Estudio eseverri desktop movile

Guardianes del equipamiento médico en el Hospital

Trabajos de estudiantes de Electromedicina de la FIO, en plena pandemia.


Cuatro estudiantes de la carrera Tecnicatura en Electromedicina que se dicta en la FIO realizaron prácticas profesionales en el Hospital Municipal, donde debieron adaptarse a la pandemia y asegurar que el equipamiento médico esté en pleno funcionamiento.

Electrocardiógrafos, desfibriladores, incubadoras, y toda una inmensa variedad de aparatología debe estar disponible en todo momento para mantener la calidad de los servicios médicos. Y ellos, guiados por profesionales y autoridades del Hospital, pusieron en práctica todo lo aprendido en la Facultad y enriquecieron su experiencia laboral y humana, justo en un complejo escenario sanitario.

Por dos meses, Bruno Rodríguez Guarda, Enzo Beltrán, Cristian Andersen y Franco Passarini se sumaron al Departamento de Tecnología Médica del Hospital. Allí trabajaron junto a un plantel de profesionales que también estudiaron en la FIO y que hoy son indispensables para sostener el sistema de salud.

Este tipo de tareas se denominan Prácticas de Campo y están pensadas para facilitar a los estudiantes la adquisición de experiencia laboral vinculada a su formación académica. El coordinador de la carrera, licenciado en Tecnología Médica Franco Déber, indicó que “estas prácticas pueden realizarse en cualquier institución vinculada la salud, aunque principalmente las desarrollamos en el Hospital Municipal, donde tenemos nexos colaborativos y una estrecha relación que beneficia a ambas entidades”.

Las prácticas de campo “son una fuente de conocimiento”, subrayó Déber. “Y esos conocimientos no están solamente supeditados a la exclusiva aplicación de la teoría, sino también a las relaciones sociales, el conocimiento de un entorno laboral dinámico y cambiante. Estas prácticas son sustanciales para la futura práctica profesional”, insistió el coordinador.

Listo para usar

El Hospital Municipal cuenta con una gran diversidad de equipamiento biomédico, servicios de atención, y recursos humanos. Los estudiantes de Electromedicina debieron articular nociones teóricas, con conceptos de gestión y de trabajo en equipo para cumplir sus tareas.

Entre otras, se ocuparon de realizar un mantenimiento preventivo y correctivo de los equipos, operaciones de calibración y contraste, relevamientos y ensayos de aparatología biomédica.

Rodríguez, en el turno tarde, trabajó a demanda, ante fallas de equipos. Y aprendió mucho sobre la gestión hospitalaria. “Fue una experiencia muy positiva, con un gran intercambio de ideas, donde pudimos volcar todo lo aprendido en la Facultad”.

En tanto Beltrán, indicó que le tocó actuar ante fallas o roturas, y “la idea es siempre brindar soluciones efectivas. Con estas prácticas cerramos un ciclo, entendemos un montón de dudas».

Andersen, por su parte, señaló que “además de poder plasmar los conocimientos al ámbito laboral, pudimos ver cómo se maneja un sistema de salud”

Para Déber, “fue muy satisfactorio el desempeño de los cuatro estudiantes”. Y ante el panorama actual de pandemia “hubo desafíos y oportunidades”. Según puntualizó el coordinador de la carrera, ellos “también fueron testigos directos de la dinámica de un hospital en un contexto de emergencia y pudieron afrontar las dificultades que se presentaron desde lo tecnológico”.

Para la segunda mitad del año, está prevista la incorporación de nuevos estudiantes avanzados de la Tecnicatura en Electromedicina para la realización de Práctica de Campo, con los mismos compromisos y expectativas.

Recursos humanos

Para el sistema de salud local, disponer de recursos humanos formados en Olavarría para afrontar las problemáticas tecnológicas del instrumental médico, tiene un valor esencial. El propio Departamento de Tecnología Médica del Hospital cuenta con personal capacitado que se formó en la Facultad de Ingeniería. Y estas prácticas, así como otras tareas conjuntas, permiten una constante retroalimentación que se refleja en la calidad del servicio médico.


Asimismo, existe una vinculación permanente con graduados en Electromedicina, Tecnología Médica, Ingeniería Electromecánica, que se encuentran trabajando en otros puntos del país, y que permite ampliar las experiencias, encontrar nuevas soluciones, y mejorar el servicio profesional.


En la otra punta del camino, la Tecnicatura en Electromedicina también encuentra un auge que se corresponde con la época. Este año, con la virtualidad como organizadora, registró un aumento de jóvenes dispuestos y dispuestas a potenciar y mejorar los sistemas de salud, en cualquier ámbito y geografía.

Comentarios
Cargando...