Melitón: “Juan Carlos Pugliese fue un luchador de la democracia”


El agrimensor Carlos Melitón fue elegido vicedecano de la Facultad de Ingeniería en 1986. Antes de completar su gestión, debió ocupar el Decanato. Coincidió en el tiempo con la etapa en la que Juan Carlos Pugliese (h) se desempeñó como Rector de la UNICEN.

“Tengo infinidad de historias con Pugliese”, afirma. “A mí me había tocado hacer el trabajo cotidiano, porque el decano era Carlos Lainz, un ingeniero que viajaba desde La Plata. Por lo tanto tuve que interactuar a diario con el Rectorado. Con Juan Carlos nos peleábamos todos los días”, evoca con nostalgia.

Eran tiempos en que todavía estaba fresca en la memoria la puja que llevaban adelante Olavarría y Tandil. La ciudad serrana se había quedado con el Rectorado, por lo que “había que luchar cada centímetro porque todo se estaba armando”, sostiene Melitón. “Hacía solo tres años que se había recuperado la democracia y estaba todo por rehacer, desde el Consejo Académico hasta los edificios. Yo viajaba a Tandil todas las semanas, a veces todos los días. Cuando Juan Carlos me veía llegar se agarraba la cabeza. Fueron épocas bravas, discutíamos mucho. Pero ya en ese tiempo yo me daba cuenta que era un tipo excepcional, un político de sangre. Se plantaba cuando había que ponerse firme, pero después terminaba buscando los acuerdos que nos permitían volver a Olavarría con los proyectos aprobados. Así fue que se hizo el edificio de Ingeniería Civil, los laboratorios, se compraron móviles. La Facultad de Ingeniería creció muchísimo en esos años, y Pugliese fue uno de los pilares”.

El mito dice que el olavarriense llegaba al Rectorado y lo primero que hacía era golpear la mesa de Pugliese con el puño. Ríe al escuchar esa referencia histórica, sin terminar de aclararla. “Juan Carlos no era ningún lento, se aguantaba todas las presiones y supo manejar la Universidad con mucha armonía. Cuando terminó mi gestión en 1989 se había ganado mi respeto, la FIO le debe mucho”.

La noticia de su fallecimiento causó enorme dolor en toda la comunidad universitaria. Melitón no quedó ajeno a este sentimiento. “Me afectó mucho, era un hombre joven. Con el tiempo yo lo había vuelto a cruzar en otras situaciones, y nos tratamos con mucho afecto. Con las vueltas de la vida lo reencontré en su rol de asesor de los agrimensores en el tema de las actividades reservadas. Ahí también jugó un gran papel, su trayectoria es impactante. Él siempre estaba peleando por la calidad de la educación pública. No paraba nunca, a veces parecía una persona distante pero era muy intenso para cumplir su función. Es una pérdida gigante, lo recordaré como un luchador de la democracia”.

Comentarios
Cargando...