Un intendente massista dispuesto a judicializar la eliminación de la Zona Fría


Por Andrés Lavaselli, de la redacción de DIB

Ph: Dib

El 22 de octubre, el massista Pablo Garate se convirtió en el intendente de Tres Arroyos. Terminó así un período de hegemonía del vecinalismo en la ciudad, marcado por cuatro gobiernos consecutivos de Carlos Sánchez.

A casi dos meses de asumir, Garate le contó a DIB que encontró un municipio complicado en términos financieros, por lo que encaró un “ordenamiento” del gasto que incluyó el cese de personal contratado. Se mostró preocupado por el impacto social de la quita del descuento por zona fría y tildó de “irregular” la modificación del dictamen de Diputados para eliminarla. También planteó una reforma del sistema de seguridad bonaerense, en la misma semana que se produjo el crimen de Umma y una explosiva crítica de Sergio Berni al rol de los alcaldes en la lucha contra el crimen.

¿Con qué se encontró cuándo asumió?

Heredé un municipio endeudado y deficitario. Una muestra concreta de eso es lo que ocurre con la maquinaria vial: el 60% está en estado de desguace. Había deudas de horas extra con el personal hasta de la época de la pandemia. Son un montón de situaciones que hacen que el comienzo sea muy complejo.

¿Cuáles son las medidas para revertir eso?

Lo primero que hicimos fue empezar a ordenar el gasto. No ajustarlo, sino ordenarlo para que en el proceso se pueda eficientizar el municipio y hacerlo más austero. En el primer mes, por ejemplo, ahorramos 28 mil litros de combustibles, que si uno mira son 28 millones de pesos.

¿Van a avanzar con despidos de personal?

Lo que hicimos fue no renovar los contratos que vencían el 31 el diciembre. No todos, sino aquellos con los que se puede avanzar sin afectar servicios. Es una primera etapa, independiente de que vamos a tener que seguir trabajando hasta mitad de año porque hay muchos contratos que duran hasta ese momento.

Apoyaron el paro nacional. ¿Qué medida del plan económico les preocupa?

Del plan económico me parece todo complicado. Pero de la “ley ómnibus” en el interior de la provincia, en el sur, nos impacta muchísimo la derogación de la zona fría. En septiembre vamos a estar pagando sumas exorbitantes. Me preocupa porque les pega a los sectores humildes, a la clase media, al trabajador.

En un primer momento parecía que en Diputados se mantenía el mecanismo, pero después en una modificación del dictamen de la “ley ómnibus” se volvió a quitar. ¿Qué opina?

El mismo día que salió el dictamen nosotros vimos que habían sacado la eliminación de la zona fría y sentimos que lo que habíamos hecho en defensa de los vecinos del sur de la provincia había servido. Pero lamentablemente de manera irregular, poco transparente y contra toda institucionalidad, aparece otro dictamen, de otras características, firmado entre sombras, en el que vuelve a instalar la eliminación. Lo que hicimos fue ponernos otra vez a trabajar en defender este beneficio y ahora también hemos decido, si es necesario, judicializar la cuestión.

Yendo al fondo de debate, el Gobierno respondería que es injusto que algunos paguen el subsidio de la tarifa de otros.

Porque nosotros tenemos que gastar el 94% más en invierno, debido a las condiciones climáticas que hacen que esto ocurra así. Es simple y básico, pero a veces lo simple y básico no se entiende.

Usted calculó que algunas facturas podrían pasar de $ 15.000 a $ 1.000.000, ¿Ratifica ese cálculo o fue una especie de metáfora?

Es un cálculo que hizo la persona que más sabe de zona fría, que es Alejando “Todo” Rodríguez, que trabajó mucho el tema. Cuando le sacó zona fría a la tarifa y aplicó todo lo que se planteó en la audiencia pública y algunos costos mayores que están pidiendo las distribuidoras, llegaría a eso. De cualquier manera, eso podría no ocurrir porque la Corte Suprema tiene como fallo el hecho de que las tarifas no pueden ser confiscatorias.

¿Pudieron hablar de eso con el Gobierno nacional?

La única relación que tengo con el Gobierno nacional es con (el funcionario del Ministerio de Seguridad) Sebastián García De Luca. Y solamente por un vínculo de afecto con él. En el temporal nos dio una ayuda de $ 3 millones. Y eso es todo.

¿No hablaron de la obra pública tampoco?

Tenemos obra pública que está parada o en la incertidumbre. Parte del polo educativo se hace con financiamiento nacional, por ejemplo. Otras que estaban anunciadas no van a poder hacerse. Estamos tratando de que se entienda esta situación.

¿El régimen de retenciones que plantea la “ley ómnibus” los impacta? [NdR: la entrevista fue realizada antes de la marcha atrás del Gobierno respecto del capítulo fiscal, el viernes]

Tenemos un problema con Maltería Quilmes, una fábrica muy importante de la ciudad. Nosotros defendemos los que invierten en nuestro distrito. Y esa es una de las cinco malterías del país. Por eso es tan importante ponernos de su lado. También defendemos a los productores de trigo, de girasol y de maíz: les prometieron baja de impuestos y les plantean aumentar las retenciones.

La seguridad es otro tema que preocupa por estas horas por el crimen de Umma. Berni dijo que los intendentes piden recursos pero después se borran. ¿Qué mirada tiene sobre lo que hay que hacer en ese plano?

Primero tengo una mirada de preocupación. Porque si bien nosotros hemos hecho muchos esfuerzos y empezamos a hacer cosas que antes no se hacían, tenemos más presencia, pero eso sirve hasta ahí nomás. Seguimos teniendo hechos delictivos. Yo no me borro, está claro. Y no siento que los intendentes se borren. Creo que hay que hacer una reforma integral del sistema de seguridad de la provincia.

¿Cómo sería esa reforma? ¿Con mayor autonomía para los intendentes?

Creo que es integral, no es solo de la policía. El poder local tendría que tener mayor poder en función de poder trabajar con algunas cuestiones que se ven en el territorio. Hay que trabajar en formación policial, mejorar su infraestructura, articulando con la Justicia. No es solo la policía, la política de seguridad es mucho más.

¿Qué posición tiene en la polémica por los fondos no coparticipables para Provincia?

La provincia está muy postergada, siempre venimos atrás de todo. En términos de recursos de coparticipación o por fuera de ella. Somos el interior del país y queremos defender lo que nos corresponde. A veces parece una discusión de La Plata contra el Gobierno nacional. Y la provincia es mucho más que La Plata o lo que está alrededor de la Capital Federal.

Cómo parte del massimo, qué cree que tiene que hacer el peronismo en esta atapa

Primero, una profunda autocrítica de cómo hemos gobernado. Segundo, no dejar de oponernos a lo que creemos que está mal, pero al lado poner la propuesta que les haga ver a los argentinos y argentinas que hay otro camino. Incluso cambiando cosas que hicimos nosotros. Me interesa menos cómo se dirima una interna que el hecho de que los liderazgos crezcan a partir de autocrítica y reflexión. (DIB) AL GML

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...