Federico Delbonis: “Tomé una decisión totalmente sana”


Por Rodrigo Márquez, desde el Buenos Aires LTC

La última función de Federico Delbonis en la cancha 2 del Buenos Aires Lawn Tennis Club. – Gentileza Federico Soler / Instagram: @perisoler –

Terminó el último punto y con él toda una carrera dentro del circuito profesional de tenis. Llegó el momento de los aplausos, de las fotos y del “Olé olé” de la gente. Federico Delbonis jugó en Buenos Aires su último partido como tenista profesional y dejó la raqueta que lo acompañó toda su vida.

Fue derrota en los dobles del Argentina Open, junto a Facundo Bagnis, 6-4 y 6-2 ante la pareja de españoles compuesta por Jaume Munar y Roberto Carballes Baena. Una anécdota para la ocasión, la forma de decir adiós dentro de una cancha de tenis.

“Es lo que quería, llegué a un punto en el que no me sentía entrenando como debía entrenar para poder revertir la situación. Por el simple hecho de mis molestias y dolores diarios, que eran más inaguantables que de costumbre. Tomé una decisión totalmente sana y día a día me voy convenciendo”, dijo el campeón de la Copa Davis 2016 en la conferencia que brindó en la carpa de prensa del Buenos Aires Lawn Tennis Club.

Además de aquel inolvidable triunfo en Zagreb ante el croata Ivo Karlovic por 6-3, 6-4 y 6-2, que le dio a Argentina su primera y única Ensaladera, el nacido en Azul conquistó dos títulos de nivel ATP: San Pablo (Brasil) 2014 y Marrakech (Marruecos) 2016.

“Trato de separar mi carrera en dos partes: lo individual y lo colectivo. No puedo quedarme con una sola cosa. En lo grupal, gracias a Dios formé parte de eso (Copa Davis)”, dijo en referencia a los puntos más altos de su trayectoria como profesional.

Para muchos, Delbonis ganó el partido más importante de la historia del tenis argentino. Un recuerdo imborrable para la gente, que lo acompañó, desde la cancha 2 del Lawn Tennis hasta la sala de jugadores, para sacarse fotos y saludarlo. Incluso el público de la cancha central, que en ese momento albergaba el encuentro entre el francés Arthur Fils y el serbio Dusan Lajovic, se dio vuelta para aplaudir a “Delbo”.

Al estar acá te pica el bichito de querer jugar, pero no tengo las herramientas físicas como para poder hacerlo y llevarlo a un año calendario entero. Tanta gente me escribió que al día de hoy no he podido responder. Con la gente que me rodeo es con la que quiero estar”, explicó con relación al afecto recibido.

Delbonis, quien llegó a ser número 33 del ranking de la ATP, había anticipado este adiós hace unas semanas, a través de sus redes sociales. “Se termina un viaje de los más enriquecedores de mi vida, pero van a venir más rutas para recorrer. ¡Gracias! Fui muy feliz haciendo lo que me gusta”. “Se cierra una etapa en mi vida, la cual me formó como deportista y persona principalmente. Viví momentos inolvidables e inigualables dentro y fuera de la cancha de tenis, pero es momento de escuchar a mi cuerpo que me pide una tregua”, escribió.

Después de agradecerles a todas las personas que lo apoyaron y confiaron en él durante su carrera, con su familia, cuerpo técnico, amigos e hinchas a la cabeza, sintetizó: “Fueron muchas experiencias y emociones vividas a lo largo de todos estos años”.

Delbonis había jugado su último partido en octubre del año pasado, cuando cayó en los cuartos de final del torneo challenger que se desarrolló en Santa Fe frente al checo Vit Kopriva, número 122 del ranking por entonces, 6-4 y 6-3.

“Después del torneo de Santa Fe, me estaba sintiendo bien tenísticamente pero no físicamente. Sentía que las piernas no me acompañaban”, contó en la sala de prensa del Lawn Tennis.

Para finalizar, dio una respuesta que lo resume todo: “Tenía que querer jugar al tenis, tener el deseo. Que no sea una rutina de ir a jugar, como automático. Y desde ese día en Santa Fe, paré y no quise jugar más”.

Federico Delbonis estuvo toda su vida abocado al tenis. “Era muy fácil la rutina, porque se trataba de entrenar, descansar y comer sano. Ahora empieza algo desconocido para mí, donde voy a tener que aprender”, reconoció el azuleño. 

Más allá del cambio, el héroe de Zagreb afirmó estar contento con su decisión y que en estos meses que pasaron desde que dejó de jugar, se fue “convenciendo día a día más”.

“Hoy en día, lo que tengo claro es que quiero tener un poquito de tiempo para mí y mi familia. Poder estar más participativo como padre y como marido. Hoy es el tiempo de ellos, de mi mujer y mis hijos”, contó sobre su futuro.

“No me veo inmediatamente viajando, no lo sé en un futuro. Son muchos proyectos que tengo con relación al tenis, pero quiero tomarme mi tiempo para determinar la dirección en la que vaya”, agregó. (DIB) RM GML

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...