Cayó en Córdoba un hombre acusado de abusar de una menor en Benito Juarez


Escribe: Fabián Sotes / Diario El Tiempo

Una semana después de que fuera ordenada su detención, medida dispuesta el día de anunciado que era condenado a doce años de prisión por abusar de una menor, un hombre fue detenido en Córdoba Capital, la ciudad de la que es oriundo, para comenzar a cumplir con dicha pena.

Tras su detención en Córdoba, el abusador está ahora en la Policía Comunal de Las Flores. En los próximos días será llevado a una cárcel. Foto: POLICÍA COMUNAL LAS FLORES/PBA

Exhorto mediante, desde la justicia penal de Azul había sido ordenado su traslado a territorio bonaerense y desde el sábado permanece privado de la libertad en la Estación de Policía Comunal de Las Flores, al aguardo de que en los próximos días sea llevado a la Unidad 37, la cárcel del SPB ubicada en Barker, la localidad perteneciente al Partido de Benito Juárez.

El condenado se llama Alejandro Jorge Ausello y actualmente tiene 62 años de edad.

La pena para el considerado autor de este caso de abuso sexual fue anunciada el pasado 17 de abril, a modo de conclusión de un juicio con jurados que desde días antes había comenzado a desarrollarse en los tribunales de Azul.

Además, aquel mismo miércoles de conocida la sanción para el encausado desde el Tribunal Oral en lo Criminal número 2, la magistrada Alejandra Raverta ordenó su detención, teniendo en cuenta un pedido que durante la audiencia de cesura de este proceso hiciera David Carballo, quien representó al Ministerio Público Fiscal en el debate.

Precisamente, el monto de la pena impuesto en esta primera instancia al abusador se convirtió en la circunstancia valorada por la Jueza para ordenar dicha medida, que en Córdoba se hizo efectiva este miércoles que pasó.

Al respecto, Raverta concluyó que esos doce años de prisión que le dictara en este proceso a modo de condena al hombre se convertían en una circunstancia que podría evidenciar de su parte “un alto índice de probabilidad de peligro cierto de frustración del proceso”. Tal como sucedió si se tiene en cuenta que estuvo una semana evadido, luego de que a ese debate en el Palacio de Justicia local había llegado en libertad.

“Culpable”

El pasado día 11 del corriente mes, el jurado que intervino en este proceso declaró a Alejandro Jorge Ausello “culpable” de haber abusado de una nena.

Según quedara demostrado en el debate, el hombre que desde el sábado está preso en la Comunal de Las Flores cometió esos hechos en la ciudad de Benito Juárez; mientras era el Director de un hogar infantil donde la víctima estaba alojada.

Contando con once votos afirmativos, los ciudadanos declararon al encausado autor de dos episodios de abuso sexual en perjuicio de la menor. Hechos ambos sucedidos entre los meses de enero y septiembre de 2019, cuando la nena tenía ocho años de edad y estaba internada en ese hogar con sede en Benito Juárez que dirigía el hombre que ahora está preso.

Cuando el pasado miércoles 17 de abril se conoció que Ausello era condenado a doce años de prisión, a través de lo resuelto fue declarado autor del delito de abuso sexual gravemente ultrajante, agravado por ser cometido por una persona encargada de la guarda o educación y contra una menor de 18 años aprovechando la situación de convivencia preexistente con la misma.

La calificación penal otorgada a los hechos materia de este proceso surgió de lo que el jurado concluyera en ese veredicto de culpabilidad que, por mayoría, diera a conocer para el encausado seis días antes de que terminara siendo sentenciado a la referida sanción.

En sintonía con lo afirmado por el Fiscal que intervino en el debate, el jurado de civiles dio por demostrado que el hombre oriundo de la provincia de Córdoba abusó “en al menos dos oportunidades” de la nena que estaba alojada en ese hogar para menores que dirigía en Benito Juárez.

Dichos abusos consistieron en que le tocara sus partes íntimas, en que la desnudara y que le exhibiera y apoyara sus genitales. Un accionar que fue considerado como “un sometimiento gravemente ultrajante” para la menor.

En el fallo se hacía mención también a que Ausello desarrolló esas conductas de índole sexual aprovechando que era “el encargado de la guarda o educación” de la nena y valiéndose de “la situación de convivencia preexistente” con ella, teniendo en cuenta que se trataba del Director del hogar donde la víctima permanecía alojada.

Planteos desestimados

María Florencia Alaniz intervino en este juicio con jurados como defensora Particular del hombre detenido este miércoles que pasó en la ciudad de Córdoba.

En su alegato final ante los ciudadanos, esa abogada afirmó que las pruebas aportadas desde la Acusación no servían para acreditar la existencia de los abusos por los cuales su cliente terminó siendo sentenciado a doce años de cárcel. Y para el caso de que fuera declarado “culpable” -tal como finalmente sucedió- pidió también que los abusos en perjuicio de la menor por parte de su defendido no se consideraran “gravemente ultrajantes” y que, en cambio, se encuadraran a escala penal bajo la figura de un “abuso sexual simple”.

Pero esos planteos de la Defensa Particular del cordobés que fuera detenido hace cuatro días no prosperaron.

También, la abogada de Ausello había manifestado -durante la audiencia de cesura del debate- su oposición a que resultara detenido, argumentando para ello que su cliente “se mantuvo a derecho durante toda la investigación” que derivó en que fuera condenado por estos abusos.

Pero la Jueza del TOC 2 rechazó ese planteo, al considerar que ahora que ya registra una condena de primera instancia la situación procesal de Ausello se había modificado porque pesaba sobre él “la amenaza de una elevada pena de prisión” que hacía presumir que ya no estuviera a derecho, tal como sucedió durante esos siete días en que, inmediatamente después de ordenada su detención, no había podido ser hallado y se fue a la provincia de Córdoba.

La falta de antecedentes penales hasta el momento del encausado y “el buen concepto que dieron del mismo” algunos de los testigos que pasaron por el juicio fueron valoradas como atenuantes a la sanción que recibió.

En tanto, como agravantes la jueza Raverta consideró para Ausello la conducta desarrollada al momento de cometer los abusos y “la corta edad de la víctima”, ya que con ocho años de edad evidenciaba una “madurez mental” que “no le permitía comprender el significado orgánico del acto sexual para prestar un consentimiento válido”. Y también tuvo en cuenta para ese hombre al que condenó y ordenó su detención “el estado de vulnerabilidad” en que se encontraba la niña de la que abusara, “debido a la medida de abrigo que recaía sobre ella” y la tenía en ese hogar de menores que el encausado dirigía en Benito Juárez.

Comentarios
Cargando...