Estudio eseverri desktop movile

Jorge Casaretto recordó al fallecido Obispo de Azul, Emilio Bianchi di Cárcano

“Monseñor Emilio fue un hombre eucarístico, me parece que su legado a los sacerdotes es la fortaleza dada por la Eucaristía. Su devoción a la Eucaristía como centro de la vida de su misión sacerdotal, ese es su legado«, dijo Casaretto quien es Obispo Emérito de San Isidro


El obispo emérito de San Isidro, monseñor Jorge Casaretto, compartió su recuerdo ante el fallecimiento de su amigo y compañero de ruta sacerdotal y episcopal monseñor Emilio Bianchi di Cárcano.

En una entrevista con el programa Caminos de Encuentro, que conduce el presbítero Máximo Jurcinovic en Radio María Argentina, monseñor Casaretto expresó: “Nos sentimos ciertamente tocados por la muerte de monseñor Emilio Bianchi Di Cárcano, pero también con la alegría de saber que está junto a Dios en este momento. Toda su vida fue una vida de entrega hasta llegar a la vida eterna. Monseñor Emilio logró este paso. Su muerte fue muy serena, damos gracias a Dios por ese momento”.

El prelado emérito recordó haberlo conocido siendo seminaristas: “Monseñor Bianchi Di Cárcano y yo habíamos ingresado al seminario antes de que se creara la diócesis de San Isidro, en ese entonces estudiamos en el seminario de La Plata”.

Bianchi di Carcano con el Papa Juan Pablo II

“Hemos compartimos en el obispado y en la catedral más de diez años como sacerdotes trabajando juntos. Él llegó a ser párroco en la catedral, estaba a cargo de la reforma de la catedral y de la tarea educativa de la diócesis y del área canónica. Éramos muy distintos y nos entendíamos muy bien, muy amigos”, sostuvo.

Sobre su labor pastoral, monseñor Casaretto detalló: “Fue designado primero como obispo auxiliar de Azul, luego obispo diocesano. Trabajó fuertemente con el clero. Quiero destacar que como obispo miembro de la Conferencia Episcopal estaba a cargo de la Comisión de Educación Católica, llevó adelante el Congreso Pedagógico Nacional, muy importante a nivel educativo no solo católico, sino un Congreso que buscaba convertir la educación totalmente al laicismo y monseñor Emilio, que estaba a cargo de la parte de educación católica, formó un equipo muy importante en el país. Se hicieron asambleas junto a un gran número de fieles católicos para participar del Congreso, alentó el esfuerzo que muy bien se hizo con toda la feligresía católica y se logró defender los colegios católicos y la educación privada”.

Finalizando su testimonio, monseñor Jorge Casaretto transmitió: “Monseñor Emilio fue un hombre eucarístico, me parece que su legado a los sacerdotes es la fortaleza dada por la Eucaristía. Su devoción a la Eucaristía como centro de la vida de su misión sacerdotal, ese es su legado.

Comentarios
Cargando...