«Que haya libertad de expresión no implica que haya una impunidad de expresión»

El Agente Fiscal habló además de la problemática del juego clandestino en menores de edad: «el chico pedía dinero a sus padres para una supuesta compra de una merienda y la terminaba jugando en el casino clandestino«


Entrevista: Diario El Tiempo / Fotos: Diario El Tiempo

El titular de la UFI 22 con sede en los Tribunales de Azul y especialista en delitos informáticos, Lucas Moyano, concedió una entrevista al diario El Tiempo y, en lo referido específicamente al Departamento Judicial Azul y cómo ha crecido el ciberdelito, afirmó que poseen estadísticas que demuestran que son cinco los delitos denunciados todos los días, los 365 días del año.

A su vez, Moyano integra una red de Fiscales Ciber en Argentina, donde se ha relevado una estadística que refleja que, durante el 2023, se incrementaron las denuncias por delitos informáticos en un 38% con respecto del año anterior.

Los delitos que más frecuentemente ocurren en estos momentos, según los datos proporcionados en las denuncias ante la UFI 22, son los fraudes, las estafas, el robo de identidad y el phishing. En tal sentido, el fiscal Moyano expresó que «la usurpación de identidad, todo lo que tiene que ver con la suplantación de identidad en redes sociales, ocurre muchas veces porque el usuario no protege debidamente su cuenta. Y esto tiene que ver con una falla en lo que es la ciberseguridad».

Explicó, en tal sentido, que «si nosotros no tenemos debidamente configurado el WhatsApp para que no nos roben la cuenta, o no tenemos las precauciones para no compartir códigos de las cuentas, claves o contraseñas, posiblemente nuestra cuenta se vea vulnerada. Y una vez que eso sucede, al delincuente le es muy fácil hacerse pasar por nosotros, con nuestra foto, nuestro número de cuenta de WhatsApp. Con eso hace caer en el engaño a sus contactos. El mensaje que recibe nuestro familiar es bastante diligente, por eso decimos que, previo a hacer cualquier disposición de dinero, se verifique por otro lado si la situación es real o no».

Moyano afirmó que los delitos relacionados contra los menores, como por ejemplo bulling, difusión de material de abuso sexual infantil, se dan en un número que se mantiene constante. Problemáticas como el ciberbulling, por ejemplo, está impactando no solamente en esta región, sino en todo el país. «Siete de cada diez chicos sufren situaciones incomodas por internet, acoso entre pares», precisó el fiscal Moyano. «También se observan estafas por Marketplace, compra de artículos a través de redes sociales, de donde no sabemos si la situación de la venta es real o si es un engaño; clonación de páginas web, links falsos».

Ciudadanía digital

En cuanto a ciudadanía digital, el fiscal Lucas Moyano explicó que se trata de «los derechos y obligaciones que tenemos como usuarios de Internet para un uso responsable de la tecnología. Por ejemplo, que haya libertad de expresión no implica que haya una impunidad de expresión. Uno no puede decir cualquier cosa en las redes sociales, agredir e insultar. Hay muchos mensajes agraviantes e impunidad a través de redes sociales. Si hay una persona que es víctima de ese tipo de mensajes en redes sociales, esa persona puede accionar al respecto. Un individuo que realiza publicaciones que pueden dañar la imagen de la persona, injuriarla o calumniarla, obviamente esa persona víctima y puede accionar para que se repare el daño causado».

También observó que «un uso responsable de la tecnología también está vinculado con la violencia de género. En este sentido es importante, como una de las obligaciones que tenemos como usuarios, detener la divulgación de mensajes perjudiciales o falsos, o discursos de odio, y se debe apoyar a quien sufre hostigamiento. Muchas veces se ataca a los menores mientras que los padres están tranquilos porque están en un lugar que se considera es el más seguro del mundo, en su habitación, en su casa, y están siendo atacados».

