Estudio eseverri desktop movile

La Huerta: Los testimonios complicaron a los policías, militares y civiles acusados


Por Soledad Restivo /Agencia Comunica/ UNICEN

Este viernes 16 de setiembre el TOF No1 de Mar del Plata estuvo en Tandil para realizar la 16ta audiencia del Juicio “La Huerta” por delitos de lesa humanidad cometidos en el centro bonaerense. Se trato de una jornada muy esperada por la comunidad tandilense. Autoridades y comunidad de la Unicen, referentes sindicales y políticos, los organismos de DDHH y público general colmaron el Aula Magna de la universidad. Mientras que alrededor de 250 estudiantes secundarios siguieron la retrasmisión en la Sala INCAA de Tandil.

Los cuatro testimonios ofrecidos, comprometieron directamente a varios de los acusados como autores directos de los delitos imputados. Por ello, los abogados defensores pusieron en juego tácticas distractoras y confusas para “embarrar” la contundencia de los dichos.

Jorge Guillermo Andreasen, Rubén Luis Allegro, Mario Isidoro Bastianelli y Walter Raúl Fernández declararon minuciosamente como funcionaba el circuito represivo local. Estuvieron detenidos ilegalmente en la comisaría 1ra, desde donde los trasladaban durante la madrugada a la Quinta de los Méndez, al Ex ISER (San Souci) y al predio La Huerta para ser torturados, humillados y vejados.  Los cuatro pudieron reconocer a sus captores y torturadores. 

La saña contra Jorge Guillermo Andreasen precedió y siguió a su secuestro y liberación. El daño causado no se detuvo nunca. Pudo nombrar a cada uno de sus verdugos con detalle y seguridad.  Cuando recuperó su libertad, junto a su compañero de cautiverio Jean Pierre Tailmitte, recorrió la ciudad en diferentes puntos hasta ubicar el lugar donde fue torturado. Describió cabalmente el camino; se debe recorrer una calle recta y rápida, dos curvas, una pronunciada y una cerrada, cruzar dos vías, y andar por un camino de pedregullo hasta llegar a la quinta de los hermanos (Julio y Emilio Méndez) señalados como cómplices civiles.

Rubén Luis Allegro fue secuestrado a mediados de abril de 1976. “Estaba en otra cosa, trabajando, pero había escuchado que los militares hacían cosas raras, allanamientos, desastres, hasta que me tocó a mi” aseguró. Durante los allanamientos rompieron toda su casa, hasta quitaron los sanitarios. En la confitería le robaron dinero y el stock de alcohol.  Pudo reconocer al ex oficial Vapore puesto que conocía a todo el personal de la comisaria ya que eran habitues de su bar. Describió los horrores sufridos con detalle. Allegro compartió cautiverio con Andreasen y con “el francés” Jean Pierre Tailmitte (fallecido).

El testimonio de Mario Isidoro Bastianelli, militante del peronismo local, conlleva un interés particular. Reconoció el CCD ex ISER, ubicado en el predio San Souci, como el lugar donde se lo mantuvo detenido y torturado por aproximadamente un mes. Describió algunas particularidades de dicho lugar como los cortinados de tela pesada, los pisos de madera muy lustrada y un gran salón con estufa. Recordó que se escuchaban los ruidos del tren, de agua que caía de un tanque elevado señaló que al llegar tuvo que bajar unos escalones. En este lugar, también permaneció secuestrada su compañera Victoria Rodríguez de Ferrerira, con quien lograron reconocer a Benítez como uno de los verdugos. Bastianelli compartió cautiverio en el CCD Ex ISER junto a Graciela Inés Vacas, Jesús María Cabanas Narbarte y Miguel Ángel Defelippiz.

Walter Raúl Fernández, militante peronista de la UES, fue detenido ilegalmente cuando se encontraba trabajando en la fábrica «La Industrial» por policías, entre los que reconoció al oficial Aranda (fallecido). Fue trasladado a la comisaria primera donde pudo advertir que se encontraban detenidos en su misma situación Jorge Puggioni y Carlos Saglul. Fue sometido tomentos crueles y en una ocasión sufrió una descompensación producto de la picana eléctrica y fue atendido por el médico. Fernández pudo identificarlo por la voz, era el Dr. Callejas. También contó que en fueron visitados por un sacerdote de apellido Baretto. En el mes de julio fue trasladado junto con Saglul a la Unidad 7 de Azul -previo paso por el cuartel de Azul- donde permaneció en una celda de aislamiento detenido hasta el 9 de septiembre de 1977, fecha en la que por orden del General Saini recuperó su libertad vigilada.

En tanto que, el jueves 15 de septiembre se realizó la inspección ocular al Centro Clandestino Detención y Exterminio (CCDyE) “Quinta de los Méndez” y la Comisaría 1ra de Tandil. Las víctimas sobrevivientes recorrieron los lugares. Todas, a pesar de haber pasado la mayor parte del tiempo encapuchadas y maniatadas, pudieron reconocer y describir espacios, materiales y otros signos particulares. Cada uno realizó la descripción con detalles adquiridos por cada sentido. En la “Quinta de los Méndez” el terreno fue modificado. Se plantaron árboles, se derribaron las instalaciones y se construyeron otras, sin embargo, las huellas permanecen. En los calabozos de la Comisaría, ubicada en Fuerte Independencia 263, el reconocimiento del horror pasado se actualiza en espanto presente, las marcas están allí en las paredes, los pisos, los olores.

La próxima audiencia será el 30 de septiembre desde las 11 horas.

Comentarios
Cargando...