La situación del sector ceramista frente a la crisis del Coronavirus

El sector ceramista refleja cabalmente la situación de los fabricantes de materiales para la construcción frente a una crisis acelerada por el Coronavirus. La Cámara Industrial de Cerámica Roja anunció que las ventas de marzo cayeron a los niveles de 2001, y planteó al Gobierno urgentes soluciones de reactivación económica. 


Uno de los sectores más importantes para motorizar la economía argentina ha sido siempre la construcción, la madre de las industrias, que congrega a su vez a múltiples empresas como las fabricantes de materiales e insumos.

La Cámara Industrial de Cerámica Roja –CICER-, que reúne a las quince mayores empresas productoras de ladrillos cerámicos, es una referente clave del pulso de la construcción.

En el marco de la pandemia, la Cámara anunció que la caida de las ventas del sector ceramista en marzo 2020 fueron superiores al 30% y puede equipararse a los niveles de actividad del año 2001. La incertidumbre hace que todos los empresarios nucleados en esta cámara se están viendo obligados a la decisión de no volver a encender los hornos de sus plantas y manejar variables de subsistencia. Si bien la situación actual es insostenible, los preocupantes indicadores del último mes no sólo se deben atribuir a la crisis del Coronavirus sino que hace más de 3 años que los indicadores de la actividad se vienen contrayendo debido a variables como falta de crédito, incentivos a la construcción y la caida de la inversion privada en la economia. Tengamos en cuenta que la industria tiene en su estructura de costos un alto porcentaje de costos dolarizados: insumos, maquinaria y energía que hacen imposible cubrirlos en un Mercado en pesos, sumado a un costo laboral que ha seguido los indices de inflación en los últimos acuerdos paritarios.

Eugenia Ctibor, presidenta de CICER, explica: “Teniendo el despacho bloqueado no generamos ingresos y se suma que el porcentaje de rechazo de cheques asciende al 40%. Las medidas que el Gobierno difunde no llegan a hacerse efectivas y no alcanzan para paliar semejante crisis. El gobierno debería contemplar soluciones sistemicas focalizando en el capital de trabajo y no solo sueldos e impuestos. Se debe reactivar la demanda de la construcción tanto en la publica como la privada.

Y continúa: “Independientemente de lo antes enunciado cabe recordar somos un industria de alta demanda tecnológica y en los últimos años, confiando en el país hemos invertido generando puestos de trabajo. El sector de manera directa emplea a 2500 trabajadores. Una vez más invitamos a representación gremial a sentarnos en una mes de dialogo para que mediante el diálogo y la paz social encontrar el camino para solventar un salario social para paliar semejante crisis que está sufriendo el país. Las empresas ceramistas tienen una gran capacidad instalada para abastecer un plan de viviendas que puede recomponer la actividad de la construcción en todo el país y ser locomotora de la recuperación argentina. El sector ceramista es multiplicador en la economía nacional ya que la demanda de mano de obra intensiva genera un círculo virtuoso. Nuestra capacidad instalada puede abastecer de ladrillos casi 50.000 viviendas mensuales de los Planes Federales de vivienda que se vinieron haciendo, los cuales se dejaron de fomentar hace ya casi 4 años”.

Eugenia Ctibor concluye: “Como siempre lo hemos hecho ofrecemos a las Autoridades Nacionales el camino del diálogo para que juntos busquemos medidas que pongan en marcha nuestras empresas con el fin de mantener la fuente de trabajo, siempre teniendo la premisa y cuidado de la salud frente a esta pandemia”.

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...