Polvaredas cumple 112 años y festeja este finde con una gran fiesta criolla


El pueblo rural, conocido como la cuna del creador de helicópteros saladillense  Augusto Cicaré, cumple el 17 de marzo 112 años y lo festeja al aire libre, el sábado 16 en el predio Municipal, con una gran fiesta criolla.

El pueblo vivirá una verdadera fiesta criolla organizada por instituciones locales y muy buena gastronomía con parrillas para que los visitantes puedan degustar carnes asadas. A la propuesta se le suman carreras de sortijas, prueba de riendas de mujeres, y muchos desafíos más destinados a toda la familia. Por la noche un gran baile cerrará el encuentro. El día domingo se realizará el acto protocolar y habrá un tours guiado por los principales puntos turisticos de la localidad, que se llevará a cabo conjuntamente con los alumnos de la Escuela Secundaria de lugar que tiene orientación en Turismo.

Polvaredas es un pueblo rural ubicado a tan solo 27 kilómetros del centro de Saladillo.

Se lo conoce como un lugar que aún conserva la mística de “Pirincho”, quien voló su primera aeronave en pleno campo rodeado de vacas y paisanos. Actualmente la calle principal lleva su nombre y sus lugareños son dueños de las mejores anécdotas de recordado autodidacta.

Si visita el lugar, este fin de semana, no deje de  conocer la famosa esquina donde funciona la Herrería “La Pintoresca”, donde aún se conserva una de las pocas fraguas que todavía existen en el país. Cacho Lucentini, es el propietario del lugar y quien enciende, ese gigante, cada vez que  algún turista lo visita.

Con el paso del tiempo el pueblo ha disminuido la cantidad de habitantes permanentes, actualmente 400 viven allí. Sin embargo, dos jóvenes oriundos del lugar le han devuelto la vida a las calles de tierra. El gran museo de la localidad es el “Bar Luna Park”, el devenir del pueblo y de sus habitantes está atesorado en cada rincón. Cada familia ha dejado algo antes de irse y el bar mantiene vivo a sus habitantes a través de objetos, cuadros, recortes periodísticos, fotos y hasta reliquias que fueron enterradas en tiempos de la dictadura militar. El Bar, ofrece todo tipo de vermut y por supuesto su famosa y conocida cancha de bochas.

Calles de tierra, una plaza pequeña y su modesta capilla hacen de Polvaredas un lugar con encanto propio. Ni bien uno entra al pueblo no hay más que entregarse a la naturaleza y a construcciones que datan de 100 años atrás. A la derecha se encuentra el Bar de Cato, aún abierto. Es una foto literal de lo que permanece en el tiempo sin ninguna perturbación moderna  y es atendido por un soñador de unos 91  años, quien recibió a generaciones enteras en su almacén. Pegadito está lo que fue la primera estafeta postal atendida por Nelly Serafín, como así también la primera panadería que, según cuentan sus habitantes, vendía una galleta de piso única.

Polvaredas es un destino ideal para caminar en silencio, para sentarse en sus parques, para sentir los pájaros cantar, disfrutar de la amabilidad de un pueblo e irse con miles de historias. Las calles de tierra parecieran conservar las pisadas de sus viejos habitantes y los ladrillos las huellas de las manos de quienes los apilaron e hicieron historia.

Cronograma:

-15,30 izamiento del Pabellón Nacional

-17,30 hs Carreras de sortijas. 6 pasadas a 2 ( dos ) arcos.

-A continuación prueba de riendas de menores hasta 14 años.

-Prueba de riendas de mujeres.

Prueba de riendas de mansos, 6 tambores a 8 mtrs.

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...