Respecto a la divulgación o publicaciones compartidas de contenido sexual de las personas, se recomienda no compartir, cortar esa cadena. «La persona que sufre ese ataque en donde se comparte su imagen por los grupos de WhatsApp está siendo afectada en su intimidad y genera la situación de no saber cómo detener eso. Nos falta un poco de educación en ese sentido, por eso hablo de ciudadanía digital, porque tenemos que saber los derechos y obligaciones que tenemos como usuarios para hacer un uso responsable de la misma. Y en este punto es importante resaltar lo que es ciberseguridad, cómo proteger debidamente las cuentas para evitar ser estafados, y alertamos que las mismas empresas están siendo blanco de los ciberataques, de sumas millonarias. La mejor manera de solucionar un problema es no teniéndolo».

DeepFake

Las DeepFake son formas de uso de inteligencia artificial para realizar ediciones de video en las que es posible suplantar la identidad de una persona, creando una representación de su rostro en un cuerpo distinto para crear una ilusión de realismo. Este uso de la tecnología puede ser vista en películas, series y publicidad. Sin embargo, también ha sido utilizada por personas que falsifican videos de autoridades de gobiernos nacionales, para hacer creer al mundo que se han producido declaraciones, o actitudes que no ocurrieron en realidad.

FakeCatcher, como se conoce a este recurso tecnológico, fue presentado por Intel como un detector de DeepFake en tiempo real, por lo que podría ser utilizada al instante para reconocer qué video o contenido está siendo manipulado por inteligencia artificial. «Esta tecnología puede detectar videos falsos con una precisión del 96 % (…) Es el primer detector de falsificación profunda en tiempo real del mundo que devuelve resultados en milisegundos», indica la empresa en su sitio web oficial.

Por su parte, empresas como Google que están dedicadas a la aplicación de la tecnología, han vetado esta práctica de edición de video debido al mal uso que se le ha estado dando en Internet y de la mala imagen que tiene en la actualidad su aplicación a nivel de usuario. La Unión Europea, por su parte, también se ha involucrado en la lucha contra la desinformación, a raíz de este tipo de contenido, y ha insistido en que las compañías de redes sociales como Meta y Twitter tengan medidas claras para combatir todo lo relacionado con DeepFakes en sus plataformas.

En el Departamento Judicial de Azul aún no se han registrado casos de esta índole, pero de todas maneras se está alertando ya que es una modalidad que, lamentablemente, es cada vez más frecuente. En este sentido, el fiscal Lucas Moyano destacó que «se han conocido casos, por ejemplo a un empleado en otro país que le hicieron creer, mediante inteligencia artificial, que estaba en una reunión con sus compañeros de trabajo y le hicieron transferir más de 33 millones de dólares. Esto es algo que vemos muy lejano, pero debemos estar alertas porque nos va a tocar, lamentablemente. También ha sucedido las DeepFakes con imágenes de un actor de contenido de adultos y a esa imagen le agregan la cara de una persona que quieren atacar: crean, así, una imagen falsa de contenido sexual para extorsionar. Avanza la inteligencia artificial en todos los sentidos y es muy útil para muchas cosas, pero por otro lado puede ser utilizado para crear ataques o engaños personalizados. De este modo, utilizan la tecnología con fines criminales».

Clonación de voz

A raíz de este concepto que viene impactando en la sociedad actual -relacionado directamente con la clonación de voces-, el titular de la UFI 22 amplió la información adelantando que «se clonan las voces y eso también va a llegar en cualquier momento, por eso les sugiero a los vecinos que tengan una palabra clave con su familia, que les permita, al momento de recibir un llamado desesperado de ayuda o lo que sea, emplear esa palabra para verificar la veracidad del llamado. El delito del ‘cuento del tío’ ha mutado y se ha sofisticado con estas herramientas, se ha actualizado. Como comunidad estamos cayendo con delitos más burdos, imagínense con este tipo de cuestiones que son muy difíciles de detectar si uno no toma recaudos».

