Una mujer quedó al frente del principal cluster quesero de la Argentina

Ahora tendrá al Banquete como lácteo insignia


Tandil mostró a una de las producciones que más la distingue durante un importante festejo: la Fiesta del Queso Tandilero.

Entre temperaturas poco habituales para la ciudad, los partidos del Mundial y el orgullo de ofrecer calidad, la región ratificó sus ganas de crecer. No solo en quesos, sino también como punto turístico y gastronómico.

Fiesta del Queso Tandilero 2022

La cuarta Fiesta del Queso Tandilero volvió a colmar durante tres días la diagonal que desemboca en el Parque Independencia, con la custodia firme del Castillo Morisco.

Quesos, salames con denominación de origen, cervezas artesanales, mieles, todo tipo de comidas, productos diversos y artesanías se ofrecieron a unas 50 mil personas que disfrutaron de este festejo gestado por el Cluster Quesero de Tandil y la municipalidad local.

Bajo este marco, el sábado en el atardecer tuvo lugar el acto central en el que se formalizaron dos avances muy importantes.

Nuevo queso «Banquete»

La Escuela Granja dispuso la cesión del uso de la marca “Banquete” para todos los emprendedores de la ciudad. El queso, similar a un gouda que se fabrica en la institución hace muchos años, con buen sabor, textura y también costos adecuados para la producción, sin la pérdida de calidad, se transformó en emblema de Tandil y ahora podrá popularizarse.

Al que muchos llamaban tradicional, ahora podrá etiquetarse como Banquete, en el formato de adoquin y con protocolos de elaboaración establecidos, con lo cual se acerca a una certificación en cuanto a la indicación de origen, que luego podría tener el sello de denominación.

La intención es que sirva como producto destacado para todos los queseros, con determinaciones muy específicas para su producción. Esta es una manera más de reafirmar la importancia del sector en la localidad, pero también es la forma adecuada de seguir avanzando y distinguiéndose a nivel nacional.

La mujer al frente del Cluster Quesero de Tandil

Sobre el escenario, frente a autoridades locales, de la provincia de Buenos Aires y a nivel nacional, Esteban Magnasco fue quien entregó simbólicamente la presidencia del Cluster Quesero a Agustina Miqueo.

“No es poca cosa este desafío que nos supone trascender de lo individual, para salir de la puerta de nuestra fábrica o nuestro negocio, para poder juntarnos a pensar en una agenda de necesidades en común, en los proyectos que responden a las necesidades que nos plantea la realidad”.

Con la intención de continuar y acrecentar todas las tareas que están en marcha, se avanza en la concreción del Museo del Queso y del Salame, que en una tarea con el Municipio, se pretenden reflejar las raíces y de la identidad de estos dos productos, desde la producción primaria a la elaboración.

Con una década de recorrido, este año el Cluster promovió en octubre la pintura rosa de los quesos, para sumarse a la campaña de lucha contra el cáncer de mama, desarrolló acciones de capacitación, comerciales que se adaptan a todas las escalas. Producciones familiares, artesanales, pymes se vinculan en el Cluster en mismas condiciones.

Son 20 empresas las que entendieron que en la confianza, la igualdad de condiciones genera vínculos que se reflejan en proyectos concretados que van más allá de eventos como la fiesta, sino que se encaminan a “visualizar el rol de la mujer y de las juventudes en el sector”.

Con tres años en la Comisión Directiva, ella se define como “hija de una familia de queseros” y es así que cumple su rol. Nieta de vascos, con sus dos hermanas siguen la tarea en la empresa que comenzó su papá a los 15 años.

Encargada de la parte de producción de Lácteos La Juanita, cada día transforman ocho mil litros de materia prima, con leche del tambo propio que tiene más de 300 vacas en ordeño.

Estrena al cargo presidente para una mujer en el Cluster y entiende que lo fundamental será mantener todos los proyectos de la institución que este año cumplió con mucho éxito la cuarta Fiesta del Queso Tandilero y que deberá aportar para seguir creciendo hacia el año próximo.

“Creo que tenemos que seguir incorporando a muchas de las mujeres que están en las empresas familiares a la Comisión Directiva, porque eso tiene que ver con trabajar de forma más conjunta y complementarnos con los hombres. En estos espacios lo que tenemos que ver de mejor manera es cómo tenemos hombres y mujeres miradas y dinámicas distintas, incluso tenemos que seguir enriqueciendo las ideas, no reemplazar a nadie, sino renovar las acciones que tenemos que llevar adelante”, resaltó.

A sus 37 años entiende que en el Cluster “es siempre el tema del precio de la leche una necesidad a atender. Competir con empresas mucho más grandes es una tarea de todos los días. Por eso también trabajamos mucho con la Cuenca Mar y Sierras (que representa a los tambos de la región) para garantizar los litros que necesitamos las empresas en Tandil”.

Esta zona que tiene a la ciudad como eje se producen unos 800 mil litros diarios y de eso el 40 por ciento es lo que se transforma industrialmente en todas las escalas en la localidad.

“Hacer esta fiesta, generar una mayor pertenencia de nuestros productos es muy importante. Por suerte la demanda de quesos está resistiendo a la crisis económica y a nivel general se amortigua con las exportaciones, si bien la cuestión de costos e inflación es algo que realmente nos ocupa todos los días”, Agustina destaca también que existe un trabajo interno en el Cluster para que la competencia sea justa.

Hace varios años que todos los que forman parte tienen las mismas competencias y certificaciones de calidad y sanitarias. Esto hace que se puedan gestar y peticionar ayudas económicas conjuntas, o puntuales para mejorar la situación de las firmas que más lo vayan necesitando puntualmente.

Durante la Fiesta los dueños de cada empresa presente, en stands de iguales características, estuvieron presentes, vendiendo y compartiendo la experiencia de una sector que quiere seguir creciendo.

Son muchas las empresas que tienen proyectos para ampliar sus instalaciones, su mercado, e incluso su línea de productos.

Lo que sucedió en Tandil es la muestra que las comunidades apoyan a sus productos genuinos, demuestra también que cuando la política no interfiere en las intenciones de quienes dan trabajo se puede proyectar y ampliar la mirada.

La lechería indudablemente es generadora de puestos de trabajo en todas las instancias y en ese punto de la provincia de Buenos Aires el logro de acuerdos entre productores primarios y sus receptores de materia prima se destacan. Diálogo para tener una demanda diversificada desde el eslabón primario, empresas de todos los tamaños que compiten con iguales condiciones y la variedad comercial para llegar al consumo termina siendo una ecuación que funciona y que busca expandirse. (Fuente: Agrofy)

Comentarios
Cargando...