Dos personas de Olavarría con prisión preventiva en una causa por drogas

La prisión preventiva fue solicitada por el Fiscal Lucas Moyano, titular de la Unidad Funcional de Instrucción N° 22. Habían sido aprehendidos en julio pasado en un operativo realizado por el Destacamento Balneario de la ciudad de Azul.


Escribe: Fabian Sotes / Diario El Tiempo

Considerados los presuntos autores de una infracción a la Ley de Estupefacientes, un juez de Garantías dictó las prisiones preventivas a dos hombres que habían sido arrestados el mes pasado en jurisdicción de Azul, cuando en un auto llevaban más de cien gramos de cocaína.

Ambos imputados figuran con domicilios en Olavarría, desde
donde viajaban en dirección a la ciudad de Azul cuando fueron interceptados por personal policial del Destacamento de Seguridad Vial
Azul en la rotonda que une a las rutas 51 y 226.

El procedimiento que finalizó con las aprehensiones de los dos se había llevado a cabo en horas de la mañana del sábado 11 de julio pasado.

En ese entonces, los hombres que ahora están presos viajaban en
un Peugeot 408, vehículo en cuyo interior -al ser requisado- se halló
e incautó la droga: cuatro trozos de cocaína que estaban debajo de
uno de los asientos del rodado, envueltos en una bolsa de nylon.

Los imputados que tiene esta causa penal habían sido identificados como Mariano Alcides “Cholo” Scarpitta, un remisero oriundo de Olavarría que tiene 41 años de edad; y Aldo Oscar Saavedra, también radicado en nuestra ciudad aunque es nativo de González Catán.

Juan José Suárez, el titular del Juzgado de Garantías número 3
con asiento en los Tribunales de Azul, dispuso las medidas cautelares para los dos, al dar lugar a un pedido formulado por Lucas Moyano, el fiscal a cargo de la UFI 22 que lleva adelante esta investigación penal relacionada con una infracción a la Ley 23737.

Saavedra y Scarpitta son considerados, “prima facie”, autores
del delito de tenencia ilegítima de estupefacientes con fines de comercialización en dosis fraccionadas destinadas directamente
al consumidor.

Actualmente permanecen privados de la libertad en la Estación
de Policía Comunal con asiento en Tapalqué.

En la resolución que convirtió a las detenciones de ambos en prisiones preventivas, el magistrado a cargo del Juzgado de Garantías 3 autorizó que los acusados realicen en esa seccional policial de la vecina ciudad “trabajos de mantenimiento que el titular de la comisaría considere, a modo
recreativo y de esparcimiento”; mientras se aguarda desde el SPB
por el otorgamiento de los cupos para que sean trasladados a una
unidad penal de la zona.

El procedimiento del mes de julio

Scarpitta conducía el auto en el que también viajaba Saavedra, vehículo en cuyo interior se halló la droga.

En las actuaciones penales se menciona que ambos, ese sábado
11 de julio que pasó, “detentaban ilegítimamente bajo su guarda y
disposición, con el unívoco fin de su comercialización directamente
al consumidor”, la cocaína que fuera incautada.

La sustancia estupefaciente -se describe también en la causa- estaba “en una bolsa de nylon color transparente”, oculta “debajo del
asiento del acompañante” delantero del auto.

Esos cuatro trozos compactos de cocaína pesaron “103,1 gramos”,
se indicó de la mano del resultado de la pericia que fuera realizada
aquel día, cuando fueron convocados para intervenir en el procedimiento efectivos pertenecientes a la Delegación Departamental de
Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado de Azul.

Dinero en efectivo y teléfonos celulares fueron incautados
también en poder de los ahora encausados.

Al ser analizadas las comunicaciones que esos móviles contenían, se hallaron conversaciones relacionadas con la venta de droga al menudeo, actividad que al parecer los imputados llevaban a cabo bajo la modalidad conocida como “delivery”.

Que los acusados “tuvieran en su poder y ámbito de disposición
gran cantidad de sustancias estupefacientes en el interior del vehículo en el cual se transportaban” se convirtió en uno de los elementos valorados para el dictado de estas medidas cautelares. También, que Saavedra y Scarpitta figuren actualmente investigados en otras causas penales relacionadas con
infracciones a la Ley de Estupefacientes.

Las penas que podrían dictarles a los dos en caso de que resulten
condenados en esta investigación penal fue otra de las circunstancias valoradas por el magistrado a cargo de Garantías 3 para ordenar
que sigan privados de la libertad.

Específicamente, a través de las prisiones preventivas que les dictara en esta primera instancia.

Comentarios
Cargando...