Operación inédita: le sacaron un tumor cerebral a un adolescente de Roque Pérez y lo mantuvieron despierto


Un adolescente de 15 años oriundo de Roque Pérez se convirtió en el primer paciente pediátrico de la Provincia de Buenos Aires en ser operado despierto para extraerle un tumor del cerebro. El complejo procedimiento, que incluye la apertura del cráneo y el testeo en quirófano de funciones como el lenguaje, la compresión y la visión, se realizó con éxito en el hospital público provincial “Blas Dubarry”, de Mercedes.

El neurocirujano Juan Marelli, a cargo de la intervención, junto con un equipo interdisciplinario, explicó que este tipo de operación “no es para todo el mundo” y explicó: “El procedimiento es complejo y requiere de una evaluación psicológica previa y una preparación del o la paciente que consiste en que conozca a todos los miembros del equipo y el paso a paso de la cirugía que, en este caso, duró cuatro horas y media, por lo tanto, la persona no tiene que ser muy ansiosa y debe estar mentalmente preparado para afrontar esta operación”.

El paciente llegó al quirófano con un diagnóstico de tumor en el hemisferio izquierdo del cerebro. Para realizar la resección o extirpación del tumor, el equipo de salud debió realizar, en primer lugar, una craneotomía, es decir, abrir el cráneo y la duramadre, que es la capa exterior de tejido que protege al cerebro.

En esa primera fase de la cirugía sí hubo que anestesiar completamente al paciente. Pero luego fue necesario despertarlo. “Necesitamos verificar que la resección del tumor no va a perjudicar ninguna de las funciones del hemisferio izquierdo del cerebro y, para eso, precisamos estimular con electrodos (pequeñas descargas eléctricas) toda la zona de resección y estar en diálogo con la persona para monitorear las funciones cerebrales”, detalló Marelli.

“Al despertarlo, después de la apertura del cráneo, lo primero que se le pregunta al paciente es si se siente cómodo y si no siente dolor, esto es fundamental para continuar”, precisó Marelli.

Luego, con una serie de preguntas y test psicológicos, que incluye el conteo numérico, los días de la semana, los meses y otras preguntas clave, el paciente dio al equipo de salud la información necesaria para que pudiera evaluar si era posible efectuar la resección del tumor sin riesgo de secuelas.

“Afortunadamente salió todo muy bien, reseccionamos todo el tumor, y ayudó mucho que el paciente sea un chico muy tranquilo, que se preparó mucho y al momento del procedimiento se comportó como un verdadero estoico: respondió todas las preguntas perfectamente y se mantuvo sereno durante toda la cirugía”, concluyó el neurocirujano, y agradeció el apoyo de los directores del hospital Dubarry de Mercedes, los médicos Walter Crema y Guido Antonelli, y de la Dirección Provincial de Hospitales del ministerio de Salud bonaerense, a cargo de Juan Riera.

Del procedimiento en el quirófano, además de los especialistas Juan Marelli y Darío Savini, participaron la anestesióloga Marina Siri, el médico Mariano Teyssadier, la médica Julia Lembo, la instrumentadora Rebeca Scorzo y la licenciada en Enfermería Pamela Granussi. (DIB) ACR

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...