Vidal quiere recuperar las clases perdidas en vacaciones de invierno

Vidal

El gobierno bonaerense dictó una resolución que fija la posibilidad de destinar parte del receso a completar los 180 días obligatorios; para los gremios, la medida es una “provocación”; ya hubo 11 jornadas de huelga


Aun cuando se resuelva en los próximos días, los ecos del conflicto se escucharán hasta mitad de año. En otro capítulo de la puja con los gremios docentes, el gobierno de María Eugenia Vidal dispuso que los días de clase perdidos por el paro a lo largo de este mes se recuperarán en las vacaciones de invierno.
La decisión consta en una resolución de la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense firmada por el ministro del área, Alejandro Finocchiaro, no bien comenzó el conflicto. La media trascendió esta semana.

 

Entre los fundamentos, la resolución cita el principio legal del interés superior del niño y la ley que fijó un ciclo lectivo anual mínimo de 180 días para las escuelas de todo el país (25.864). Enseguida dispone que “a fines de garantizar el pleno ejercicio del derecho a la educación, la continuidad pedagógica de los aprendizaje y los 180 días de clase” se establece la “posibilidad de mantener encuentros presenciales con los alumnos durante el receso invernal”.
La figura de “receso invernal” no es casual. En el gobierno de Vidal evitan hablar de vacaciones para desautorizar el principal argumento de los gremios contra la disposición oficial: que los maestros tengan que estar al frente del aula en días que suelen destinar al descanso, igual que sus alumnos.
En rigor, el receso de invierno, previsto este año entre el 17 y el 28 de julio para todos los niveles de enseñanza, supone vacaciones para los estudiantes y no para los docentes. Sin embargo, por uso y costumbre también los maestros descansan durante esas dos semanas.

 

El malestar gremial no sólo tiene que ver con la pérdida de días de descanso. Responde sobre todo a que, si efectivamente se recuperaran las jornadas de paro durante las vacaciones, a los maestros no se les devolverán los descuentos por haber adherido a las medidas de fuerza.

 

“Los descuentos no se van a reembolsar en ningún caso. Son absoutamente legales. Se hicieron por días en que no hubo contraprestación”, afirmaron desde La Plata ante la consulta de LA NACION.

 

Más allá de la posición oficial, el tema está en la Justicia. Y no sólo a partir del conflicto actual con los docente, sino también por descuentos anteriores aplicados a otros gremios, como los estatales.

 

Anteayer, una jueza en lo contencioso administrativo de la provincia intimó al gobierno de Vidal a que se abstenga de hacer descuentos por días de huelga o de gratificar a los docentes que no se hayan plegado a las medidas de fuerza.

 

Los gremios apuestan a que la recuperación de días que pretende instrumentar el gobierno de la provincia finalmente quede en la nada. Creen que, como ya pasó otros años, el ímpetu oficial terminará diluyéndose por presión de los padres que tienen viajes y actividades planeadas para la pausa de invierno.

 

“No es la primera vez que presionan con esto. Veremos qué pasa cuando lo presenten ante la comunidad. Ya se planteó antes y no prosperó por presión de las familias”, evaluó un dirigente gremial consultado por LA NACION.

 

El antecedente más cercano es de 2014, cuando por falta de acuerdo en la paritaria hubo 17 días de paro. Daniel Scioli amenazó entonces más de una vez con usar parte de las vacaciones de julio para recuperar los días de clase, pero nunca lo hizo.

 

Molestos, los gremios creen que, aunque no se concrete, la medida de Vidal es una “provocación” en plena puja por el aumento salarial de este año. “Están tirando demasiado de la soga con una seguidilla de decisiones que son una provocación directa”, se quejaron ante LA NACION desde uno de los principales gremios de la provincia.

 

En lo que va del mes, hubo 11 días de paro, de los cuales seis fueron nacionales. Anteayer la Ctera, la principal confederación de gremios docentes del país, convocó a una nueva jornada de huelga nacional el jueves próximo para acompañar el paro de las CTA. Dio libertad de acción para que cada provincia decida si adhiere o no.

 

En Buenos Aires, el Suteba, el sindicato mayoritario que conduce Roberto Baradel, había decidido sumarse, pero dio marcha atrás después de que Vidal volviera a convocar a los sindicatos a una reunión técnica el martes próximo.

 

El detalle de cómo sería el plan para recuperar días todavía no está definido. En principio, no se le destinaría más de una semana del receso de invierno (cinco días de clase), por lo que habría que sumar días originalmente pensados para otros fines, como jornadas de capacitación docente.

 

Antes, el gobierno bonaerense tiene previsto hacer un relevamiento pormenorizado de las escuelas en las que hubo paro y la cantidad de días perdidos en cada establecimiento. La obvia distinción entre las escuelas que pararon y las que no, suma una complicación a la concreción de la iniciativa oficial.

Comentarios
Cargando...