Nuestro saludo a los Héroes “Invisibles” de esta Historia

Entonces ya nada volvió a ser lo mismo que antes…

Lo habitual deja de ser novedoso en nuestra percepción…hasta que alguna circunstancia rompa abruptamente la cotidianeidad y nos haga sentir su falta.

Hoy, en medio de esta crisis mundial, los gobiernos debieron tomar medidas para prevenir o disminuir el contagio del COVID-19. Afortunadamente nuestro Presidente, a la altura de los mejores líderes mundiales, adoptó las mejores medidas de prevención posibles hasta el momento que son el aislamiento y la distancia social conjuntamente con la preparación de la asistencia médica para afrontar una catástrofe de esta envergadura.

Hoy, entre las personas, se revalorizaron las redes sociales. Por ellas y por los medios masivos de comunicación, circula información veraz y tendenciosa. También circulan memes, abrazos, besos y un montón de sentimientos que nos genera esta situación global.

Hoy cambió la que era nuestra rutina cotidiana… extrañamos saludos, abrazos y encuentros reales.

Hoy vemos que los verdaderos “Héroes” de esta pandemia son reales…no salieron de las pantallas de cine o TV, sino que son los que defienden a la Humanidad en clínicas y en hospitales.

Pero como en toda Gran Obra, siempre están aquellos aparentemente “Invisibles”. Aquellos que también dejan a sus familiares día a día y se la juegan, no sólo por su trabajo sino por sus ideales.

Para sostener y colaborar en esta situación, para que nuestra sociedad pueda salir de esta lucha con el menor costo en vidas posible.

Los que injustamente muchas veces son excluidos hasta de sus propios lugares de residencia por temor al contagio.

A ellos, nuestro abrazo fraternal y reconocimiento.

Pero también hay un párrafo especial para nuestras Compañeras y Compañeros, que sostienen los servicios que proveen de energía eléctrica a todos los hogares e instituciones de nuestro país y el mundo, ya que hoy por hoy somos todos electrodependientes. Y para que cada luz, celular, computadora y demás aparatos funcionen, tras ellos -entre bambalinas- hay un Trabajador o una Trabajadora de Luz y Fuerza.

Que deja la seguridad de su hogar y va en cumplimiento de su función, la que a veces es menospreciada por ciertos sectores de la sociedad.

Mujeres y Hombres que, a diario, dan lo mejor de sí para colaborar en esta delicada situación. Arriesgan sus vidas, su salud y la de sus familiares. Sufren las inclemencias del tiempo, pasan frío, calor, se mojan, se desvelan en pos de sostener la provisión de Energía Eléctrica a todos los vecinos de Olavarría.

A todos ellos va nuestro fraternal saludo.

Y a los que deben y pueden #Quedarseencasa, cuando enciendan una luz o conecten su aparato eléctrico, al menos recuerden que estos “Invisibles” también son los Héroes de esta Historia.

                                                           Comisión Directiva del Sindicato Luz y Fuerza Olavarría

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...