“Masacre de Monte”: con dolor, declararon los padres de las víctimas de la persecución

El hermano del joven que conducía y el empleado de una pizzería dieron un testimonio clave.


Cuatro policías bonaerenses comenzaron esta semana a ser juzgados por un jurado popular acusados de la denominada “Masacre de Monte”, en la que cuatro adolescentes murieron el 20 de mayo del 2019, tras una persecución policial a los tiros que terminó en un choque.

El proceso está a cargo de la jueza Carolina Crispiani, titular del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de La Plata. En el banquillo de los acusados están los oficiales Leonardo Daniel Ecilape, Manuel Monreal y Mariano Alejandro Ibáñez y el excapitán de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, Rubén Alberto García.

Todos ellos llegaron detenidos al debate y son quienes se encontraban a bordo de los patrulleros que siguieron al Fiat 147 en el que viajaban Camila López (13), Danilo Sansone (13), Gonzalo Domínguez (14) y Aníbal Suárez (22) y Rocío Quagliariello (17). En la persecución y tiroteo, el auto chocó contra un acoplado estacionado y como consecuencia del impacto fallecieron cuatro de los ocupantes, excepto Rocío que sobrevivió.

En la jornada de este martes declararon varios familiares de las víctimas, que no pudieron contener la emoción al recordar la fatídica noche del accidente y el momento en que se enteraron que sus hijos habían fallecido. 

Se expresaron Emanuel Suárez y Hugo Suárez, hermano y tío del joven que manejaba el coche; Jonathan Coria Peralta, un empleado de una pizzería ubicada frente a la Municipalidad de San Miguel del Monte; Susana Ríos, madre de Gonzalo Domínguez; Juan Carlos Sansone, el papá de Danilo; Gladys Ruizdía, mamá de Danilo; y Yanina Zarzoso, madre de Camila.

Emanuel Suárez dio un testimonio importante, ya que relató que por ser oriundos de Misiones, la Policía, a él y a su hermano, los sometía a presiones y multas. Coria, por su parte, manifestó que vio la persecución y “el auto circulaba de forma normal”, y aclaró que “no iba en zigzag”.

Estos testimonios evidencian un fuerte contraste con el alegato de apertura de la defensa de los policías imputados, que endilgó la responsabilidad de los hechos a Aníbal Suárez, a quien acusó de manejar en estado de ebriedad, de huir de la policía tras conducir en zigzag. 

El padre de Danilo Sansone, dijo que lo que ocurrió “fue una cacería” y que su familia “jamás volverá a ser feliz” luego de lo ocurrido. “Fue una cacería. Nunca más vamos a estar felices en mi casa, lo único que quiero por él y sus amiguitos. Es muy feo lo que estoy viviendo. Miren donde estoy: pidiendo justicia por él”, exclamó quebrado. 

“Me quise matar más de dos veces por mi hijo. Ahora sigo adelante por ellos. No sé qué pasó esa noche, yo lo despedí de mi casa bien y me lo devolvieron un cajón todo tapadito, se le veía la carita nomás. Era lo único que no tenía lastimado. Era un ángel”, continuó Juan Carlos, quien tuvo que ser asistido por un especialista en salud mental ya que manifestó sentirse “muy descompuesto”.

A su turno, Gladys Ruizdía afirmó que mataron a su hijo “sin piedad y a sangre fría”, y señaló que  “para que esto no vuelva a pasar, exijo perpetua”. 

En la misma línea, Yanina Zarzoso, la mamá de Camila López (13), contó que le tiene “miedo” a la Policía y relató cómo se enteró del fallecimiento de su hija.

“La mamá de Rocío Quagliarello me llamó a las tres de la mañana y me dijo que las chicas habían tenido un accidente. Yo pensé que se había caído de la bicicleta. Entonces fui pensando en eso. Estaba enojada y estaba pensando en que la tenía que retar. Pero en el hospital me enteré de la peor noticia que me podrían haber dicho en mi vida”, recordó.

Susana Ríos, la madre de Gonzalo Domínguez, contó que esa noche al ver que se hacía tarde le pareció “rarísimo” que no le contestara el teléfono ya que “era un hijo excelente”.

“Teníamos a su padre internado en La Plata por un ACV isquémico y teníamos que madrugar. A la madrugada me enteré que había pasado un accidente en la ruta de un Fiat 147. A las 4.30 me despertó un sexto sentido como madre. Me fui al hospital, pero lo vi lleno de gente, no me animé a entrar. Di la vuelta y cuando llego a mi casa, veo que para una moto con dos personas que me dijeron que Gonzalo estaba en el auto”, relató la mujer, notablemente conmovida. 

En la sala de audiencias estuvieron presentes escuchando los testimonios la única sobreviviente del hecho, Rocío Quagliarello (actualmente de 17 años), el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla Corti, y el subsecretario de DD.HH. bonaerense, Matías Moreno.

Se espera que el juicio continúe este miércoles a partir de las 10, donde declararán siete testigos que se encontraban en las cercanías del lugar en el que el Fiat 147 impactó contra el acoplado de un camión. (DIB) ACR

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...