“Son tiempos de ordenar el gasto y de buscarle la vuelta”

El intendente de Florentino Ameghino gobierna el municipio desde 2022 tras la salida de Calixto Tellechea y fue ratificado en el cargo en octubre pasado. Tiene solo 29 años y ahora afronta una nueva gestión con impronta propia.


Nahuel Mittelbach es, junto a Lucía Gómez de Gonzales Chaves, el intendente más joven de la provincia de Buenos Aires. Tiene 29 años y gobierna Florentino Ameghino desde 2022, tras la salida de Calixto Tellechea. En las elecciones del año pasado fue ratificado en el cargo y ahora afronta una nueva gestión con sello propio.

Reconoce su vocación política desde temprana edad, cuando intentaba representar las demandas de sus compañeros en el colegio. A los 19, comenzó su militancia en las filas de la Juventud Radical en Lucha, y con tan solo 23 años se convirtió en secretario de Gobierno y Hacienda de Ameghino.

Preocupado por la situación económica del país, asegura que la demanda social se quintuplicó en los últimos meses y responder a eso es una de sus prioridades. No obstante, asegura que son tiempos de “ordenar el gasto y de buscarle la vuelta” para poder llevar adelante su ambicioso programa de Gobierno local, centrado en la urbanización de terrenos, el desarrollo económico e industrial del municipio y el acceso al trabajo.

¿Cuáles son tus principales desafíos de gestión?

Hay un sentido de responsabilidad importantísimo, pero también muchas ganas de hacer cosas, aunque sea un contexto difícil. Tenemos un trabajo de planificación con desafíos como el acceso al suelo urbano de calidad, que es una deuda pendiente; la posibilidad de llevarle a familias terrenos urbanizados con precios accesibles. Tenemos desafíos en torno al desarrollo económico del distrito y la conformación de un sector industrial planificado y logístico; el acceso al trabajo, con las herramientas formativas para eso; y también lograr una ciudad habitable en el sentido más amplio: espacio público amigable, limpio, ordenado y buen acceso a la salud. Entre todos estos temas estamos enfocando los principales programas municipales.

Varios intendentes están preocupados por los recursos, ¿cómo es la situación de Ameghino?

Es un desafío, sin dudas. Son tiempos de ordenar el gasto y de buscarle la vuelta. Yo podría quedarme en una posición de queja por los recursos de Provincia y de Nación, pero no. Tenemos la coparticipación establecida por ley y también tendremos que ponernos creativos con la generación de recursos locales. Venimos ordenando el gasto y tendremos que buscar modalidades de articulación pública-privado. Obviamente que también vamos a La Plata, recorremos los ministerios y pedimos las obras. Comparto, además, la necesidad de que los municipios tengan más recursos y mayor autonomía, porque somos el primer mostrador y los que terminamos respondiendo a todas las demandas que no resuelven todos los otros niveles de gobierno. Los gobiernos locales son de cercanía y por supuesto que necesitan más recursos. Más allá de lo que ocurre ahora sobre el recorte de fondos, yo suscribo a la demanda de autonomía. Estoy convencido de que los intendentes somos los que mejor sabemos cómo gastar la plata.

¿Cómo impacta la crisis económica a nivel local?

La demanda social viene creciendo desde el año pasado, es un desastre económico que viene desde hace décadas, pero desde el año pasado es terrible. El pedido de alimentos se quintuplicó en 2023 hacia fin de año. Las demandas que llegan al servicio local de salud también vienen creciendo, y dar respuestas a todo eso es lo que priorizamos en contextos de crisis.

¿Qué opinás del Gobierno de Javier Milei? ¿Tenés expectativa?

En realidad, más que expectativa tengo esperanza. Yo creo que ningún argentino debería desear que a un gobierno le vaya mal. Obviamente que tengo diferencias, sobre todo en el modo de plantear la discusión o la negociación. No comparto las formas ni cómo se implementan las medidas, que se incite a la violencia, que el presidente insulte o se burle, no me parece. Estoy en desacuerdo con que se pretenda transformar un andamiaje legal que tiene décadas con un mega DNU, no creo que eso esté bien. Cuando Milei avanza de manera prepotente y patotera creo que pierde una gran oportunidad de transformar el país, desaprovecha la legitimidad que le dio la gente con el voto.

¿Cómo es tu relación con el Gobierno provincial?

De colaboración, no hay otra manera. En Florentino Ameghino me eligieron a mí y en la provincia a Axel Kicillof, eso lo tenemos clarísimo. He tenido varias reuniones y siempre la recepción ha sido muy buena. Ahora entendemos que la provincia también está viendo cómo se ordena con el recorte de recursos.

¿Cómo ves el futuro del radicalismo y qué pasa con Juntos por el Cambio?

El radicalismo, como todos los partidos de Argentina, está ante el gran desafío de interpretar el momento y encontrar su lugar de representación, que es algo que se ha perdido en el último tiempo. No es algo fácil, pero creo que el radicalismo está en ese camino y debe conducirse a ser una alternativa de gobierno con una visión clara de lo que quiere representar. Respecto a la coalición Juntos por el Cambio puedo decir que a nivel local se ha fortalecido y que trabajamos perfectamente bien. De hecho, la presidenta del bloque es del PRO. No pongo en duda la permanencia de Juntos por el Cambio, aunque haya dirigentes que con sus conductas atentan contra eso. Juntos por el Cambio no es romper y empezar de nuevo como creen algunos. (DIB) MCH

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...