejales azuleños del Frente de Todos y Peronismo 26 de Julio, un puñado de legisladores y representantes de Derechos Humanos de la zona.

El color del acto, realizado durante la fría mañana del viernes en el enorme predio fabril de 4000 hectáreas, estuvo a cargo de los trabajadores de Fanazul, sus familias y representantes sindicales de ATE. Movilizados por Oscar de Isasi, el gremio llevó dos micros repletos de trabajadores que se sumaron a los sindicalistas locales Vanina Zurita y Eduardo Bercovich. “Es un lindo ejemplo para seguir en tantas luchas” remarcan al priorizar las conquistas laborales por sobre las habituales discrepancias políticas con el gobierno de Alberto Fernández. También hubo presencia, aunque con menor convocatoria, del gremio de UPCN.

Por parte de la oposición local fue notoria la ausencia del intendente de Azul, Hernán Bertellys (Pro- Peronismo), a quien aún los trabajadores le recuerdan su falta de decisión política para ponerse del lado de los 200 despedidos y distanciarse de las posturas de Mauricio Macri María Eugenia Vidal. Si hubo presencia de ediles de la oposición que integran la Comisión para la Defensa de Fanazul.

Alberto Fernández puso a Fanazul como “ejemplo de la Argentina de pie”

Acompañado por sus dirigentes más cercanos, el presidente Alberto Fernández hizo una marcada defensa de sus políticas de gestión y en especial habló de la recuperación del empleo. “Perón nos decía que gobernar es dar trabajo, algo hemos hecho. Tenemos los niveles de desempleo más bajos en la Argentina de la democracia. Estamos en la senda correcta y es un día de celebración”.

En esa descripción afirmó que Fanazul se está poniendo de pie como se está poniendo de pie la Argentina” y habló de “dos formas de ver al país” y que a los dirigentes del Frente de Todos no les “avergüenza decir que quieren un Estado fuerte y presente”.

Aún con los matices y las diferencias inherentes a la coalición de gobierno, el Frente de Todos tuvo en Fanazul una inmejorable oportunidad para abroquelarse y comunicar un logro de gestión en el último tramo del armado electoral donde esos modelos de país se pondrán en juego. Pero el faltazo de amplios sectores del oficialismo dejó a Alberto Fernández en soledad. Desprovistas del marco y la liturgia peronista, las palabras del Presidente apenas sonaron casi a manera de autoconvencimiento.

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...