“Lo que menos tengo es pinta de intendente”

La respuesta de Chinchu Gasparini a pocas horas de reasumir como Intendente de Roque Pérez. La de Gasparini fue la batalla electoral más reñida de la provincia por una diferencia de tan solo nueve votos.

(Por Marien Chaluf, de agencia DIB).

“Acá, en la lucha”, responde Juan Carlos Gasparini cuando se le pregunta cómo está. No es una frase hecha y no lo dice al pasar. “Chinchu”, como lo conocen en su pueblo, sabe lo que es dar pelea: vivió en la calle, pasó hambre y no pudo ir a la escuela, pero la política le transformó la vida y ahora él se la transforma a la gente. Va por el tercer mandato como intendente de Roque Pérez tras vencer en la batalla electoral más reñida de la provincia por una diferencia de tan solo nueve votos.

En diálogo con DIB cuenta que casi nadie lo conoce por su nombre de pila. “Soy el Chinchu acá, allá y en cualquier lado, lo que menos tengo es pinta de intendente”, dice. Y afirma que la historia de su vida lo marcó en el modo de hacer política. “Le doy trabajo a todo el que viene a tocarme la puerta porque a mí me pasó, sé lo que es estar en la calle. Trato de darle una mano a la gente que nadie se la da, porque cuando a alguien le cerrás las puertas de todos lados, la cosa termina mal”.

Con menos de 15 mil habitantes, Roque Pérez tiene como principales actividades la explotación de aves, vacas, cerdos y algunas empresas aceiteras. El año pasado el quiebre de la avícola Criave provocó un fuerte impacto económico en la ciudad. “Desde el Municipio nos hicimos cargo, reabrimos un frigorífico que estaba cerrado para absorber algunos puestos. La Municipalidad es la que más sueldo paga, la que más trabajo da. Ayer se inauguró un matadero de chanchos. Tratamos de darle valor agregado a lo que producimos”. 

-¿Cómo es un día de gestión en Roque Pérez?

Ahora, por ejemplo, todavía no es mediodía y ya atendí a nueve personas. La mitad vino a pedir trabajo. Otros tienen problemas sociales, problemas con sus hijos, que necesitan casa, terreno. Hay violencia familiar. Y eso, que pasa en todos lados, se ve cuando uno amplía el espectro de la Municipalidad y tenemos un Estado presente. Si te quedás sentado en el despacho más vale que no vas a saber nada de lo que le pasa a la gente. Yo vengo a las 6.30 a trabajar y son las 11 de la noche y todavía ando en la calle. Atiendo primero en la Municipalidad y después salgo, voy al hospital, converso con los empleados.

-¿Cómo hace para atender todas esas cuestiones con los recursos municipales?

Los recursos cada vez se van achicando más. Tenemos un presupuesto muy chico, pero las cuentas ordenadas. Hace ocho años que estoy y llevo siete seguidos con superávit. El día 28 se cobran los sueldos siempre, este año aumentamos 40%. Está difícil la cosa, lo vivo con mucha preocupación. Le estamos dando de comer a muchas familias. Y además damos remedios en el hospital, te imaginás la cola que hay, vienen hasta de otros pueblos.

Comentarios
Cargando...