Atrapan a un azuleño que traía un kilo de cocaína en un taxi


Fuente: Diario El Tiempo

Identificado como Osvaldo Fernando Frías, un hombre que figura con domicilio en Azul permanece privado de la libertad, en el marco de una investigación penal por una infracción a la Ley 23.737.

La aprehensión del hombre se hizo efectiva durante un control vehicular que en las primeras horas del viernes agentes de la Gendarmería Nacional realizaban en jurisdicción de Cañuelas, sobre la Ruta Nacional número 3.

En ese entonces Frías -apodado “Valdi” y de 47 años- regresaba a Azul en un taxi trayendo un ladrillo de cocaína que, una vez incautado, se constató que pesaba algo más de un kilo.

El procedimiento que finalizara con el arresto de ese hombre y con el secuestro de la droga se llevó a cabo este viernes que pasó cuando era alrededor de la hora 5.30.

En ese entonces el taxi, donde viajaba como pasajero en dirección a esta ciudad el azuleño que ahora permanece privado de la libertad, fue interceptado en un retén que los efectivos de Gendarmería habían montado en jurisdicción de Cañuelas, a la altura del kilómetro 76 de la Ruta Nacional número 3.

Al solicitar los agentes las documentaciones del rodado, del taxista y del pasajero, en ese momento observaron que Frías intentó ocultar “un objeto debajo de su campera”.

Ante lo que estaba pasando, los efectivos de Gendarmería -pertenecientes a la Sección de Seguridad Vial con asiento en la referida ciudad distante a poco más de 245 kilómetros de Azul- convocaron a un testigo que presenció el momento en que dicho objeto era recogido en poder del azuleño que ahora permanece privado de la libertad, resultando ser un ladrillo de cocaína que pesó “1.101 gramos”. Es decir, algo más de un kilo.

El hallazgo de la droga derivó en que tanto el pasajero del taxi como el conductor de ese rodado -que tiene 58 años de edad y también vive en Azul- resultaran aprehendidos, iniciándose de esa manera actuaciones por una infracción a la Ley 23.737.

Pero horas más tarde de este viernes que pasó el hombre que manejaba el automóvil -un Toyota Yaris- donde viajaba Frías recuperó la libertad, tras constatarse por parte de los investigadores que era completamente ajeno a la posesión del ladrillo de cocaína. Una situación que ahora, a título de probable autor y en el marco de ese sumario penal que se está tramitando, le atribuyen única y exclusivamente al varón que continúa privado de la libertad.

Cuando fue interceptado en Cañuelas, el taxi en que Frías viajaba regresaba a Azul proveniente de Villa Luzuriaga.

En ese contexto, no se descarta que en esa ciudad -ubicada en el conurbano bonaerense y perteneciente al Partido de La Matanza- el investigado por esta infracción a la ley de estupefacientes haya comprado el ladrillo de cocaína que después le terminó siendo incautado.

En su poder se recogieron también un teléfono celular y demás elementos que son considerados ahora de interés para el pulso de la pesquisa que se lleva adelante.

Transitoriamente, en carácter de aprehendido el hombre que figura con domicilio en Azul permanecía alojado en el Escuadrón de Seguridad Vial “Autopistas Sur” perteneciente a la Gendarmería Nacional Argentina, dependencia de seguridad que tiene sede en la ciudad de Ezeiza.

La causa penal que se inició por esta infracción a la Ley 23.737 quedó radicada en el Juzgado Federal Criminal y Correccional número 2 que en Lomas de Zamora está a cargo del magistrado Ernesto Kreplak.

Teniendo en cuenta las características que tuvo el procedimiento que finalizó con el arresto de Osvaldo Fernando Frías, en el transcurso de los próximos días el mencionado Juez Federal podría ordenar su procesamiento con prisión preventiva como el probable autor de un concurso de delitos definidos por las figuras penales de “transporte de estupefacientes” y de “tenencia ilegítima de estupefacientes con fines de comercialización”.

A juicio

No es la primera vez que Osvaldo Fernando Frías aparece mencionado como imputado en una investigación por una infracción a la Ley 23.737.

Al respecto, en un Juzgado Correccional de Azul perteneciente a la justicia ordinaria está radicada, para ser convertida en materia de un futuro juicio, otra causa penal que lo involucra.

Aquel sumario se había iniciado después de lo sucedido el 17 de enero de 2020 con ese hombre, cuando en jurisdicción de Azul una persecución policial finalizó con su aprehensión, luego de que durante la misma se descartara -desde un Peugeot 308 que conducía- de un trozo de cocaína que, una vez recogido por los efectivos de seguridad, se constató que pesaba algo más de 70 gramos.

Por ese caso Frías será sometido a un proceso de enjuiciamiento como el probable autor del delito de tenencia simple de estupefacientes.

Para cuando se produjo aquel hecho, el azuleño que ahora nuevamente está privado de la libertad era el propietario de un pub en la localidad de Cacharí.

Comentarios
Cargando...