Junín: La bajante del río Salado permitió hallar restos fósiles de más de 10.000 años


Decenas de restos fósiles de gliptodontes y de los antepasados prehistóricos del elefante y el caballo, que habitaron hace más de 10 mil años el territorio bonaerense, fueron hallados en el río Salado, a la altura de la ciudad bonaerense de Junín, luego de una bajante de ese curso de agua debido a la sequía que afecta a la región.

“Las aguas del río Salado, en el tramo que atraviesa la ciudad de Junín, bajaron más de lo normal producto de la sequía y eso trajo aparejada una gran cantidad de descubrimientos y rescates de diversos restos fósiles de a animales que habitaron la región hace más de 10.000 años”, precisó José María Marchetto, coordinador del Museo Municipal Paleontológico Legado del Salado (Mumpa) de Junín.

No es la primera vez que una bajante del río permite hallar restos prehistóricos; ya en el 2018, tras las inundaciones de 2017 que afectaron el territorio bonaerense, aparecieron en la costa maxilares, colmillos, fémures, cráneos y una gran cantidad de restos de la megafauna que habitó allí.

En esta nueva bajante, según explicó Marchetto, se rescataron piezas de Macrauchenia, un animal que en su morfología era muy similar a la llama, pero más grande y más pesado, ya que alcanzó los 1000 kilogramos, con una trompa corta, similar a la del tapir y tres dedos por pata.

“También se hallaron piezas de Stegomastodon, un animal emparentado con el elefante actual, muy similar en tamaño, que poseía un peso aproximado de 7500 kilos y sus defensas eran más rectas que las del elefante actual”, precisó el funcionario.

La lista de hallazgos incluye, además, restos de un Toxodón, parecido al hipopótamo, que llegó a superar los 1000 kilos, y su principal característica es que los dientes de su maxilar estaban arqueados, de aquí que se lo haya bautizado con el nombre Toxodón, que significa “diente en forma de arco”.

Entre los restos que se acaban de descubrir se hallaron también piezas de perezosos gigantes, entre ellos de Megaterio, animal emparentado con el actual perezoso de la Amazonia, pero con la diferencia de que el Megaterio llegó a medir unos 6 metros de altura parado en dos patas y su peso alcanzó los 5000 Kilos; y fósiles de Gliptodontes, animales emparentados con las actuales mulitas y armadillos, cuyos representantes de mayor tamaño llegaron a tener las dimensiones de un automóvil”.

Finalmente, Marchetto sostuvo que “aparecieron piezas de organismos un poco más pequeños como el Equus Neogeus, emparentado con el caballo actual, y morfológicamente hablando, prácticamente igual al mismo o el género Dusicyon, que reúne a varias especies de zorros”.

Los integrantes del Mumpa fueron los encargados de realizar los rescates, quienes contaron con la colaboración de vecinos de la ciudad, a quienes los especialistas pidieron que no extrajeran los restos expuestos por la bajante del río, ya que se trata de un yacimiento paleontológico.

Comentarios
Cargando...