Los menores y las apuestas clandestinas

Otras de las problemáticas que han cobrado popularidad en el último tiempo son las apuestas clandestinas en menores. Una modalidad que comenzó como consecuencia directa del acceso de los menores a las billeteras virtuales. En los casos que los padres -que, por cuestiones de practicidad y para que sus hijos dispongan de dinero para pequeños gastos diarios, de bufete o fotocopias- eligieron abrirles una cuenta en una billetera virtual, han surgido casos en donde los menores le dan mal uso a esos fondos y apuestan en ruletas y juegos virtuales. El fiscal Lucas Moyano explicó que, en efecto, se trata de una gran problemática: «Hoy un niño que puede tener una billetera virtual, que es a partir de los 12 años, puede jugar al casino clandestino. Tenemos que saber que eso no está regulado y que cualquiera que tenga una billetera virtual puede apostar. Y nos han trasladado la problemática que chicos en los recreos de las escuelas, o el bufete de los clubes, o cuando van a hacer una actividad deportiva, juegan al casino on line. Eso, obviamente, acarrea problemas de ludopatía, por lo que pedimos a los padres que eduquen a los chicos de las consecuencias que tiene jugar. Se sabe de casos donde el chico pedía dinero a sus padres para una supuesta compra de una merienda y la terminaba jugando en el casino clandestino. Queremos visibilizar esa problemática para que se conozca, porque es lo que está afectando a los menores», precisó Moyano.

Clonación página web

Si bien es algo ya conocido, es oportuno recordar que existen diversos enlaces que pueden parecer oficiales y remiten a páginas apócrifas. En este sentido, el fiscal especializado en delitos informáticos puntualizó que «por ejemplo, si uno busca a través de Google, pueden aparecer enlaces patrocinados. Es así que muchas veces le ha sucedido a alguna persona que veía algún gasto en su resumen de cuenta que por ahí no había realizado, entonces ‘googleaba’ el nombre de la tarjeta para consultar ese gasto. Lo que sucedía es que ingresaba en el primer enlace que aparecía como resultado de búsqueda y era un ‘enlace patrocinado’. Sin chequear si efectivamente era la cuenta oficial de la compañía, ingresaba sus datos personales y ya con eso le estaba brindando toda la información a los ciberdelincuentes. Era una página similar, que clonaba sus datos y se los enviaba a los delincuentes, con los perjuicios patrimoniales que eso implica una vez que pueden acceder a todas nuestras cuentas».

Del mismo modo, en ese contexto, también hay que tener en cuenta los enlaces adjuntos que nos pueden llegar a través del correo o por medio de la aplicación de WhatsApp. El usuario, con sólo hacer clic, se descarga un malware -es un término general para referirse a cualquier tipo de ‘malicious software’ (software malicioso) diseñado para infiltrarse en su dispositivo sin su conocimiento- y causa daños e interrupciones en el sistema o puede robar datos.

Moyano, al respecto, indicó que «muchas veces es un troyano bancario, donde queda latente, escondido dentro del sistema y cuando operamos con home banking lo que hace es robar las claves. Una vez hecho esto, el delincuente tiene el dominio de nuestras cuentas. Lo mismo recomiendo, cuando comparten enlaces, o cadenas con supuestas promociones o premios, tener cuidado; porque muchas veces estamos compartiendo y haciendo una cadena de algo que desconocemos su origen. Si no reenviamos, estamos cortando la cadena y la posibilidad del delincuente de seguir estafando», observó el fiscal.

Para finalizar, Lucas Moyano destacó que «de acá a futuro, la violencia digital va a ser la que va a reemplazar la prueba física, lo que tenemos hoy. La prueba digital es lo más importante en todos los delitos; por eso un homicidio, un robo, se puede esclarecer con la prueba digital, contenido a través de dispositivos o cámaras de seguridad». También remarcó que «es muy importante que haya avances legislativos que contemplen la evidencia digital dentro de los códigos de procedimiento, para poder tener herramientas para trabajar».

EL DATO

«Las estadísticas que se están relevando, a través de un informe del FBI, dan cuenta que uno de cada cinco delitos, son ciberdelitos. Dentro de cinco años, esa proporción cambiará a dos de cada tres; y dentro de diez años, van a ser cuatro de cinco los delitos informáticos», indicó el fiscal Lucas Moyano. «Por eso es necesaria la capacitación constante, porque el delito cibernético va mutando y nos lleva a desafíos de estar cada vez más conectado, más capacitados para afrontarlos. Y educar al usuario para prevenir. Se va a trasladar el delito común de la calle, el de persona a persona, a través de la tecnología. Si bien el delito en la calle no va a cesar nunca, el delito informático tiene un crecimiento que va a ser exponencial».

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...