La continuidad pedagógica está en marcha en las cárceles de Sierra Chica y Urdampilleta


Las escuelas de los niveles primario y secundario que funcionan en las cuatro cárceles del Complejo Penitenciario Centro Zona Sur recibieron los cuadernillos del programa “Seguimos Educando”, una iniciativa que garantiza la continuidad educativa para más de 14.000 alumnos en contexto de encierro en la provincia de Buenos Aires.

La continuidad pedagógica de los detenidos es un objetivo firme para el SPB, por ello y para disminuir el impacto de la suspensión de la presencia de los docentes en los penales por la crisis sanitaria ocasionada por la pandemia del Coronavirus, el Ministerio de Educación de la Provincia nuevamente entregó material para los detenidos mediante un trabajo coordinado con el ministerio de Justicia y Derechos Humanos y la Dirección General de Cultura y Educación.

Los cuadernillos fueron entregados a los internos por el personal del área de Educación de las Unidades 17 de Urdampilleta, 2, 27 y 38 de Sierra Chica. Se trata de más de 1500 cuadernillos destinados al nivel primario, unidades educativas sobre saberes cotidianos, continuidad pedagógica del nivel primario-secundario y unidades educativas propuestas exclusivamente para el nivel secundario. Otra parte del material está destinado a internos que no concurren a la escuela y no cursan ningún nivel educativo, se trata de un material recreativo o de entretenimiento.

Durante la entrega de los cuadernillos que sirven como complemento a las tareas específicas diagramadas por los docentes, se implementaron los operativos de bioseguridad propuestos por los organismos internacionales de salud para evitar la expansión del coronavirus.

Las impresiones llegaron a las celdas y pabellones a través de la Subdirección General de Educación, que depende de la Dirección General de Asistencia y Tratamiento del Servicio Penitenciario Bonaerense.

Al respecto, el Jefe de Complejo, Inspector Mayor Darío Castagnino destacó que “en nuestro trabajo cotidiano con los internos la educación es uno de pilares fundamentales en el tratamiento penitenciario. Es claro que estos cuadernillos no reemplazan a la escuela, a las clases presenciales y mucho menos a los docentes, pero permiten generar un contacto con todo ello, mantener la mente ocupada y activa de manera positiva”.

Comentarios
Cargando...