Estudio eseverri desktop movile

La FIO asesora al Municipio de Tandil para transformar sus residuos urbanos en biogás

La Usina de la localidad serrana encomendó un estudio de factibilidad técnica y económica.


A un paso de ampliar el relleno sanitario, la Usina de Tandil solicitó un estudio de factibilidad técnica y económica para la generación de biogás. El informe estuvo a cargo de investigadores de la Facultad de Ingeniería de la UNICEN.

“Ver oportunidades para generar emprendimientos y proyectos locales es la clave. Eso hace la diferencia. Y aquí están tratando de poner en radar lo que se pueda generar a nivel local para ir reemplazando por fuentes renovables la energía que compran a mayoristas en el mercado eléctrico desde la usina de Tandil”, analizó el ingeniero Gabriel Blanco, docente de la FIO. El especialista en cambio climático y director académico del Polo de Ingeniería en Energías Renovables y Tecnologías Ambientales puso en valor la iniciativa. ¿El objetivo? Transformar en biogás parte de las 150 toneladas diarias de residuos urbanos que llegan al relleno sanitario de Tandil.


“Esa visión es extraordinaria: generar emprendimientos locales generar cadena valor y, de a poco, no digo independizarse de los mayoristas porque sería muy idealista, pero eso hará posible lograr una semi-independencia”, observó el profesional.

Basura sustentable


La empresa Usicom, del Grupo Usina de Tandil, presentó en abril de 2019 el Área de Energías Renovables (ER), encargada del desarrollo de proyectos, su operación comercial y la provisión de productos, insumos y asesoramiento en la temática. Una de las iniciativas de dicha cooperativa está vinculada con la producción de energía a partir de los desechos sólidos urbanos. Buscan hacerlo mediante “la generación de biogás a partir de un análisis de factibilidad técnica y económica para establecer si se puede sacar biogás y producir energía eléctrica del relleno sanitario que lo maneja Usicom, una empresa subsidiaria”, explicó Blanco.

El relleno sanitario tiene características similares al de Olavarría. “Hicimos análisis. Los rellenos sanitarios en general, en la Argentina, no fueron pensados con el fin de aprovechar el biogás. Todos los que tienen muchos años no se ajustan a eso. También pasó en Olavarría”, indicó el ingeniero.

El proyecto se llevó adelante desde la FIO, a través del Centro de Tecnologías Ambientales y Energía (Ctae), con financiamiento de Proinged (Programa Provincial de Incentivos a la Generación de Energía Distribuida).

Empezar de cero

La ventaja comparativa que se registra en Tandil es que “tienen que empezar con un predio nuevo y ahí sí se establecieron condiciones de diseño y de operación técnica que harían que la producción de biogás sea importante y se pueda generar energía”, describió el profesional.

A diario, Tandil “genera entre 140 a 150 toneladas diarias de residuos urbanos. La posibilidad de separación es una opción para que no vaya todo al relleno y poder recuperar. Hay análisis de opciones en ese rubro, de clasificación domiciliaria, y emprendimientos que deriven de eso”, destacó Blanco. En la actualidad, “se está haciendo algún tipo de separación” pero “hay que subir la escala. Se puede intentar. Hay experiencias, muchas situaciones fallidas y de eso se puede aprender”, comentó con énfasis el investigador.

¿Por qué no prosperan estas iniciativas sustentables? “Es un combo de cosas. Una es que no hay decisión política de avanzar con eso para no ´molestar´ al contribuyente. Además es una cuestión cultural y también hay una desinformación absoluta. Pero, además, cuando la gente logra separar ve que no ocurre nada con eso. Pero hay que buscarle la vuelta”, se lamentó el ingeniero.  Y apuntó: “Es tomar la decisión. Eso es lo que viene. Habrá un nuevo predio. El que tiene culmina vida útil. Y ahí es tomar la decisión de varias cosas: separar y clasificar antes de ir al relleno; y cuando van que el relleno que sea acorde para este fin, generar biogás y usar para energía eléctrica”.

Otro punto a favor es que “se puede generar energía eléctrica para la ciudad y al ser una compañía distribuidora tiene la posibilidad. Es una ventaja que ellos mismos manejen la distribución y pueden integrar al sistema de distribución de la ciudad la energía que surge del biogás”, destacó Blanco.

“Pensar localmente”

La iniciativa será relevante en términos cualitativos no cuantitativos. “Con un relleno sanitario se puede generar un par de puntos porcentuales de la energía que se consume en la ciudad. Es poco pero todo suma. No le va a cambiar la vida a Tandil pero el punto es integrarlo con otras cosas que vayan sumando”, admite el docente de Ingeniería.

Otro de los proyectos de Usicom es el impulso del Parque de Energía Solar, cuya construcción fue adjudicada por el FREBA, a través del Programa Provincial de Incentivos a la Generación de Energía Distribuida (Proinged). La plataforma tendrá una capacidad de generación de 300 kilovatios y estará ubicada en la zona de Desvío Aguirre. La energía producida será inyectada a la red de media tensión de la distribuidora tandilense. La proyección es que a partir de la radiación solar se podría abastecer a más de 150 viviendas.

“Es en el marco de una licitación que ganaron para impulsar un proyecto financiado por la provincia de Buenos Aires. La Usina que es una cooperativa pero tiene todo el apoyo del Municipio”, indicó el docente. En ese contexto, “están viendo posibilidades de lanzar otro proyecto solar con inversiones locales de empresas, personas en esa gestión, juntar fondos de los que quieran proveerse… Una suerte de pool generado con financiamiento de empresas y gente local”, detalló.

En síntesis, la meta es “pensar de a poquito pero localmente, con tecnología local, mano de obra local, proveedores locales. Generar emprendimientos, pequeñas cadenas de valor” que giren en torno de ciudades más sustentables, concluyó el ingeniero.

Comentarios
Cargando...